viernes, 17 de julio de 2015

COLUMNA DEL PERIODISTA FERNÁNDEZ-KRADIARIO



EL SUBSECRETARIO Y LOS DELINCUENTES

Por Enrique Fernández



A la cadena de errores de los últimos meses, cometidos por líderes políticos de todas las corrientes, se sumó ahora el severo subsecretario del Ministerio del Interior, Mahmud Aleuy (arriba derecha). Hablando ante la Comisión de Seguridad Ciudadana de la Cámara de Diputados, afirmó que en las marchas y manifestaciones callejeras “un 30% de las personas que participan son delincuentes”.
.
“Es una cifra que nosotros no conocíamos”, señaló el sorprendido Presidente de la Comisión, el diputado demócrata cristiano Matías Walker. “Me parece preocupante”,  dijo por su parte el independiente Giorgio Jackson.
.
Es decir, si en la última movilización de los profesores en huelga hubo 100.000 manifestantes, entre ellos había 30.000 delincuentes, según la visión del viceministro. Y si en la marcha de la CUT del primero de mayo hubo 15.000 trabajadores, 5.000 de ellos eran también delincuentes. Lo mismo vale para los estudiantes secundarios y universitarios.
.
Para que no quedaran dudas, el subsecretario agregó:
.
“Un delincuente es toda persona que atenta contra la propiedad pública y privada; lanza molotov y ataca a Carabineros, además de aquellas personas que roban en diversos establecimientos. En la movilización de la Confech, que se realizó en mayo y en horas de la noche, de 100 detenidos, 80 portaban un objeto robado”.
.
En otras palabras, eran 80 ladrones.

Pero al día siguiente, el subsecretario Aleuy reconoció su “error”. Error involuntario, como diría la senadora Ena von Baer, de la Unión Demócrata Independiente (UDI).
.
“Este es un error del que me hago cargo en su totalidad” dijo ahora, preocupado porque tan amplia generalización sobre la delincuencia infiltrada en las manifestaciones amenaza el derecho que tienen las organizaciones sociales a expresarse en las calles. Por eso se apresuró en aclarar: "No ha sido mi intención establecer una distancia frente a los actores sociales que justificadamente participan en actos públicos".
.
Lo cierto es que lo dicho… dicho está. Más de un gracioso puede pensar con razón que los delincuentes no representan el 30% de los manifestantes callejeros, sino un 29,5 o un 5,9. Vaya usted a saberlo. Tema para los sociólogos.
.
Y mientras los expertos se ponen de acuerdo, el traspié del señor subsecretario queda como otro eslabón en la cadena de bochornos de los últimos meses. Sin ir más lejos, el martes pasado la Presidenta Michelle Bachelet anunció que el Gobierno estudia la construcción de un nuevo centro deportivo para reemplazar al complejo  “Juan Pinto Durán”. De inmediato reaccionaron los atletas y representantes de otros  deportes que no cuentan con tan generoso apoyo estatal. Ellos, al sentirse nuevamente desplazados, le recordaron a la mandataria que el fútbol es un negocio privado con ingresos millonarios, que bien puede financiar por sí solo la construcción de un nuevo complejo deportivo mejor que el actual.
.
Son detalles, pensará usted. Errores sin consecuencias graves.
.
Pero no es un detalle que diputados de la oposición y algunos del oficialismo apoyaran un proyecto de ley para que los jubilados puedan hipotecar sus casas y así aumentar sus pensiones. Después algunos de ellos, como el diputado Iván Fuentes pidieron disculpas y cambiaron de opinión.
.
No es detalle que el Gobierno modere su marcha porque se equivocó cuando pensó que la reforma tributaria entregaría 8.200 millones de dólares para financiar la reforma educacional. Tampoco lo es cuando la autoridad admite que la gratuidad para los estudiantes universitarios no será posible en los plazos previstos.
.
Lo que no ha explicado la nueva ministra de Educación Adriana del Piano (derecha) es cuándo presentará algún proyecto para mejorar la calidad de los programas de estudio en la enseñanza básica, media y universitaria. ¿Se ha fijado usted que los estudiantes de hoy no leen, no tienen un vocabulario fluido ni hablan con coherencia entre una frase y otra? ¿Ha observado que las groserías y el lenguaje del hampa se han infiltrado definitivamente en el lenguaje de jóvenes y adultos?
.
Los mismos adultos que hacen las leyes y se equivocan. Aquellos que eran estudiantes cuando el régimen militar destruyó el sistema educacional chileno que muchas naciones admiraban. Por eso es urgente mejorar la calidad de los planes de estudio, para que las futuras generaciones vuelvan a ser cultas e inteligentes.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario