lunes, 8 de agosto de 2016

Columna de psicología social y familiar
EL DESAFÍO EN LOS TIEMPOS POSMODERNOS ES TENER UNA RELACIÓN DE PAREJA SATISFACTORIA A LARGO PLAZO
Por Jessika Krohne
www.psicologiaglobal.cl

Muchas veces me llegan parejas a la consulta agobiadas por el exigente sistema en el cual estamos insertos y donde la vida de pareja pasa a último plano. Una sensación recurrente de quienes nos consultan es la del cansancio, la de estar sometidos a expectativas cada vez más altas, exigencia sin tregua en todos los ámbitos, que los dejan sin tiempo, rendidos, exhaustos, y sin ganas de estar con el otro. El trabajo, los niños, la comunidad escolar, la ciudad y todas las diversas obligaciones a los que está sometida una pareja joven los deja con una calidad de vida muy disminuida.

A eso se suma que estamos sometidos a un sistema exigente, competitivo y muy consumista, donde todo se mide por las cosas materiales que tiene el de al lado. Los valores y la sencillez quedan totalmente en segundo plano. Las parejas quieren tener más y desechar las cosas viejas. Miden su felicidad por lo que tienen y no por lo que sienten. Sentimientos y emociones no son importantes.

A las personas se les va la vida en ese intento por poseer más y terminan  siempre con la misma sensación de insatisfacción y de falta. Se trata de un circuito sin fin, sin poder visualizar la luz que los lleve al equilibrio y la satisfacción.

Vivimos en una sociedad desechable, donde lo antiguo se cambia rápidamente por algo nuevo y donde las últimas tendencias son las que valen. Lo mismo está ocurriendo en las relaciones de pareja. Para poder seguir sintiendo la pasión inicial el enamoramiento profundo de los primeros tres meses de una relación muchas personas optan por terminar las relaciones donde uno ya no siente las mariposas en la guata por otro amor que si brinda estos sentimientos.

Bauman, en su libro Amor Líquido refiere que "estamos en una cultura de consumo partidaria de los productos listos para uso inmediato, las soluciones rápidas, la satisfacción instantánea, los resultados que no requieren esfuerzos prolongados, las recetas infalibles y los seguros contra todo riesgo".

Como terapeutas de pareja es muy importante mostrarles esa forma de vida a los pacientes que consultan. Es importante transmitirles que efectivamente una relación de pareja va cambiando. Las "mariposas" iniciales se sienten por poco tiempo, pero después se va madurando el amor, la pareja se va adaptando al otro y van encontrando intereses en común a través de un buen dialogo de conversación. Eso es lo esencial y apreciar lo conocido, las experiencias vividas en conjunto más que la novedad y la pasión del momento.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario