jueves, 9 de julio de 2015

CHINA-MERCADOS-KRADIARIO

CONTROLAN EL DESPLOME DE LAS BOLSAS CHINAS, PERO EL PELIGRO DE UNA CRISIS GLOBAL SIGUE LATENTE




Las bolsas chinas se recuperaban hoy del desplome que sufrieron esta semana y que hizo temer lo peor en el mundo financiero internacional.
.
China está haciendo lo imposible para frenar la sangría en las Bolsas del país. Las autoridades han anunciado esta mañana una investigación conjunta de la policía y la Comisión china  Reguladora del Mercado de Valores para atacar a los especuladores.
.
Los esfuerzos se centrarán en los casos de "venta corta maliciosa", según informó la agencia oficial Xinhua. El viceministro de Seguridad Pública -uno de los departamentos más potentes del régimen chino-, Meng Qingfeng, visitó la sede del organismo regulador bursátil y prometió "castigar severamente las operaciones que violan las leyes y reglamentos".
.
La decisión, que se conoció una hora después de la apertura de los mercados, empujó a los dos principales parqués del país, que hasta entonces seguían con una tendencia negativa que han arrastrado desde hace prácticamente un mes.  Finalmente, el índice de Shanghái cerró con una espectacular subida del 5,8%, Shenzhen sumó un 4,25% y Hong Kong repuntó un 5,46%. Las acciones de más de la mitad de las 2.800 empresas que cotizan en ambos parqués continúan suspendidas por decisión propia, mientras que otras 400 registraron caídas del 10% en los primeros minutos de la sesión y quedaron anuladas automáticamente.
.
"La volatilidad sigue siendo extrema. Yo sinceramente no animaría a nadie a invertir su dinero en estas condiciones, muchos títulos siguen estando claramente sobrevalorados", asegura un analista bursátil que quiso mantenerse en el anonimato. El Banco Central chino siguió prometiendo más liquidez para hacer frente a la crisis bursátil y la Comisión Reguladora bancaria autorizó a las entidades financieras a renegociar las condiciones de las hipotecas que se habían otorgado como aval para invertir en Bolsa. Esta última medida supone un respiro para algunos de los millones de inversores que se vieron obligados a vender sus acciones en masa para pagar sus deudas cuando los precios comenzaron a bajar.

Pánico entre inversores
.
El intervencionismo de las autoridades durante las últimas semanas se ha ido incrementando a medida que el pánico se apoderaba de los inversores y Pekín ha utilizado todos los actores involucrados como herramientas políticas: comenzó con el recorte de los tipos de interés y el coeficiente de caja de los bancos para inundar el mercado de liquidez.
.
Después se ordenó un plan de compras para dar apoyo a los valores más estables de ambos parqués que finalmente se ampliaría también a las pequeñas y medianas empresas. Las nuevas salidas a Bolsa han sido canceladas temporalmente, los impuestos a las transacciones rebajados y se han flexibilizado los límites de compra de acciones por parte de las compañías aseguradoras. Las corredoras de Bolsa, apoyadas por líneas de crédito del Banco central chino de hasta 38.000 millones de euros, han seguido comprando títulos a pesar de la caída. Las mayores empresas estatales del país se han comprometido a no vender y el organismo regulador bursátil prohibió este miércoles a los grandes accionistas de cualquier empresa cotizada que tengan más del 5% de su capital reducir su participación en los próximos seis meses.
.
Esta ofensiva ha permitido evitar mayores pérdidas este jueves, pero no está claro que haya logrado calmar a los millones de pequeños inversores que aportan aproximadamente el 80% del volumen de negocios. La mitad de las acciones de los parqués chinos están congeladas (las pérdidas que se evitan ahora podrían llegar cuando vuelvan a cotizar), mientras que las otras operan en un mercado virtualmente intervenido.

Derrumbe de las bolsas
.
El derrumbe de las bolsas en China, originado esta semana  al caer dos veces en  5,9% el índice Shangai Composite, que ha perdido el 32% desde su peak,  originó pánico en todo el mundo financiero porque podría haber  arrastrado a otros mercados  y causar una crisis que  podría ser mucho mayor que lo que ha ocurrido en Grecia, según señalaron  analistas chinos e internacionales.
.
Los esfuerzos del gobierno chino por frenar el desplome de las bolsas ha tenido resultados, aunque el ambiente bursátil sigue muy lento y débil.
.
El gobierno prohibió ayer a los accionistas con participaciones superiores a 5% en empresas abiertas a bolsa vender acciones por seis meses, mientras que el banco central inyectó liquidez a China Securities Financing, una firma estatal que financia a las corredoras.
.
En medio del derrumbe, comienzan a surgir voces de alerta sobre un eventual impacto a la economía global. Un reporte de Bank of America (BofA) advirtió ayer que el colapso de la bolsa china tiene elementos similares a la crisis subprime que azotó a EEUU en 2007 y provocó una recesión global.
.
"La opacidad del sistema financiero de China y la falta de una definición clara de la responsabilidad del riesgo significan que el riesgo de contagio es alto, similar a la crisis subprime", advirtió la entidad. La caída bursátil "ha aumentado considerablemente los riesgos" de una crisis financiera en China, que ya eran altos, agregó.
.
Si el estallido de la burbuja provoca una crisis financiera, eso podría frenar aún más el ya debilitado crecimiento de la segunda economía mundial, retrasar las reformas del presidente Xi Jinping y golpear al resto de la economía global.
.
Si los 90 millones de inversionistas individuales chinos "están siendo masacrados en la bolsa, no serán capaces de comprar", lo que pone en riesgo los esfuerzos del gobierno para que el consumo sea el motor de la economía, dijo Tatsushi Maeno, de Pinebridge Investments. "Si dejan de comprar los productos que el mundo les vende eso puede afectar los fundamentos de la economía global". Y el impacto podría ser severo, si se considera la relevancia de China para el PIB global. "La gente está preocupada de que la economía china afecte a Japón. Gradualmente esto puede arrastrar a otros mercados porque una crisis en China sería mucho mayor que lo que ha ocurrido en Grecia", dijo Alex Wong, de Ample Capital, en Hong Kong.
.
El colapso de los mercados se produjo después de un largo rally que llevó a las bolsas en China a subir más de 150% en un año. La racha fue impulsada por la creciente compra de acciones de inversionistas individuales, que han sacado provecho de operaciones de margin loans o "financiamiento con margen".
.
En abril el gobierno elevó el tope para las cuentas con margen, entregando un apoyo implícito al rally, y provocando que la bolsa se disparara. Pero el sábado 13 de junio, un día después de que el Shanghai Composite llegara a su máximo en siete años, endureció las reglas para estas operaciones. Esto provocó el desplome, luego de que los inversionistas comenzaran a revertir en forma masiva sus posiciones en acciones con deuda.

Crecimiento chino sigue en desaceleración
.
Analistas consultados por Bloomberg anticipan que la próxima semana el gobierno informará que el PIB se desaceleró a 6,8% en el segundo trimestre, desde 7% en el primero.
.
Pero el ajuste podría ser más severo si se depura el efecto bursátil. "Estimamos que el recalentamiento de la actividad bursátil sumó más de medio punto porcentual al crecimiento del primer trimestre y más aún al del segundo", estimó Mark Williams, de Capital Economics.
.
La crisis también ha puesto a prueba la agenda reformista del presidente Xi. Hace dos años se comprometió a permitir que el mercado juegue un rol "decisivo" en todos los aspectos de la economía, pero las últimas intervenciones muestran que esa promesa será suspendida.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario