jueves, 9 de febrero de 2017

La columna del periodista Fernández

LAS NOTICIAS FALSAS Y LA INVASIÓN DE LOS NECIOS

Por Enrique Fernández

Al filósofo y semiólogo italiano Umberto Eco, fallecido hace un año, no le gustaban las redes sociales porque están plagadas de mensajes necios, como las noticias falsas que circularon en Chile durante las últimas tres semanas en torno a los incendios forestales.
.
Eco, autor de “El Nombre de la Rosa” y “El Péndulo de Foucault”, pensaba que con la irrupción de Internet apareció un periodismo –si es que se le puede llamar periodismo- de la peor calidad. Si usted toma un diario conservador  como “El Mercurio” o un periódico irreverente como “TheClinic”, sabe lo que tiene ante sus ojos y puede aceptarlo o rechazarlo.
.
“Con Internet ocurre lo  contrario: te fías de todo porque no sabes diferenciar la fuente acreditada de la fuente disparatada”, decía Eco a comienzos de 2015, en declaraciones al diario “El País” de Madrid.
.
“Las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de necios que primero hablaban solo en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a la comunidad. Ellos eran silenciados rápidamente y ahora tienen el mismo derecho a hablar que un premio Nobel. Es la invasión de los necios", agregaba el escritor al diario “La Stampa” de Milán, en junio de 2015.

Ejemplos abundan:

-¿Supiste la última del Papa Francisco? –pregunta un feligrés a la salida de la misa dominical.
- No, cuéntame –responde su interlocutor.
- Dijo que el infierno no existe… Y dijo también que Adán y Eva son una fábula, una historia ficticia.
- ¿Eso dijo…? Estamos salvados entonces… ¿Y dónde lo leíste…?
- En la Internet, pues –contesta el feligrés con el mayor aplomo.
.
Así sucede a diario. Desde diciembre de 2013 el Papa aparece en las redes sociales con declaraciones supuestamente suyas que justifican el ateísmo o derriban los más antiguos dogmas de la cristiandad. En más de una oportunidad El Vaticano desmintió estas versiones y pidió a los católicos que no acepten los mensajes anónimos, sin fuentes, ni fechas, ni sitio del suceso,  que circulan por las redes en torno a la figura del pontífice.
.
Es éste un tipo de noticias o “bulos”de carácter principalmente sensacionalistas. Sus autores buscan sorprender al lector través de la espectacularidad, el suspenso o el temor. Son “noticias” tan espectaculares como el apoyo del Papa al nuevo Presidente de Estados Unidos Donald Trump, el inminente fin del mundo en una fecha determinada, el choque de un asteroide con la Tierra también en un día preciso, el próximo oscurecimiento del sol o la existencia de grupos terroristas organizados que provocaron desde mediados de enero los mayores incendios forestales ocurridos en Chile.
.
¿Cómo reconocer cuando una noticia no es real? En primer lugar, es posiblemente falsa cuando no se basa en fuentes informativas concretas, como un Ministerio, una autoridad policial o una institución de prestigio al nivel de la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi), el Cuerpo de Bomberos o la Cruz Roja.Otros indicios de falsedad son la vaguedad, la ausencia de datos concretos y el carácter inverosímil del mensaje.
.
En medio de la conmoción causada por los incendios forestales, alguien difundió por las redes unas reflexiones atribuidas al padre Felipe Berríos, según las cuales lo que se estaba incendiando era “el alma de Chile”. Hermosa metáfora, a la que se añadía el deseo del sacerdote de que las Fuerzas Armadas reemplacensus aviones de combate por aviones cisternas, para combatir las llamas que destruyen los bosques. ¿Eran auténticas estas expresiones atribuidas a un respetable líder de opinión? Eran falsas, según afirmó en una entrevista radial el pasado 31 de enero.
.
Otro informante anónimo, a través de WhatsApp, afirmó que la CIA (Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos), advirtió hace cuatro meses al Gobierno chileno que existía un plan terrorista para desatar los incendios.
.
Para detener esta costumbre de mentir, el Gobierno emprendió una acción judicial ante la Fiscalía Centro Norte. Uno de los acusados, que no se ocultó en el anonimato para denunciar la mano terrorista en los incendios, fue el almirante en retiro Jorge Arancibia, ex senador de la UDI. Tras entregar los antecedentes serios que dijo poseer (4.000 informaciones recopiladas… de la prensa), el acusado aseguró en forma categórica:
.
- Los almirantes no mienten.
.
Olvidó al parecer los históricos “Martes de Merino”, el inefable almirante José Toribio Merino, que puntualmente cada semana contaba chistes ante la prensa en tiempos de la dictadura de Augusto Pinochet. Cuando los periodistas quisieron saber qué pensaba sobre el asesinato de tres profesionales comunistas cuyos cuerpos aparecieron degollados en marzo de 1985, el almirante respondió:
.
- Se están matando entre ellos por sus rencillas internas.
.
Pero la verdad era muy distinta, como todo el mundo lo supo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario