martes, 7 de julio de 2015

JUSTICIA-CONDENADA AUTORA DE LA ESTAFA DE LOS QUESITOS-KRADIARIO

MADAME GIL, AUTORA DE LA ESTAFA DE LOS "QUESITOS MÁGICOS" EN CHILE, CONDENADA A SEIS AÑOS DE PRISIÓN EN FRANCIA


"Je  suis innocente", parece decir Madame Gil en Niza
al ser detenida por la policía francesa.
Las cinco mil víctimas de la denominda “estafa de los quesitos” realizada en Chile entre 2005 y 2006  por la ciudadana francesa Gilberte Van Erpe, alias “Madame Gil”, pueden descansar ahora más tranquilos que antes tras la resolución de la justicia gala, que condenó a la mujer de 74 años de edad, que se  rió en la cara de muchos chilenos, a seis años de cárcel, de los cuales tres de obligado cumplimiento.
.
La estafa se basaba en convencer a miles de chilenos, lo que hacía “Madame Gil” en grandes reuniones públicas, de que estos quesitos estaban destinados a la industria cosmética francesa y aportarían a sus productores (las víctimas) grandes beneficios por las exportaciones que harían desde Chile  a Francia.
.
La fiscalía francesa había pedido para la principal acusada seis años de cárcel y 500.000 euros de multa. La estafa prosperó gracias a promesas de altos beneficios para los productores.
.
Este fraude se basaba en la compra de insumos para la producción casera de unos fermentos lácteos, conocidos como «quesitos» u «honguitos», que eran comercializados por ventas en pirámide.

Los potenciales productores compraban a precio de oro fermentos lácteos que debían ser mezclados con leche y filtrados. Tras varias semanas de cultivo, quienes lograban obtener esa especie de quesos debían obtener pingües beneficios.
.
Muchas de las víctimas de la estafa se endeudaron, llegando incluso a hipotecar sus casas, para comprar los insumos.
.
La investigación en Chile permitió identificar a unas 5.500 víctimas, que habían invertido entre 400 y 168.000 euros, por un total de 14,5 millones de euros.
.
Pero esos quesitos, teóricamente destinados a ser utilizados por los laboratorios de L’Oréal, jamás salían de Chile. Y de todos modos no podían ser utilizados en la industria cosmética. Cinco toneladas y media de ellos fueron encontrados en estado de putrefacción en un almacén.

En Perú, Madame Gil realizó una estafa similar con "los honguitos y caso Labomax", son los nombres con que la prensa peruana denominó la estafa masiva, similar a la de Chile con "los quesitos".
.
Las víctimas en Chile, 800 de las cuales se declararon demandantes, eran pequeños campesinos o amas de casa que se encontraban ante gente “perfectamente organizada”, “predadores experimentados” sin escrúpulo alguno, estimó el fiscal.
.
La investigación, reveló una estafa de tipo piramidal. Aunque unas 711 personas sí recibieron beneficios, más de 4.000 fueron estafadas. Las sumas entregadas a los primeros inversores eran en realidad los depósitos de los productores más recientes.
.
Dado que Francia no extradita a sus ciudadanos y que Van Erpe es francesa, las autoridades chilenas recurrieron a la justicia francesa en octubre de 2006, y la acusada fue detenida en Niza (sureste de Francia) en 2008.
.
La forma en que se desarrolló esta estafa es del tipo piramidal, es decir, el negocio en una primera instancia rendía frutos para los inversionistas. Éstos, ya convencidos por la factibilidad del negocio, incitaban a otras personas a invertir también; de hecho, era requisito fundamental venir recomendado por algún «participante activo». Finalmente, y cuando la «empresa» tenía asegurada una ganancia grande por la gran cantidad de personas que invirtieron sus recursos en el negocio, congelaban las cuentas bancarias y se llevaban todo el dinero acumulado.

La sociedad anónima que dirigió la estafa en Chile se llamaba Fermex Chile, S.A. y fue constituida el 15 de noviembre de 2004. Los cabecillas de la empresa, con domicilio en Santiago, eran Víctor Mella y Fernando Jara, y tenían representantes en diversas ciudades del país. La venta de los packs para la producción de los fermentos, llamados por la gente «quesitos», se empezó a realizar en febrero de 2005 y cada uno tenía un valor de CLP 250.000 (en ese entonces unos US$ 427), prometiendo recuperar la inversión y además ganar el doble.

Fue así como el negocio creció lentamente y llegó hasta el pueblo de Coltauco, en la región del Libertador Bernardo O'Higgins, donde residía la mayoría de los afectados, quienes incluso dejaron de trabajar, invirtieron todos sus ahorros y adquirieron grandes préstamos con el fin de invertir en los «quesitos». De hecho, la misma Madame Gil fue hasta esa localidad con el fin de estimular a los inversionistas, con una cena masiva en la que cautivó por su gran personalidad y su capacidad de convencimiento.

En julio de 2006 quedó en evidencia la estafa en que alrededor de 6.000 personas habían caído. La prensa se volcó en investigar el caso, pero fue el programa Contacto de Canal 13 el que dio el gran golpe. Encontraron a Madame Gil en un elegante barrio de París. El programa, que venía investigando el fraude desde hacía meses, entregó los antecedentes al Ministerio Público para que intercediera legalmente, pero ello no fue efectivo por falta de pruebas.

En diciembre de 2007 los representantes de la estafa en Chile, Víctor Mella y Fernando Jara, fueron condenados a cinco años de cárcel, aunque fueron absueltos en cuanto al cargo de asociación ilícita. El 21 de enero de 2008 ambos solicitaron a la justicia el beneficio de la libertad vigilada, argumentando que ellos también habían sido estafados por Madame Gil. La petición fue aceptada el 24 de enero de ese año.

El 12 de febrero de 2008, la cabecilla de la estafa en todos los países donde se efectuó, Gilbert Van Erpe (alias Madame Gil), fue detenida en el balneario de Niza, Francia, por la Oficina Central para la Represión de la Gran Delincuencia Financiera (OCRGDF). Además, fueron apresados varios de sus cómplices en París y Bélgica. Mientras tanto, en Chile la justicia sobreseyó definitivamente a Van Erpe el 22 de febrero, debido a que el Ministerio Público no presentó acusación alguna durante el período legal estipulado tras el cierre de la investigación.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario