martes, 21 de julio de 2015

POLÍTICA MUNDIAL-IRÁN-EE UU-SIRIA-KRADIARIO 

EL ACUERDO NUCLEAR IRANÍ ABRIRÍA ESPACIOS PARA NEGOCIAR OTROS PROBLEMAS EN EL MEDIO ORIENTE COMO LA GUERRA CIVIL EN SIRIA
Por Martín Poblete

Tal como lo habían anunciado comentaristas y  especialistas en un amplio espectro de opiniones, el acuerdo entre Irán y los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad más Alemania  ha resultado en expresiones  de alivio  entre los europeos y China, y en tensiones entre  Estados Unidos y algunos de sus aliados en el Medio Oriente.

.
Para los europeos, especialmente Alemania, y China, el acuerdo con Irán y el consecuente levantamiento del régimen de sanciones, abre la posibilidad de reanudar relaciones comerciales y financieras con un país importante;  un poco mas allá del círculo de negociadores, Corea del Sur, India y Japón,  esperan el fin de las sanciones para volver a establecer negocios con Irán.  
.
La cuestión pendiente es la parte del régimen de sanciones a discutirse en el Congreso de los Estados Unidos. Si bien este asunto debiera entenderse por su propio  mérito, separado del levantamiento de sanciones por la Unión Europea  y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas,  de haber incidentes duros en la relación entre el Presidente Obama y los líderes Republicanos en el Congreso, eso tendría repercusiones hacia el resto de las partes involucradas.

Teóricamente, el acuerdo nuclear iraní abriría espacios para negociar otros problemas en el Medio Oriente:  la guerra civil de Siria ya en su cuarto año, y con ella la mayor crisis de refugiados en tiempo reciente;  las guerras civiles en desarrollo en Libia y Yemen; autoritarismos árabes y desafíos a la gobernabilidad en Egipto y Túnez; el colapso del Estado  en Irak  después del régimen de ocupación americano. Sin embargo, en la realidad de la región, la solución de estos conflictos no depende solamente de normalizar relaciones con Irán, especialmente la guerra civil de religión islámica con extensiones a los países del Sahel y del África Sub Sahariana.

Estados Unidos quisiera entrar a discutir temas vinculados a derechos humanos, conflictos sectarios, terrorismo,  transferencias de tecnologías ligadas a misiles teledirigidos;  y la ya prolongada discusión en torno al ejército irregular Hezbollah y su fundador y líder el Jeque Hassan Nasrallah, físicamente radicado en el sur del Líbano pero sin depender de ni reconocer la autoridad del gobierno libanés. 
.
Iran rechaza ir a una mesa de negociaciones con agenda impuesta unilateralmente por Estados Unidos y sus aliados en la región, Israel y el Reino de Arabia Saudita; ha confirmado su relación con Hezbollah y con el régimen de Bashir El Assad lo cual hace a Irán parte a la vez del problema y la solución de la guerra civil en Siria. El viernes último se anunció en Teherán el viaje del ministro de relaciones exteriores Javad Zarif a los países del Golfo Pérsico, con el propósito de "explorar nuevas oportunidades de cooperación internacional y regional".

La realidad geoestratégica y militar del Medio Oriente es indudablemente complicada, de difícil manejo.  Estados Unidos está en una relación de cooperación de hecho en el terreno con Irán, en la guerra de contención contra el Estado Islámico en Irak, en esa relación juega un rol clave el Peshmerga o Ejército Kurdo, en cuya organización y operaciones juega un rol igualmente clave el Mayor General Qassem Suleimani, fundador y líder de la División QUDS del Ejército iraní. 

Suleimani lleva mas de seis meses en Kurdistán, entre Kirkuk y Tikrit, siempre acompañado por su notorio detalle de seguridad personal.   Como pudo llegar a establecerse en Irak, para dirigir y ejecutar operaciones militares, uno de los hombres supuestamente mas celosamente marcado y vigilado por los servicios de inteligencia operacionales en el Medio Oriente.


Mas allá de los previsibles berrinches iniciales en Tel Aviv y Riyadh, las declaraciones posteriores del Primer Ministro Benjamín Netanyahu y del embajador Príncipe Bandar bin Sultan deben  ser tomadas seriamente.   Ambos gobiernos, cada uno por sus propias razones, usarán su considerable influencia especialmente los israelíes, para impedir la aprobación del acuerdo nuclear iraní en el Congreso de los Estados Unidos.  
.
En este juego de percepciones y maniobras, Irán no puede pretender hacerse el desentendido, los iraníes necesitan aprobar, con prontitud, los mecanismos de ejecución de su parte en los acuerdos exitosamente negociados por sus representantes; además,  Irán puede tomar la iniciativa en iniciar aperturas buscando negociar acuerdos con Arabia Saudita, reduciendo considerablemente las tensiones regionales,  no solo las geopolíticas.   

No hay comentarios.:

Publicar un comentario