martes, 3 de enero de 2017

Columna de Psicología Familiar y Social
LA CRISIS DE LA MITAD DE LA VIDA

Por Jessika Krohne
El ser humano como todo ser vivo, nace, crece, se reproduce y muere. Todo el curso de la vida está sometido a cambios que, a lo largo de los primeros años implican crecimiento y se producen muy rápidamente. Posteriormente, en la edad adulta, los cambios son mucho más lentos y, en algunas funciones, esos cambios pueden ser negativos, es decir se producen declives en el rendimiento y pérdidas funcionales. Sin embargo, como señalan los especialistas en la materia, esos declives y pérdidas pueden ser compensados.
.
Ello se puede conseguir optimizando el desarrollo personal y haciendo que los factores de crecimiento existan a todo lo largo del ciclo de vida. Buscar oportunidades de desarrollo, mejorar potencialidades y compensar déficit es siempre posible.
.
La vida es una sucesión de períodos de orden y desorden, de desorganización y posterior elaboración de la misma y cada cambio de década en la edad de una persona desata una crisis que luego se supera. Sin embargo, hay una etapa en la vida, que es a los 50 años, donde las personas empiezan a cuestionar su vida de una forma distinta, donde se produce la crisis de la mitad de la vida y donde uno suele hacer un balance de las cosas buenas y malas vividas, de los reales beneficios de la relación matrimonial, del desarrollo que han tomado los hijos y que muchas veces ya están grandes o incluso se han ido de la casa.
.
Aquí se hace necesario analizar ¿qué es realmente una crisis? Por crisis se entiende un desorden temporal a ordenar; tiempo de mirar la vida desde otra perspectiva y, desde ese nuevo lugar, modificarla una vez más. Una crisis es otra oportunidad de evolucionar.
.
El término crisis de la mediana edad se usa para describir un período de dramáticos cuestionamientos sobre si mismo que comúnmente ocurren al alcanzar la mitad de la edad que se tiene como expectativa de vida, cuando la persona siente que ha pasado la etapa de su juventud y la entrada a la vejez resulta inminente. En ocasiones, las transiciones que se experimentan en estos años, como el envejecimiento en general, la menopausia o la andropausia, en el caso de los hombres, el fallecimiento de los padres o el abandono del hogar por parte de los hijos pueden, por sí solas, disparar tal crisis. El resultado puede reflejarse en el deseo de hacer cambios significativos en aspectos clave de la vida diaria o situaciones, tales como la carrera, el matrimonio o las relaciones románticas.
.
Este aspecto de la crisis puede llevar a decisiones equivocadas como el cambio de pareja con alguien mucho menor como una necesidad de rejuvenecer olvidando el imparable avance del reloj biológico. Pero lo más importante que ocurre en esta etapa de la vida está marcado por la libertad, tener más tiempo para si misma, poder abrir nuevos caminos por elección individual, poder emprender proyectos que quedaron relegados a un 2º plano. Es un momento propicio para concentrar la atención en las necesidades propias.
.
La edad media de la vida con su gran caudal de madurez por otro lado, es una etapa llena de oportunidades de seguir creciendo y desarrollándose. Es un tiempo de disfrutar los logros alcanzados. Tiempo de nuevas elecciones que a veces están marcadas por eventos que pueden ser traumáticos como el divorcio, cambio de ocupación y otras situaciones ya mencionadas anteriormente.
.
Aquí falta mencionar una parte muy importante del ser humano y que lo ha acompañado gran parte de la vida: Su trabajo. En esta etapa muchas veces se empieza a dudar de las capacidades propias y de sentir miedo de no ser tan valorado en el lugar de trabajo por la edad que se tiene. La jubilación está cada vez más cerca y eso puede traer a la persona muchos sentimientos encontrados, ya que por un lado se espera la mayor libertad y más tiempo libre, pero por otro lado se pierde un estatus social y económico que muchos consideran como irrecuperable.
.
Como punto final, solamente se puede decir que hay que sobrellevar cada etapa de la vida de la mejor forma posible y la clave es afrontar esta nueva etapa de la vida como lo que es: Un período de la vida lleno de oportunidades, las cuales están para disfrutarlas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario