sábado, 23 de julio de 2011

Dos atentados terroristas en Noruega dejan baño de sangre y decenas de heridos en escuela de verano socialdemócrata y en el barrio cívico de Oslo - Jefe de Gobierno: Es tragedia nacional

Saldo de muertos podría superar el centenar. Dos serían los hombres que dispararon contra jóvenes socialdemócratas que acampaban en la isla Utoeya, ubicada en la periferia de Oslo.

Un doble atentado terrorista que afectó al barrio cívico de Oslo y a un campamento de la juventud socialdemócrata dejó ayer 99 muertos, decenas de heridos y cuantiosos daños materiales en varios edificios en el centro capitalino, entre ellos en el que se encuentran las oficinas del primer ministro noruego Jens Stoltenberg, quien está fuera de peligro, informaron hoy sábado las autoridades noruegas (ver edición 490 de ayer de Krohne Archiv)


Ochenta y cinco personas fueron confirmadas muertas como consecuencia del tiroteo en la isla Utoeya, ubicada en la periferia de Oslo", dijo la policía noruega. Allí acampaban 560 personas, la mayoría jóvenes, muchos de ellos participantes en una escuela de verano organizada por el Partido Socialdemócrata noruego.

Tras ocurrir la explosión de un autobomba en el centro de Oslo, en la isla de Utoeya un hombre vestido de policía disparó indiscriminadamente contra los jóvenes acampantes, los que momentos antes habían escuchado una conferencia de Gro Harlem Brundtland, quien fuera en tres ocasiones primera ministra socialdemócrata de Noruega. Igualmente el actual primer ministro Jens Stoltenberg había comprometido su asistencia a esta reunión política para pronunciar un discurso.

La policía estima que hubo una coordinación entre los dos atentados y ambos habrían sido perpetrados por un mismo grupo u organización terrorista que aun se desconoce.

En Utoeva, personal de emergencia sigue buscando víctimas del tiroteo en las aguas que rodean la isla, usando cámaras submarinas después de que muchos saltaran al mar en un intento por huir del agresor.

En fuentes de la seguridad noruega se han recogido informaciones en el sentido que habrían sido dos los hombres que dispararon en la isla contra los jóvenes acampantes, versión aún no confirmada. Uno de ellos fue detenido y está siendo interrogado por la policía.

A los 92 muertos en Utoeya se suman otros siete que dejó como saldo la autobomba que estalló en el centro cívico de Oslo, hecho que ocurrió antes del tiroteo en la isla báltica.

El Primer Ministro noruego, Jens Stoltenberg, calificó hoy sábado de "tragedia nacional" al doble atentado e indicó que "nuestro país jamás había sido afectado por un crimen de esta magnitud desde la Segunda Guerra Mundial".

"Es una pesadilla", agregó el jefe de gobierno, refiriéndose "al miedo, la sangre y la muerte" que enfrentaron los jóvenes que asistían a la escuela de verano de la juventud laborista cuando un hombre disfrazado de policía abrió fuego en la isla Utoeya, cerca de Oslo, matando a 92 personas, según el saldo de víctimas fatales disponible hasta ahora.

"Esto duele aún mucho más porque Utoeya es un lugar adonde voy cada verano desde 1974. 

. Allí he conocido la alegría, el compromiso y la seguridad. El lugar ha conocido ahora una violencia brutal y un paraíso de la juventud que se ha convertido en un infierno en pocas horas", precisó Stoltenberg.

Entretanto, el ministro de Justicia, Knut Storberget, confirmó por su parte las informaciones anteriormente difundidas por la policía, según las cuales el presunto autor de la matanza, detenido después de su acción en la isla, es un noruego de 32 años con contactos con la ultraderecha. Según la policía, el sospechoso tenía "opiniones hostiles al islam", como reveló un registro efectuado en su casa, donde la policía encontró varios mensajes colgados en internet con contenidos ultraderechistas y antimusulmanes.

Los medios de comunicación noruegos identificaron al sospechoso como Anders Behring Breivik, una información que la policía se niega a confirmar.

"Lo único que podemos adelantar es que la autoría de los atentados sería de una organización clandestina noruega", dijo un portavoz.

Desastre en el barrio cívico de Oslo
.
Este es el segundo atentado terrorista que afecta a Noruega en los últimos años (ver documentación especial de Krohne Archiv de ayer). El 17 de septiembre de 2006 se registraron disparos con armas automáticas contra la fachada de una sinagoga de Oslo sin causar víctimas. Tres hombres fueron detenidos, sospechosos también de haber planeado atentados contra las embajadas estadounidense e israelí en la capital noruega.
El estallido de ayer se produjo justo frente del edificio donde se encuentran las oficinas del jefe de Gobierno Jens Stoltenberg, de quien se dijo que “está en un lugar seguro", según declaró uno de sus consejeros, Sindre Fosum Beyer.

Stoltenberg habló poco después del ataque, calificó de "grave" la situación y confirmó que ningún miembro de su gobierno había resultado afectado por la explosión. Hizo estas declaraciones por teléfono a la televisión noruega TV2, desde un lugar oculto no revelado por razones de seguridad.

El barrio en el que se encuentran la oficina del primer ministro, el Ministerio de Finanzas y la redacción de Verdens Gang (VG), un diario de gran tirada, fue acordonado y los perros adiestrados rastrillaban la zona en busca de otros posibles artefactos.

El chileno Bruno Maturana, que vive en Oslo, dijo a Radio Cooperativa de Santiago de Chile que las autoridades ya habían advertido sobre la posibilidad de atentados, ya que en esa capital vive un alto miembro de la organización terrorista Al Qaeda que es solicitado por varios países, pero las autoridades noruegas no han decidido aun sobre su extradición. Maturana no dijo en que condiciones vivía allí el supuesto terrorista.
.
Imágenes de la televisión noruega mostraban un gran daño: calles cubiertas de escombros y vidrio proveniente de ventanas destrozadas por la explosión, además de humo emanando de algunos edificios y polvo flotando en el ambiente. En la calle se veían los restos de al menos un automóvil.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario