martes, 24 de mayo de 2016

Opinión
LOS FALSOS DIOSES
Por Camilo Escalona

Estamos a 50 años de la revolución cultural, convocada un 16 de mayo por decisión unilateral de Mao Zedong, fue la máxima expresión del culto a la personalidad y del poder absoluto en China, pero su impacto desató procesos que fracturaron la nación y escaparon al control del propio Mao, desembocando en cruentos enfrentamientos armados y una dura represión que en las zonas rurales provocaron millones de víctimas y la ruina del país.
.
En el presente, el maoísmo ya no es el nervio rector del Estado y tampoco es el núcleo ideológico del Partido Comunista de China, su nombre ya no está revestido del carácter místico de la época del culto a su persona, ahora el legado del "gran timonel" se refiere a su indudable rol en la formación de la República, que reemplazó una anacrónica monarquía en el país más poblado de la tierra.
.
Mao coincidió un trecho decisivo de su lucha y de su vida con el régimen de Stalin, el mismo que en Rusia se sostenía en el terror y el culto a la personalidad, lo que probablemente influyó en que pretendiera la pronta instalación del comunismo en un país campesino, atrasado como era China, recurriendo al mismo tipo de instrumentos represivos que Stalin, al que consideró su maestro, postulando que el movimiento comunista internacional, tomara como guía las "infalibles" ideas del "marxismo-leninismo-estalinismo".
.
En Chile hubiese sido imposible que estas teorías no encontrasen también algunos adeptos, ultrones, excitados con la retórica infantil del maoísmo, que decía, "el imperialismo es un tigre de papel", los que fueron defraudados cuando desde China, en 1973, reconocieron a Pinochet, mantuvieron relaciones diplomáticas con la dictadura y se negó el asilo a muchos perseguidos.Ante ello tales grupos se disolvieron de vergüenza.
.
Los falsos dioses del culto al propio y desmesurado yo, duraron tanto como vivieron.  Cuando les llegó la muerte, comenzó a decaer el sistema de exasperada y neurótica adulación personal que les ungía y perpetuaba.No fueron el único caso, otros que lo intentaron, como Ceausescu en Rumania, tuvieron un muy similar o incluso peor resultado.
.
En el caso de Stalin, muerto en 1953, fue poco el tiempo que transcurrió hasta 1956, año en que su servil subalterno, Nikita Krushov, fungido ya como sucesor, denunciara sus crímenes de Estado ante el XX Congreso del hoy disuelto Partido Comunista de la Unión Soviética.  
.
En el caso de Mao, apenas ocurrido su deceso en 1976, se desató la lucha total, siendo derrotados los principales ejecutores de la revolución cultural, Chiang Ching, su viuda legal y la llamada "banda de los cuatro", los que fueron destituidos y apresados. Así comenzó una nueva etapa que, a pesar de la conocida paciencia china, ya en el Congreso de 1978, consolidó un nuevo rumbo.
.
La democracia no es un capricho ni un accidente en la historia de la humanidad. El respeto a la dignidad del ser humano y de los derechos de cada comunidad es condición necesaria para el progreso. El abuso del poder como sistema, así como, imponer sacrificios o inenarrables acciones contra la población indefensa, no llevará jamás a la construcción de una sociedad más justa, libertaria e igualitaria como es el sueño del ideal socialista.
.
El llamado comunismo de guerra, o la colectivización forzosa del agro y el control burocrático de las fuerzas productivas, coaccionando su crecimiento a la industria de armamentos, condenaron al fracaso a tales regímenes. No entregaron libertad, seguridad ni prosperidad.
.
Endiosados sembraron la idea de una progresiva agudización del choque de fuerzas a escala internacional y de una inevitable confrontación a gran escala que les impedía ejercer la democracia, paradojalmente, al final quedaron atrapados en esa neurosis, presos de sus propios vaticinios, mientras el mundo seguía su camino y portentosos avances civilizacionales entraban en escena.
.
Su ceguera redujo su capacidad de competencia científica y tecnológica, sólo a la industria de guerra y limito la aplicación de la ciencia avanzada al ámbito castrense. Incluso, en ese terreno, el burocratismo autoritario quedo rezagado, como se comprobó en los años 80, en lo referente a la producción y, especialmente, propulsión y dirección de la nueva generación de misiles estratégicos y de alcance medio.
.
Al no incorporar la informática, no innovar en la electrónica y retrasarse en la producción de artículos de consumo para la población y de bienes durables para el hogar, junto a la incapacidad de acelerar la industria de diseño, vestuario y alimentación, esos Estados, atendiendo en forma limitada las necesidades básicas, sólo unidos en la exclusiva adoración al líder mesiánico y providencial, quedaron atrás.
.
El culto a la personalidad resultó opuesto, en su esencia, a la comprensión científica del desarrollo social que se pregonaba oficialmente, luego del término del estalinismo, la teoría oficial que le sucedió propició agruparse en torno al criterio que el partido único debía ser la solución, infalible y jamás equivocarse, pero que sin pluralismo ni diversidad, y tampoco alternancia en el liderazgo, carecían de respuesta a los nuevos desafíos, y no lograron formular opciones viables, justas y eficaces para sus países.
.
Mao comenzó a desdecirse de su retórica ultrona antes de morir, en plena guerra de Estados Unidos contra Vietnam, entablando desde 1971 en adelante, conversaciones primero y un pacto después con Nixon y Kissinger, poco antes de ello odiados representantes del "tigre de papel", apuntando a derrotar a quienes llamaba "camarilla social imperialista soviética" que había pasado a odiar en primerísimo lugar.
No obstante, el viraje político e ideológico definitivo ocurrió en China, después de la muerte de Mao; con vistas a una economía socialista de mercado, ideada por el  ya fallecido líder Deng Xiaoping, le ha permitido a esa nación un crecimiento sostenido y una activa presencia internacional que le ha dado estabilidad y una economía, situada entre las mayores del planeta. En sus desafíos está pendiente, como han reconocido sus propios líderes, la derrota de la corrupción y la democratización de su institucionalidad.
.
La herencia ideológica del culto a la personalidad y la inercia burocrática fue una carga nefasta para el grupo de Estados del fenecido Pacto de Varsovia, que cubría parte decisiva de Europa. Sin democracia, sin un pensamiento alternativo, que hubiese sido crítico pero avanzado, con una inflexible retórica discursiva y la rigidez autoritaria de sus estructuras, no tuvieron otro destino que no fuera colapsar, así se generó el escenario para la rauda irrupción de la teoría neoliberal a escala global, en la última parte del siglo pasado.
.
Que las cosas ocurrieran de esa manera no era una fatalidad. El proyecto socialista debía fundarse y defenderse con ideas libertarias, con relaciones sociales humanistas, justas y solidarias; lejos de avanzar el socialismo retrocedía detrás de una retórica guerrerista, de confrontación, tal como el campo de los halcones imperialistas lo deseaba. Los falsos ídolos del culto comprimían esas sociedades a los límites del espejismo y la paranoia oficial. El sentido libertario del socialismo se ahogaba sin que al autoritarismo burocrático le temblara la mano.
.
El culto desde Stalin a Mao fue un delirio estatal. Cuando los sueños de grandeza nublan la conciencia de las personas que ejercen el poder, las consecuencias para sus pueblos y naciones puede llegar a situaciones escalofriantes, como las que ocurrieron con la colectivización forzosa del agro en la ex Unión Soviética y en la llamada Revolución cultural del maoísmo en China.
.
El desprecio de la voluntad de las mayorías nacionales, expresada en la adoración al líder, generó una ramificada burocracia fuertemente corrompida, el despilfarro de los recursos humanos y materiales, el enriquecimiento de grupos y sectas de inescrupulosos y el completo abandono de principios esenciales como la transparencia y los derechos humanos. Esa carga incalculable les terminó por hundir inevitablemente.
.
La conclusión es clara, la fortaleza institucional de los Estados es lo fundamental. Los falsos dioses a nada conducen. Aun si las tentaciones son gigantescas no se debe olvidar que con el uso del poder  no se puede hacer cualquier cosa.
.
De modo que el proyecto socialista no puede avanzar sino que a través del progreso de la democracia y de la economía; generando condiciones de bienestar y dignidad a la población, que aseguren y enriquezcan el valor de la persona humana, el respeto a su integridad e inviolabilidad en cuanto sujeto autónomo, cuya sóla naturaleza le hace poseedor de tal carácter de manera inaliena

No hay comentarios.:

Publicar un comentario