miércoles, 22 de julio de 2015

OPINIÓN DEL EDITOR-CRIMINALIDAD-GOBIERNO-KRADIARIO
.

"LOS DELICUENTES SE TOMARON CHILE" Y ES LA PURA VERDAD

Por Walter Krohne

Cuando un problema como la criminalidad que afecta a Chile llega a niveles de suma gravedad, La Moneda comienza recién a preocuparse para tomar medidas urgentes sin darse cuenta que todas ellas, para que sean efectivas, son de muy largo plazo. Si no se hizo nada o casi nada en muchos años, menos se van a encontrar soluciones inmediatas para resolver el problema.
.
Los robos, asaltos y otros hechos delictuales se han tomando la agenda noticiosa en los últimos días. Eso bien lo sabe el ministro del Interior y de Seguridad Pública, Jorge Burgos, quien conversó anoche sobre éste y otros asuntos en el programa El Informante de TVN.

Ya no se trata de seguir aumentando el número de Carabineros, como se ha anunciado con un objetivo netamente político y como se hace casi siempre cuando el problema delictual es crítico. Lo que debe considerarse es aumentar las facultades de la policía que le permitan a sus oficiales y suboficiales, por ejemplo, a recuperar el control de identidad. Esta podría ser incorporada a un conjunto de otras medidas que habría que adoptar, tanto desde el punto de vista educacional, policial y especialmente frente a la gran desigualdad social existente.
.
Los jóvenes que andan merodeando en los barrios y poblaciones de las comunas santiaguinas y también en regiones para robar, no ven un camino distinto dentro del campo laboral porque los sueldos son bajos y la "explotación humana" es demasiado alta. Llegan a la conclusión que es mejor dedicarse al robo o al hurto que es más fácil y que tienen a la mano a la vuelta de la esquina con un ingreso que  les significa  mas de  lo que obtendrían en un trabajo laboral normal. Es por eso que hay que crear buenos nuevos puestos de trabajo, bien remunerados, para lo cual se requiere una economía sólida y muy diversificada.

La educación es clave en este problema, pero cada vez será peor si los profesores no se dignan a aceptar las ofertas del gobierno y volver donde están sus trabajos y sus alumnos, que son las escuelas más pobres ya que muchas veces de allí surjen los actores que comandan más tarde la acción delictual. Además, alumnos sin clases que permanecen en sus casas en un marco de ociosidad y aburrimiento quedan a pasos de caer "en malas juntas" que muchas veces los lleva a la droga y al alcohol. Esta condición de vida no les permite mirar hacia atrás, menos si viven en poblaciones con graves problemas sociales  y con una gran  violencia intrafamiliar.

Al respecto Burgos señaló que “tengo conciencia de que tenemos un problema bastante jodido, para decirlo en buen chileno, de seguridad pública”, afirmando que “no hay ningún sistema penal en el mundo que pueda abocarse a todas las causas y hay que elegir aquellas que tienen mayor connotación. Es imposible pretender que respecto de todas las causas, de todas las denuncias, se agoten las investigaciones con culpables”, añadió.

"Los delincuentes se tomaron Chile" es la frase que ha conmovido al país en estos días, pero no preocupa tanto en La Moneda por la objetividad que ésta tiene, sino porque la dijo un astro de la selección chilena de fútbol que acaba de convertir a Chile en campeón de América, como Marcelo Díaz, que juega en el club germano de Hamburgo (HSV). Sus palabras fueron tomadas de inmediato en el extranjero, especialmente en Alemania, en reportajes que daban a conocer de cómo era el nuevo Chile progresista.

Las autoridades, entre ellas Burgos, opinan que estas frases son exageraciones que se dicen en el momento después de ocurrido un hecho delictual. Si, puede ser que lo sean, pero en este caso este país llamado Chile tiene una grave enfermedad que es la delincuencia a todo nivel y lugar, donde la violencia es incomparable hasta con las películas de terror y vandalismo que nos ofrece la televisión. Mientras más violencia y sangre contengan, más audiencia captan. 

Sin embargo frente a este escenario no parece que las autoridades y las policías tomen conciencia real de esta larga historia delictual en Chile, porque de gobierno a gobierno estamos hablando de lo mismo y el ministro Burgos parece confirmarlo: “Lo peor que podría hacer una autoridad es decir esto son todos problemas que tienen justificación o explicación en lo que  hacen otros”, recordando que la seguridad pública es un problema que Chile acarrea desde hace mucho tiempo.

Así y todo uno de los escollos más graves que tiene Chile en esta materia es la débil actuación del Poder Judicial que sigue siendo "una puerta giratoria" como la llamó en su momento el ex Presidente Sebastián Piñera. Si, una puerta giratoria,  porque carece de las herramientas necesarias para poder actuar con fuerza y aplicar condenas realmente efectivas. Si a un ladrón de gallinas en el campo lo castigan con cinco años de cárcel, por qué no hacer lo mismo con los ladrones en las ciudades que interrumpen la vida tranquila y sin sobresaltos que quisieran tener muchas familias y que no pueden hacerlo porque continuamente, de noche a noche y ahora también de día, está latente el peligro del robo o de los asaltos armados, con violaciones de mujeres y destrucción masiva. 
.
No quiero terminar este comentario con el fracaso de la política, como siempre pasa frente a cualquier problema en Chile, pero aquí hay que insistir en que las leyes que aprueban diputados y senadores están mal hechas y sobre todo mal redactadas hasta el punto que los jueces tienen escasas posibilidades de interpretarlas como debería ser.

 Así, dentro de cinco años  hablaremos del mismo tema, se los aseguro.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario