viernes, 20 de mayo de 2016

TREN DE ALTA VELOCIDAD ENTRE VALPARAÍSO Y SANTIAGO ESTUDIA LA EMPRESA EFE, AUNQUE NADIE SABE DE DÓNDE SALDRÁN LOS FONDOS PARA ESTE PROYECTO

Por Martín Poblete

En el curso de la presente semana, por variados medios, se ha comentado la iniciativa de construir un tren de alta velocidad conectando Valparaíso con la Región Metropolitana; el factor motivador de las inquietudes ha sido un estudio preliminar comisionado por la Empresa de Ferrocarriles del Estado EFE, empresa estatal de muy triste memoria reciente.

Dicho estudio, preliminar, ofrece tres posibles trazados cuyos costos de construcción van desde 2600 millones de dólares a 3100 millones de dólares; esos estimados incluyen solo vías y obras, no está considerado el costo de adquisición del material rodante, tampoco la necesaria construcción de maestranzas especializadas para su mantención.   Los trenes de alta velocidad son caros en cualesquiera de sus tres versiones mas conocidas, el TGV franco-español, el alemán fabricado por Siemens, y el Shinkansen japonés; a su elevado costo de compra, agregan sus altos costos de mantención y operación.   Sin embargo en términos de conectividad y planificación interurbana de largo plazo, podría encontrarse racionalidad  para una inversión tan elevada de caudales públicos  enfocada exclusivamente en el transporte de pasajeros, las vías y obras de trenes de alta velocidad no pueden ser usadas por trenes de carga.

El argumento alternativo es utilizar el trazado existente, mejorándolo sustancialmente a una fracción del costo de vías y obras para trenes de alta velocidad; para ello se necesitaría  construir la doble vía con estaciones paralelas, de paso mejorando la operación de MERVAL, el tren local de la 5ª Región.   Incorporar tecnologías vigentes en rieles y señalización al trazado existente, y material rodante de última generación, permitiría el aumento de la velocidad de circulación de trenes de modo significativo, reduciendo los tiempos de viaje.  La fácil adaptabilidad del trazado original permitiría usarlo como tren regional entre Tiltil y Santiago, pasando por Lampa y Quilicura, al tener doble vía no habría obstáculo al desplazamiento de los trenes expresos los cuales tendrían breves detenciones en Quillota y Calera.

Otra variable de refuerzo del argumento alternativo es la conexión con el aeropuerto internacional de Santiago, tal vez mediante un monorriel recorriendo los terminales para luego seguir a una estación especialmente construída para esos propósitos.

El material rodante para el proyecto alternativo es de costo mucho mas bajo que el de los trenes de alta velocidad, ya sea el TALGO español, o los automotores Siemens, por nombrar un par de opciones.   Cualesquiera sea la decisión futura, la estación en Santiago debiera estar conectada con la estación METRO San Pablo, dando a los pasajeros acceso inmediato a las líneas 1 y 5.   La situación actual del plano de Valparaíso podría exigir bastante ingeniería, para volver a dejar funcionando la tradicional Estación Puerto.

Aún considerando los notables progresos en algo mas de dos siglos de operación, el ferrocarril en sus rasgos mas básicos sigue siendo tecnología de la Primera Revolución Industrial; en teoría, debiéramos ser capaces de actualizar la red ferroviaria  conforme a los estándares del Siglo XXI.   En otros tiempos, Chile fue un país ferroviario, decisiones erradas durante la Dictadura destruyeron gran parte de la red existente y resultaron en la decadencia del material rodante.


Entre las tareas pendientes, la prioridad debiera ser llevar el tendido eléctrico y la doble vía hasta Puerto Montt;  aprovechando el trazado existente, mejorar la ruta Chillán-Concepción, construyendo tendido eléctrico, doble vía, y estaciones paralelas entre Dichato y Concepción, usando esta ruta se podría operar un expreso Santiago-Concepción en no mas de cuatro y media horas;  si bien la geografía y el trazado siguiendo la ribera del Bío Bío limitan la opción de doble vía, es posible mejorar la operación del local Laja-Concepción construyendo estaciones paralelas en San Rosendo, Buenuraqui, Chiguayante y Hualqui.    La reconstrucción del ferrocarril al norte es una gran tarea nacional, un proyecto de Estado.      

No hay comentarios.:

Publicar un comentario