viernes, 31 de julio de 2015

FINANZAS-CHILE-¿UNA NUEVA RUTA FINANCIERA?-KRADIARIO



EL BANCO  CHINO-ASIÁTICO

Por Martín Poblete

Cuando a fines del 2013 los gobernantes chinos y sus diplomáticos propusieron la creación de un banco de fomento, la idea básica era corregir una percibida falta de representación asiática en las instituciones creadas por los acuerdos de Bretton Woods, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial; además, con sigilo, se dejaba deslizar de manera implícita una segunda crítica: la falta de representación iba de la mano de una marginación efectiva de los altos cargos ejecutivos de las instituciones mencionadas.   En términos de prioridades, la nueva entidad parecía centrarse en financiamiento para el desarrollo; a muy corto andar, tal vez para sorpresa de los gobernantes en Beijing, los temas financieros encontraron su lugar en la agenda.

La modesta propuesta original  encontró eco de inmediato en los países y gobiernos del Lejano Oriente,  con el importante y pronto agregado de India; para sorpresa de muchos observadores, hacia fines de 2014 se habían agregado Alemania, Corea del Sur, Francia, Japón y el Reino Unido, llevando la membresía de la nueva entidad a cincuenta y ocho a comienzos del presente año. 
.
La idea fundacional había crecido, ya no era solamente financiamiento del desarrollo y crecimiento económico,  aparecía también una aspiración de tener una alternativa diferente respecto del Fondo Monetario Internacional, y del Banco Internacional de  Ajustes y Conciliaciones (International Bank for Settlements) con sede en Basilea, Suiza, en cuestiones de regulación financiera internacional;  una contraparte con distinta sede geográfica y, aparentemente, otra racionalidad.

La percepción en Beijing  y  Delhi, motivada por sus propias respectivas razones no siempre coincidentes, era que detrás de la fachada de innegable profesionalismo  a los mas altos niveles de calidad y eficiencia,  las instituciones creadas en Bretton Woods y sus ejecutivos, activamente promovían los intereses y las visiones geopolíticas de sus mas importantes miembros.  En este sentido, el recién creado Banco Asiático de Infraestructura e Inversiones / Asian Infrastucture Investment Bank  AIIB, en su Acta Fundacional de Acuerdos, incluye una explícita prohibición a sus miembros de usar el Banco para influir en los asuntos internos, institucionales y políticos, de los países con los cuales se tengan relaciones.

Aún cuando las instituciones financieras internacionales originadas en Bretton Woods, y el recién creado AIIB, coinciden en reconocer entre sus objetivos asegurar la estabilidad financiera global y promover el crecimiento económico, el lenguaje del Acta Fundacional de la nueva entidad  pareciera buscar una cierta neutralidad;  dónde el FMI y el Banco Mundial. especialmente después del fin de la Guerra Fría,  parecen inclinados a propiciar los valores de la democracia representativa, la racionalidad occidental de la gobernabilidad, y el concepto neoliberal de la libertad de los mercados particularmente financieros, el AIIB  quiere ser explícitamente  ajeno a esos objetivos.   Dónde el FMI se ha erigido en defensor de la ortodoxia monetarista a través de su privilegiada relación con los mas importantes banqueros centrales occidentales,  el recién creado AIIB marca distancia de tales marcos de referencia.

Cuando hay dinero de por medio, el juego de intereses nacionales y geopolíticos es inevitable;   Estados Unidos se abstuvo de formar parte del AIIB,  peor aún,  emitió torpes advertencias entendidas como presiones a sus principales aliados, para mantenerse fuera de la recién creada entidad financiera, fracasando en sus intentos de limitar  desde un comienzo el marco operacional del AIIB.
.
Para Chile, algunos de cuyos mas significativos socios comerciales son los principales países del Lejano Oriente, el AIIB es un proyecto a observarse con atención, evaluando la conveniencia de solicitar admisión en el futuro cercano según parezca de conveniencia  a los intereses del país.   Trabajo conjunto para Cancillería, Hacienda, Banco Central, y eventualmente la Presidencia de la República.   


No hay comentarios.:

Publicar un comentario