viernes, 10 de julio de 2015

FINANZAS-EE UU-EUROPA-KRADIARIO

¿PAÍSES INVIABLES?

Por Hugo Latorre Fuenzalida

Con el caso actual de Grecia; de Bolivia, antes, se señaló la existencia de países inviables económicamente hablando.  Pero lo cierto que no sólo parecen inviables países pequeños, sino que también hay países muy grandes que serían inviables de no ser por….que son muy poderoso y manejan la impresión de billetes  que ofician de divisa internacional.
.
Si uno mira la realidad de Estados Unidos, queda asombrado del nivel de vida, asociado tan contradictoriamente con el nivel de endeudamiento. Hasta hace no muchos años un norteamericano promedio ganaba 11 veces más que un latinoamericano promedio; ahora se ha reducido un tanto la diferencia, pero se ha incrementado la distancia con los más ricos de ese país.
.
La deuda externa de EE.UU. alcanza unos 60 trillones de dólares, de la cual unos 20 trillones corresponden a deuda pública y el resto, es decir 70% corresponde a deuda privada.
.
Las deudas pública y privada, eran parejas por los años 80, y desde entonces, cuando se aplica una política neoliberal, se desata la deuda privada. La crisis de la deuda se hace notable a partir de la crisis asiática, duplicándose en 12 años.
.
Cuando la crisis del 2008, la deuda del FED era de 800 mil millones de dólares, documentados en bonos del tesoro; en sólo tres años subió a 4.300 billones de dólares y las compras  suman más de 35.000 millones de dólares cada mes (nueva deuda).
.
Lo que señalan los estudios en EE.UU. es que la mitad de los estadounidenses viven al día, sin ningún tipo de reserva financiera (ahorro privado) y el 44% dispone de sólo 6 dólares promedio de ahorro para enfrentar cualquier eventualidad de salud u otras.
.
Lo cierto es que en la primera fase de la crisis “subprime” se imprimieron unos 3,5 trillones de dólares para tapar el agujero en que cayó el sector financiero. De esa nueva impresión (inorgánica) los altos ejecutivos sacaron sus respectivas cuotas de estímulos y participaciones, las que ciertamente eran escandalosamente desproporcionadas, como premio a una gestión que  puede ser calificada con titularidad de desastre mayor, mientras que los pensionados bajaron en muchos casos sus pensiones al 40% de lo que tenían definido antes de la crisis.
.
El problema está también en que para terminar de medio normalizar al país ya se deben estar imprimiendo un total que alcanza a los 6 trillones de dólares y los pesimistas señalan que no se logrará superarlo  con una cifra menor a los 12  trillones de dólares.
.
¿Por qué esta voracidad financiera?
.
El profesor  Ramón Tamames (economista internacional), ha señalado en su libro “Cómo salir de la crisis global”, sobre la crisis de Estados Unidos, que los estudios en terreno señalaron (a  posteriori) que la deuda impagable del sector inmobiliario no pasaba el 6% de los préstamos otorgados al sector. Esta cifra, remarca, era absolutamente manejable, dado que aún existía la capacidad de recuperar el capital físico que servía de garantía a esos créditos, es decir las casas.
.
Pero lo que aconteció es que sobre  créditos “basura”, se fabricaron una serie de derivados financieros que eran netamente “inventados”, los cuales se usaron para comprometer una cantidad enorme de proyectos urbanísticos con pie de barro; es decir eran verdaderos castillos de arena. Como esa extensión de instrumentos financieros derivados era desconocida, la mala conciencia del aparato financiero les indujo a  declararse quebrados antes que el derrumbe los estrellara contra el suelo; así cobraron los seguros respectivos y pidieron auxilio al gobierno para la protección del sistema, so pretexto y amenaza de desmoronar los fundamentos de la economía estadounidense en su totalidad.
.
Estas políticas financieras, de abusar de los créditos con aval del Estado, lo aplicaron en toda América Latina; de esa forma, cuando sonaron  las alarmas de crisis, se fugaron las utilidades y se dejaron adentro las pérdidas, que las pagó  el Estado, es decir el hombre de a pie, dando pábulo a la fórmula habitual de “socializar las pérdidas”, dejando en manos privadas las ganancias.
.
Así, tenemos países inviables que se levantan de las cenizas. Bolivia, por ejemplo, luego de ser despreciada, se levanta hoy por sus propios medios, simplemente por tener la audacia de desechar la insolencia abusiva de las inversiones extranjeras y colocarlas en su lugar, es decir en espíritu de colaboración con los intereses de Bolivia y no en plan de esquilmar sus riquezas de manera depredadora. También lo hace Ecuador.
.
Estados Unidos, en cambio, mantiene intacto el aparataje financiero especulativo, que ha sido, digámoslo, la fuente de riqueza de esa nación en las últimas décadas. Recordemos que en los años 80 obligaron a abrirse al mercado financiero japonés (que era muy estrictamente regulado) a los capitales financieros estadounidenses. Desde entonces se comienza a montar la fase especulativa  y desastrosa de las inversiones japonesas en toda su área de influencias, lo que terminó en la llamada “crisis asiática”.
.
Durante esa crisis, remesaron hacia las bolsas de EE.UU y de Europa, más de 600 mil millones de dólares desde el mercado asiático, generando una nueva fase especulativa en los mercados de estas dos regiones (americana y europea). Se calcula que en ese tiempo de “auge bursátil”, cerca del 50% del ingreso gastado por los norteamericanos provenía de sus ganancias en bolsa.
.
Los empresarios de empresas decadentes en EE.UU. (como Enron y cientos más) decidieron transformar  las pérdidas anotadas en sus libros, a milagrosas  y fantásticas utilidades, lo que les permitió ganar en la pasada sumas enorme de dinero, estafando a los ciudadanos y fondos que se confiaron en la sinceridad de dichas cifras. Claro, el rio de utilidades, dada la migración inesperada de capitales  desde Asia, era una tentación que no se podía dejar de aprovechar, de tal forma que por esos años ya se conformó la primera gran estafa, socializada convenientemente, operada por un sector financiero rapaz y gansteril. 
.
Lo del 2008 fue la reproducción de esa estafa, esta  vez con resultados transmitidos a Europa y luego al resto del mundo, que ve bajar sus niveles de inversión real de manera progresiva pero segura.
.
Grecia y los países menores de Europa son víctimas de esta rapiña financiera que otorga créditos dolosos para luego cerrar el cepo y atrapar el pie de los gobiernos en que le devuelvan sus pingües ganancias, cobradas en la fase especulativa, tal cual lo han hecho con media humanidad. Si no lo recuerdan algunos, a América Latina le significó la “década perdida”, con el mismo sistema de chantaje,  financiero, que nos ha llevado a pasar de una deuda original de la región de 60.000 millones, en los 70, a 900 mil millones  de dólares en el 2000, y eso luego de haber entregado a los acreedores,  a precio de remate, los sectores más rentables de nuestras economías.
.
Así ha operado el mundo neoliberal, y lo seguirá haciendo si los pueblos no los detienen y les hacen frente. Estos sectores son una especie de Estado Islámico, pero de la economía.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario