viernes, 19 de agosto de 2016

                                                                        Opinión de un experto
LA MARCHA DEL BREXIT: ¿RESISTIRÁ EL EURO EL SACUDÓN BRITÁNICO?

Por Martín Poblete

Apenas conocidos los resultados del referéndum favoreciendo la salida del Reino Unido de la Unión Europea, los profetas del desastre  amplificaron sus  advertencias, desde la caída del mercado inmobiliario a la marcha inevitable hacia una recesión inflacionaria, pasando por el derrumbe de la libra esterlina y el colapso en la City de Londres. Algunos, sumamente sesgados en sus opiniones, pronosticaron el fin del Reino Unido (RU) tal como lo conocemos.  Nada de lo anterior ha sucedido.

El mercado inmobiliario, particularmente londinense, se ha sacudido el inevitable ataque de nervios recuperando su normal vitalidad.   Los índices de confianza de los consumidores en sus marcas habituales, reforzados por alzas en el volumen de ventas del comercio detallista.   Las voces alarmadas y alarmantes proclamando riesgo de recesión, acalladas por la sólida respuesta del Real Banco de Inglaterra (el banco central del RU); la cotización de la moneda cerrando esta semana por primera vez desde el referéndum por sobre los US$1.30 por libra esterlina, dejando atrás el frenesí especulativo de hace un mes, cuando fortunas se hicieron y perdieron en las mesas de dinero de aventureros y especuladores.

Hubo particular preocupación por cuanto pudiera suceder en la City de Londres, junto con Wall Street los dos mas importantes centros de operaciones financieras en este mundo de la Globalización; pasados algunos ataques de angustia con algo de incertidumbre en los primeros días, el pulso bancario y financiero se ha ido estabilizando.   Un dato importante es el crecimiento del empleo, en cuyo contexto deben contabilizarse  un millón de trabajadores provenientes de países de la UE radicados en el RU, este detalle jugará un rol no menor a la hora de las negociaciones.   En su conjunto, la situación tiende a confirmar los pronósticos acertadamente mesurados  de dos ex ministros de hacienda, Lord Lawson en los gobiernos de Lady Thatcher, y Lord Howe en los de Sir John Major, y de algunos importantes ejecutivos en el sector productivo.

En dónde se han confirmado las peores advertencias  es en el ámbito geoestratégico. El Brexit pone brusco punto final a un proyecto, de origen americano, la Federación Europea en el marco de la OTAN, en tal esquema el RU con su marina de guerra de alcance global era pieza fundamental.   Con enfoque renovado y diferente, la Primera Ministro Theresa May ha manifestado su interés en dar impulso a un proyecto propiamente británico, CANZUK: Canada, Australia, Nueva Zelandia y el RU, con probable extensión a India y Singapur, lo que, de llegar a materializarse, sería un interesante agregado a la actual arquitectura del sistema de relaciones internacionales. Con algo de sutileza, la -señora May ha indicado preferencia por evitar nuevas intervenciones en conflictos distantes, limitando su participación a las actualmente en ejecución.

Mientras tanto, los profetas del desastre han girado sus ojos hacia el otro lado del Canal, centrando sus miradas en Bruselas. En un amplio espectro con dos polos  muy diferentes el uno respecto del otro, Alan Greenspan, destacado monetarista, ex Presidente del Banco Federal de Reserva desde el segundo gobierno del Presidente Ronald Reagan a comienzos del primer gobierno del Presidente George W. Bush, y el Profesor Joseph Stiglitz (Columbia University), cuestionan  la capacidad de la Unión Europea para sobrevivir la salida del UK, y en una extensión de sus críticas cada uno con sus propios marcos teóricos, ambos pronostican la inviabilidad del Euro y de la Eurozona, bajo el sacudón de la que consideran inevitable alza de la tasa de interés en Estados Unidos, estrechando las limitadas opciones en el escritorio de Mario Draghi, Presidente del Banco Central Europeo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario