martes, 28 de julio de 2015

LA COLUMNA DEL PERIODISTA FERNÁNDEZ-KRADIARIO

¿PASÓ LA VIEJA?

Por Enrique Fernández
.

- Ya pasó la vieja…
.
Así de irreverente fue el panelista de televisión, en contraste con la serenidad de su interlocutora Carmen Gloria Quintana. Ella quiere justicia, porque en la flor de su juventud, a los 18 años, fue empapada en combustible y convertida en una antorcha humana por militares que reprimían una manifestación callejera, el 2 de julio de 1986.
.
Su compañero en esa mañana de protestas era el fotógrafo Rodrigo Rojas de Negri, que murió por las quemaduras cuatro días después, al cabo de largas horas de dolorosa agonía.
.
Carmen Gloria tiene esperanzas en que es posible alcanzar justicia para castigar a los culpables detenidos 29 años después, a pesar del silencio que mantiene el Ejército. Pero no sólo pide justicia para castigar a los autores de este crimen, sino para enjuiciar a todos los militares y agentes civiles de la dictadura que cometieron asesinatos, torturaron y secuestraron a opositores, con la colaboración de dirigentes políticos que aún continúan en la vida pública sin recibir sanción alguna.
.
 - Ya pasó la vieja, el país está “en otra” –fue el brutal epitafio que lanzó el panelista Fernando Villegas en el programa “Tolerancia Cero” de Chilevisión, al que Carmen Gloria acudió como invitada. De este modo, el irreverente sociólogo se puso a la altura de quienes en su momento justificaron la acción de la patrulla militar que comandaba el teniente Pedro Fernández Dittus. Después de rociar con gasolina a los dos jóvenes, les prendieron fuego para quemarlos vivos, luego apagaron las llamas con frazadas y abandonaron a los dos heridos en un camino solitario de Quilicura.
.
Radio Cooperativa fue clausurada por difundir este relato y los testimonios recogidos en el lugar de los hechos, la zona de General Velásquez. Las agencias internacionales de noticias, que también entregaron al exterior esta versión, fueron amenazadas con el cierre de sus oficinas. Y el Ejército, anteponiéndose en 29 años a las palabras del panelista de la televisión, entregó un comunicado en el que textualmente dijo:
.
“El Ejército desmiente categóricamente la participación de sus miembros en los hechos aludidos. Lamenta asimismo la precipitación con que se ha difundido esta falsa imputación”.
.
¿Es legítimo afirmar algo tan “categóricamente”, para así deformar la realidad? ¿Con qué autoridad el Ejército denunció una “falsa imputación”, en circunstancias que fueron sus oficiales y sus soldados los que quemaron con fuego a dos jóvenes manifestantes?
.
El dictador y comandante en jefe de la institución, general Augusto Pinochet, al referirse a la muerte del fotógrafo, se permitió entregar una teoría sobre el origen de las llamas:
.
"No quiero pensar mal, pero me da la impresión de que a lo mejor llevaba algo oculto y se reventó", dijo.
.
Su esposa Lucía Hiriart no quiso ser menos y consideró oportuno comentar la situación de Carmen Gloria, que sobrevivió al atentado con horribles quemaduras en casi todo su cuerpo:
.
"Para qué se queja esta niña, si se quemó tan poco", dijo, según consigna el libro “Doña Lucia”, de Alejandra Matus, en su página 198.
.
Pero la entonces Primera Dama fue aún más lejos. Sostuvo que los miembros de la patrulla “cumplieron con su deber” y propuso el ascenso del teniente Fernández Dittus. Hoy, Fernández Dittus ostenta el grado de capitán en retiro del Ejército y es uno de los 11 militares detenidos por orden del juez Mario Carroza.
.
El “Caso Quemados” se reabrió la semana pasada después que el ex conscripto Fernando Guzmán rompiera el “pacto de silencio” que los jefes castrenses impusieron a los soldados hace 29 años. La versión que ellos entregaron a los tribunales, en función de ese pacto, sostiene que Carmen Gloria y Rodrigo se quemaron en forma accidental con el combustible que se derramó cuando intentaban levantar una barricada.
.
La versión conocida ahora respalda lo que siempre sostuvo Carmen Gloria Quintana: que los militares quisieron quemarlos vivos, como un escarmiento para quienes se oponían a la dictadura. Por eso la sicóloga –radicada hoy en Canadá- insiste en pedir que el Ejército entregue la información que posee sobre las violaciones a los derechos humanos del régimen de Pinochet.
.
“Hay personas que saben la verdad de muchos casos que permanecen sin resolver y Chile les pide que sigan el ejemplo del conscripto Fernando Guzmán y que ayuden a reparar tanto dolor”, declaró por su parte la Presidenta Michelle Bachelet.
.
Para el panelista de la televisión puede que el país esté “en otra”, aunque la memoria histórica diga lo contrario. Tras su controvertida frase, la librería “Qué Leo” de Ñuñoa devolvió a la Editorial Sudamericana los libros de los que es autor Fernando Villegas, ninguno de los cuales ha sido bien recibido por la crítica.
.
Pero el porfiado panelista, lejos de retractarse, aseguró que le importa “un cuete que una librería de barrio no venda mis libros”, en declaraciones al diario La Tercera.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario