miércoles, 4 de mayo de 2016

PRIMARIAS EN EE UU
LAS CARTAS PARECEN YA JUGADAS: TRUMP ARRASÓ EN INDIANA Y SE FORTALECE CON LA RENUNCIA DE SU RIVAL TED CRUZ Y TAMBIÉN DE KASICH


El político inexperimentado, pero magnate en el mundo inmobiliario, excentrico y cuya figura ha salido de los "reality shows de la televisión", será el candidato presidencial republicano y posiblemente llegue a convertirse en el cuadragésimo quinto Presidente de Estados Unidos.
.
Todos los intentos por detener su carrera a la casa Blanca han sido infructuosos y en los sectores políticos estadounidenses hay temor, verdadero temor, porque de llegar este excéntrico millonario a la Presidencia, Estados Unidos quedará expuesto a numerosas situaciones internacionales muy difíciles y también guerras .
Así se piensa tras los resultados de ayer en las primarias de Indiana, donde Trump arrasó provocando la renuncia a su candidatura de su rival republicano Ted Cruz, un senador ultraconservador. “Suspendo mi campaña pero no suspendo mi lucha por la libertad”, declaró en su discurso de despedida.
La nominación de un hombre ajeno a la política como Trump será un acontecimiento insólito en la historia de Estados Unidos y habla por sí misma del rechazo o el hartazgo de la sociedad estadounidense de la política convencional.
Trump volvió a arrasar en las primarias de Indiana con un resultado aplastante, más del 50% de los votos que le otorgan todos los delegados en disputa. A partir de ahora luchará en solitario, porque John Kasich, el gobernador de Ohio, también bajó la bandera este miércoles.
.
En una alocución televisada, Kasich decidió dar por terminado su esfuerzo por ser el candidato republicano. Agradeció a su familia, al personal y a los donantes de su campaña por el esfuerzo realizado en la búsqueda por la nominación republicana. Kasich era el último rival que quedaba disputando la nominación al millonario Donald Trump, después de que de manera sopresiva Ted Cruz anunciara su abandono.

En el discurso de su victoria, el mismo Donald Trump, que horas antes había llegado a insinuar que el padre de Ted Cruz estuvo implicado en el asesinato de Kennedy, adoptó un tono más moderado que se le recuerde, con elogios al propio Cruz, “un gran combatiente y un político inteligente”, pero ya asumió su condición de candidato, anunció que “ahora vamos a atacar a Hillary Clinton, porque sería una muy mala presidenta” y se explayó con sus mensajes populistas que tan buena acogida han tenido entre la clase obrera blanca. “Los mineros de West Virginia volverán a trabajar y estarán orgullosos de ser mineros, no vamos a tener desempleo, las empresas no  van a emigrar a otros países para luego vendernos sus productos, vamos a derrotar al Estado Islámico y vamos a desearnos de nuevo Feliz Navidad”, en clara referencia al discurso políticamente correcto que evita los mensajes cristianos para no ofender a los musulmanes.
En el campo demócrata, Bernie Sanders ha vuelto a resucitar. Venció a Clinton en Indiana en el momento en que empezaban a fallarle las recaudaciones cuando la ventaja de la ex secretaria en número de delegados se hacía inalcanzable. Con todo, Sanders en Indiana apenas conseguirá media docena más de delegados que su contrincante, porque a diferencia de los republicanos, los demócratas reparten a sus delegados proporcionalmente a los votos. Y a pesar de todo, el senador de Vermont sigue consciente que no ganará pero podrá hacer valer sus ideas en la convención que los demócratas celebrarán en Filadelfia para proclamar a Hillary Clinton.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario