viernes, 27 de enero de 2017

Columna de Opinión
ACTUAR COMO COMUNIDAD PAÍS
Por Jenia Jofré Canobra (*)
 · 

El calor y el viento no dan tregua
Todo el mundo está opinando y criticando lo que “no se ha hecho” frente a los incendios en Chile. Pero ¿se comprende bien todo lo que se ha hecho? ¿Somos capaces de dimensionar la magnitud de la situación que estamos viviendo? Me temo que no.
Me temo que la prensa sigue una línea de información que termina más por alarmar a la población que informarla; me temo que los organismos del Estado se despreocupan de dar una correcta y detallada comunicación a la ciudadanía, una comunicación que sea capaz de hablar de los cientos de brigadistas que se encuentran arriesgando su vida en los bosques privados y públicos de nuestro país; que los bomberos han logrado controlar y apagar incendios de centenares de casas con un esfuerzo sobrehumano; que cuando la gente dice “no viene nadie a ayudarnos” la realidad no es tan así, porque mientras los incendios están sucediendo en la región de Valparaíso, Metropolitana, de O`Higgins y del Maule, allá están brigadistas y bomberos de otras regiones del país apoyando.
Por eso no debemos perder el foco en lo importante, que es tener muy presente que estamos frente al más grande incendio que ha tenido Chile en todos los tiempos, donde el calor reinante sumado a los vientos NO DA TREGUA.
Nosotros, las organizaciones ciudadanas, las redes sociales y la población, al momento de la emergencia debemos apoyar moralmente y con ayuda útil sin interferir a quienes están trabajando profesionalmente. No podemos ni debemos acrecentar la crisis que está sufriendo la gente. Lo mismo debería realizar la prensa chilena, informar para ayudar, informar sobre lo que se está haciendo, cómo hacerlo y actuar como una comunidad país para evitar una tragedia mayor.
¿Qué espero de nuestras autoridades? ¡Lo mismo! Conducir y tranquilizar a la población, estar dando reportes de los incendios apagados, los focos controlados y los que siguen activos o los nuevos incendios que se han generado. Pediría a la Presidenta de la República hacer uso de Cadena Nacional para liderar la calma y la tranquilidad, para actuar junto a todos los actores involucrados y lograr la máxima sintonización, entre bomberos, brigadistas, militares, comités de emergencias comunales, alcaldes, autoridades regionales y nacionales, dar cuenta del esfuerzo que se está realizando, junto con mejorar las medidas y demostrar que a pesar que las noticias no lo dicen con claridad, ya existen más de 120 incendios en todo Chile. Al día 25 de enero existen 56 fuegos controlados, 39 se encuentran en combate y 33 ya se extinguieron. Esas son las cifras oficiales, que son el resultado de lo que se está realizando.
No se puede decir que no se está haciendo nada. No se puede aceptar pasivamente que esto no sea correctamente informado, solo sirve actuar en comunidad. No es bueno para la moral dejar pasar livianamente la afirmación de que no se está haciendo nada, porque entonces no sabremos distinguir sobre qué es lo que estamos haciendo bien y que es lo que realmente estamos haciendo mal.
A la fecha podemos hacer análisis que ayuden a comprender lo que queda del verano para aminorar lo que se viene y comprender las dinámicas del fuego y el calor. Hacia allá debemos apuntar nuestras mejores acciones. Este año casi todas las regiones afectadas por la catástrofe han duplicado su cantidad de incendios y el aumento en hectáreas quemadas ha llegado en algunos casos al 4.000 %, lo que representa cifras siderales comparadas con otros años.
Finalmente, lo que más quisiera destacar es que, junto con el aumento de las condiciones favorables para los incendios -como son la sequía, el aumento del calor, los vientos-, está el factor gatillante que es la intención humana, que esperamos se investigue, se descubra y se sancione. El descuido que se manifiesta en acciones, como cuando se anuncian las malas condiciones pero igual se procede a quemas clandestinas, trabajos peligrosos propensos a generar incendios, está el descuido de las colillas encendidas y por último las altas temperaturas y las tormentas eléctricas que también generan incendios, esta vez naturales. Pero como se ha repetido insistentemente estos brotes naturales son los menos de los casos.
En el tema de las medidas a tomar, lo importante en no olvidar lo que está sucediendo ahora, para abordar a futuro. Ya hemos hablado insistentemente de Educación Ambiental, tener una conducta responsable, preparar a la gente. Algo no estamos haciendo bien. No podemos olvidarnos del aprendizaje que estamos teniendo a fuerza de la desgracia. Tenemos que tomar esto todos juntos como un compromiso con la vida pero sobre todo mantener la calma, no dejarnos arrastrar por esta sensación de caos que no ayuda.
(*) Miembro de CODEFF (Corporación Nacional de Defensa de la Flora y la Fauna)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario