martes, 3 de mayo de 2016

POCAS LUCES SE VEN EN EL CASO DE LA CRISIS PROFUNDA DE VENEZUELA

Por Martín Poblete

El intento de mediación del Papa Francisco, con la participación del Secretario de Estado de la Santa Sede y ex-Nuncio en Venezuela, Cardenal Pietro Parolin,  mediante carta personal a Nicolás Maduro (leer en Kradiario), es el mas reciente intento por buscar salida negociada, política, a una situación cada día mas tensa.

Es una situación  de la cual es principalmente responsable el Presidente Maduro y su gobierno, cuyo núcleo duro lo integran su esposa Cilia Flores, el Diputado Diosdado Cabello, el Comandante de la Guardia Nacional (paramilitar) Néstor Reverol, el Gobernador de Aragua Tareck el Aissami, y los restos del que fuera círculo mas cercano al fallecido Hugo Chávez. 
.
En posiciones un tanto matizadas, sin manifestar apoyo irrestricto al Presidente Maduro y a la vez reticentes a exigir su remoción, estarían el Ministro de Defensa General Vladimir Padrino López, y el Gobernador de Zulia Francisco Arias Cárdenas.

El principal conspirador contra el gobierno del Presidente Maduro es el calendario institucional venezolano;  de no ser posible obligarlo a renunciar, o removerlo por revocación de mandato vía referéndum, antes del 1º de enero 2017, en alguna forma el actual gobierno sigue hasta el 2019 con o sin Nicolás  Maduro a la cabeza.  La oposición, mayoritaria en el Congreso así como en todas las encuestas y sondeos de opinión pública, procura reunir las firmas necesarias para exigir un referéndum revocatorio, a la fecha con notable éxito. 

Este cuadro confrontacional se pudo haber evitado, si Nicolás Maduro hubiese tomado con actitud positiva la propuesta de amnistía de prisioneros de conciencia y presos políticos, aprobada por la mayoría absoluta del Congreso, usando en el correcto sentido político esa amnistía como instrumento negociador con la oposición;  las cosas ya no se dieron así.

La situación económica de Venezuela es crítica, con inflación para 2016 estimada en el 720%, cifra de difícil comprensión para chilenos menores de cuarenta años;  vencimientos de deudas de Petróleos de Venezuela por cinco mil millones de dólares;  desabastecimiento de medicinas y productos básicos; inseguridad ciudadana en todas las ciudades; serias acusaciones de violaciones a los derechos humanos y restricciones a las libertades civiles;  todo lo anterior cerrando en un asalto y saqueo masivos del tesoro público venezolano por la elite chavista, calculado muy a vuelo de pájaro en alrededor de trescientos mil millones de dólares.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario