lunes, 27 de julio de 2015

MINERÍA-INVERSIONES-KRADIARIO

CAE EL NÚMERO DE INVERSIONES DE LA MILLONARIA CARTERA QUE IMPULSABA LA INDUSTRIA MINERA EN CHILE

45% de los proyectos eléctricos están paralizados

La postergación de un número relevante de proyectos contemplados en la millonaria cartera que impulsaba la industria minera, golpeará la ejecución de inversiones en el  rubro energético durante el quinquenio 2015-2019.

Según un catastro de la Corporación de Bienes de Capital (CBC) publicado recientemente, el 45% del total de proyectos eléctricos contemplados para los próximos cinco años están paralizados.

El informe señala que la parrilla total de inversiones para esta industria se estima en US$ 112.539 millones, cifra que compromete la ejecución de 574 proyectos donde, además que la mitad de ellos estén suspendidos, un 18% tiene un cronograma definido y sólo un 11% está en fase de construcción.

El informe de la CBC detalla que los recursos comprometidos en iniciativas de este ámbito representan el 25% del total de la inversión a materializar para el quinquenio.

Del total de recursos, la CBC estima que se materializarán US$ 19.783 millones en los próximos cinco años. El organismo califica como “dinámico” al sector, pero prevé que al existir un portafolio reducido de proyectos mineros, disminuya el número de proyectos que sean ejecutados en el sector eléctrico en los próximos trimestres.

La lenta materialización de proyectos en energía contrasta con la situación que estos experimentan tras su paso por el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA). De hecho, el 55% está aprobado, un 20% en calificación, y sólo un 3% ha sido desistido. Ninguno fue rechazado.

De toda la cartera de inversión eléctrica contabilizada por la CBC para el período, Antofagasta y Atacama son las regiones con mayor cantidad de proyectos, con 108 y 107, respectivamente. Les sigue el Biobío, con 66 iniciativas.

Proyectos con cronograma

Las cifras entregadas por la CBC revelan que, del total de proyectos de generación con cronograma definido (que representan una inversión por US$ 15.838 millones), el 31% corresponden a centrales hidroeléctricas de pasada. Misma cifra corresponde a centrales fotovoltaicas o termosolares, mientras que sólo un 19% son centrales termoeléctricas a carbón. Las centrales termoeléctricas a gas representan el 7% del total.

Del total de proyectos de generación con cronograma definido, el 64% se encuentra en construcción. Además, un 42% de estas iniciativas corresponden a proyectos de generación con base a ERNC, 31% a energía no renovable, y 27% a energía renovable convencional. De estos, 62 se ubican en el Sistema Interconectado Central (SIC), con una capacidad de generación de 3.761 MW; mientras que 24 están emplazados en el Sistema Interconectado del Norte Grande (Sing), con una capacidad bruta de generación de 2.796 MW.

Inversiones destacadas

La CBC en su informe destaca la central termoeléctrica Cochrane, con una inversión estimada de US$ 1.350 millones y un avance físico de 48%; la central de ciclo combinado (gas natural) Kelar, con una inversión de US$ 1.000 millones; la central hidroeléctrica Alto Maipo, con una inversión de US$ 2.000 millones y un avance físico de 14%; entre otros.

En cuanto a transmisión, existen 47 proyectos con una inversión por US$ 3.511 millones. Del total, un 46% está en construcción y sólo un 36% está aprobado en el SEA. En tanto, un 63% se encuentra en proceso de calificación.

Del total de proyectos que no tienen cronograma, un 90% corresponden a iniciativas de generación eléctrica, mientras que el 8% corresponde a proyectos de transmisión, y 2% a explotación de hidrocarburos. El total de proyectos representa una inversión de US$ 92.487 millones.

Dentro de esta categoría destacan Hidroaysén, y los proyectos de Energía Austral en la Región de Aysén.

Cochilco: Consumo eléctrico hasta el 2025

Según un estudio de Cochilco, en  el caso del consumo eléctrico esperado, que considera incertidumbre en los proyectos, se proyecta crecerá de 21,9 TWh a 39,5 TWh, lo que representa un aumento de un 80,6% en el período 2014 – 2025, a una tasa de 5,5% anual. Por otro lado, para el caso del consumo máximo de electricidad, el cual considera sin retrasos la puesta en marcha de los proyectos de inversión, este tendría un incremento de un 99%, pasando de un consumo de 23,3 TWh en 2014 a un consumo de 46,3 TWh en 2025, con una tasa de crecimiento de 6% anual. Por último, en el caso del consumo eléctrico mínimo esperado, en donde hipotéticamente los proyectos de inversión no se concretasen, se proyecta un crecimiento de 4,3%, alcanzando un consumo de 22,9 TWh en 2025.
.
Se estima, de acuerdo al consumo esperado de electricidad, que para satisfacer la demanda esperada de la minería del cobre, se requeriría agregar una capacidad de generación eléctrica de 2.500 MW en el período 2015 – 2025, de las cuales 1.400 MW se estiman para el SING y 1.100 MW para el SIC.

El consumo de agua

Cada siete meses la minería del cobre consume en Chile el equivalente a un Embalse El Yeso, que surte de agua a la Región Metropolitana, en su máxima capacidad. Este volumen registrado en 2013 es un 4% más que en 2012, llegando a 13.784 litros por segundo, los que permitirían llenar 20 piscinas olímpicas cada hora.
.
Es que la minería del cobre es uno de los primeros consumidores de agua en el país: según Cochilco, la extracción de agua fresca en este sector avanzó 1% en 2013, rompiendo la tendencia a la baja que empezó en 2010 y que la había llevado a ahorrar 2,1% hasta 2012.

.
La principal alza fue la del proceso hidrometalúrgico, que experimentó un avance del 26,5% en su consumo, hasta los 1.751 litros por segundo. Su baja incidencia en el avance global se explica porque este proceso solo representa un 14% del consumo de agua del sector, mientras que el proceso minero de concentración (que bajó en 1,2% su consumo en 2013), representó el 72,6%.

Esto pone el acento en la escasez del recurso en el norte, donde se consume la mayor parte del agua para la minería del cobre: Tarapacá, Antofagasta, Atacama y Coquimbo se llevan el 70,3% de toda la demanda, aunque la Segunda Región (que usa el 39,7% del recurso en la minería nacional), aumentó en 0,3% su consumo el año pasado.
.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario