miércoles, 29 de julio de 2015

INTERNACIONAL-TURQUÍA SE ARMA-KRADIARIO

TENSIÓN EN TURQUÍA QUE SE VE AMENAZADA POR EL ESTADO ISLÁMICO, SIRIA Y LOS KURDOS DESDE IRAK


El embajador de Turquía ante la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Mehmet Fatih Ceylan, explicó a sus homólogos esta semana hasta qué punto la seguridad de su país se está viendo amenazada por las arremetidas del autoproclamado Estado Islámico (EI), por la guerra civil en Siria y por la actuación en el norte de Irak del brazo armado del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), catalogado como organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea a petición de Ankara.
.
El secretario general de la alianza atlántica, Jens Stoltenberg, se limitó a asegurar que Turquía contaba con la solidaridad de sus socios porque el diplomático Ceylan no pidió en ningún momento apoyo de carácter militar. “Turquía no ha solicitado una mayor presencia de la OTAN en su territorio. Por su tamaño, la turca es la segunda fuerza de combate de esta coalición”, señaló Stoltenberg, subrayando que, como institución, la organización bajo su mando no estaba involucrada de ninguna manera en la lucha contra Estado Islámico.
.
Aunque el político noruego aplaudió los esfuerzos redoblados del Gobierno de Recep Tayyip Erdoğan para hacerle frente al EI, también insistió en que los bombardeos aéreos y la zona de seguridad establecida en el marco de esa lucha son “asuntos bilaterales” de Turquía y Estados Unidos. Pero, mientras los embajadores de los Estados miembros de la OTAN se reunían en Bruselas, atendiendo al llamado de Ceylan, Erdoğan declaró en Ankara que se acercaba el momento en que necesitaría el respaldo de la alianza atlántica.

Este asunto incomoda a los diplomáticos de la coalición. Stoltenberg declaró que la OTAN condenaba “todos los atentados terroristas” perpetrados contra intereses turcos, aludiendo tácitamente tanto al ataque de EI en Suruç como a los asesinatos de agentes policiales orquestados por el PKK. Pero en la OTAN abundan las críticas contra el intento de Ankara de mezclar la lucha internacional contra EI con el forcejeo doméstico entre el Gobierno de Erdoğan y los kurdos del PKK; sobre todo considerando que el EI y el PKK son enemigos.
.
Diplomáticos de la OTAN traen a colación que en Siria hay milicias kurdas cercanas al PKK combatiendo contra el EI, que las fuerzas estadounidenses están buscando la manera de cooperar con ellas, y que a Turquía se le reprocha el haber apoyado con su pasividad previa los desmanes cometidos por EI en Siria. De momento, Stoltenberg se mantiene al margen de esa polémica, haciendo declaraciones vagas y prometiendo “monitorear los sucesos en el sudeste de Turquía”.

La alianza militar se reunió a solicitud de Ankara para analizar el escenario que se abre ahora que las fuerzas armadas turcas bombardean al EI y a los kurdos.
.
Los radicales van ganando posiciones. El proceso de paz turco pende de sus hilos mientras todos esperan las declaraciones del jefe del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), Abdulla Öcalan, actualmente en prisión en la isla de Imrali. Quizás haya dicho ya algo. O quizás le hubiese gustado hacerlo, pero sus palabras se han quedado encerradas en el mar de Marmara. De facto, Ankara y el PKK vuelven a estar en guerra desde este 26 de julio. Así lo declaró el brazo militar del PKK a través de internet, dando por finalizado el alto el fuego de 2013. Con una palabra de Öcalan se podría revocar esa declaración. Pero… ¿querrá hacerlo? ¿es lo que quiere Ankara?
.
Nuevo camino de Erdogan
.
¿Qué pretende el presidente Erdogan? Con sus 61 años, buscó el equilibrio con los kurdos del país como ningún otro jefe de Gobierno turco. Por eso merece su reconocimiento. Pero con los ataques aéreos a las posiciones del PKK, se ha producido un cambio de rumbo. No es que haya cambiado de orientación de la noche a la mañana, sino que, entretanto, ha entendido que en la región no se ha desarrollado todo como él esperaba.

Ahora, intenta corregir el rumbo con bombas y misiles. Y eso afecta tanto a la milicia terrorista del autoproclamado Estado Islámico (EI), que Ankara permitió –o incluso apoyó– y al PKK. Con el apoyo de sus seguidores de Turquía, los kurdos sirios se enfrentaron al EI. Ahora, las ciudades de Kobane y Tel Abyad se convirtieron en símbolos de la resistencia kurda, algo que Ankara desaprueba.
.
Ataques y formación de Gobierno
.
Además, hay otra cosa que enerva a Erdogan. El distanciamiento de la formación pro kurda HDP y la pérdida de la mayoría absoluta de su partido (AKP) en los comicios parlamentarios del 7 de junio. En Turquía todavía no se ha formado el nuevo Gobierno. ¿Deberían considerar Erdogan y su equipo la celebración de nuevas elecciones para tratar de sacar al HDP del parlamento atizando el fervor nacionalista y el miedo al terror?
.
Esta posibilidad no se debería descartar. Pero entonces, el proceso de paz se podría considerar como fracasado, puesto que muchos verían traicionadas sus aspiraciones y nadie se acordaría de cuánta estabilidad y crecimiento podría generar el entendimiento con los kurdos en Turquía. Por otra parte, no se puede reprender sólo a Erdogan. Los elementos radicales del PKK contribuyen igualmente al fracaso del proceso de paz con sus asesinatos y ataques. Y si además del terror del Estado Islámico sumamos más terror del PKK, empezarán tiempos difíciles para Turquía.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario