viernes, 23 de octubre de 2015

TODO LO QUE SE JUEGA Y NO SE JUEGA EL DOMINGO EN LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES ARGENTINAS

Informe  Especial de KRADIARIO

.
Hay gran expectación por las elecciones presidenciales argentinas (primera vuelta) que se celebran el próximo domingo  tras un prologado gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, de casi una década,  que llega a su fin, aunque  su influencia en la política transandina continuará vigente lo quieran o no sus opositores.
.
La líder del justicialismo-kirchnerista  marcó con su estilo la realidad y los problemas de un país que ha sido protagonista de una historia integrada plenamente a América Latina, dominado por problemas económicos permanente a pesar de sus enormes riquezas.
.
Cristina abandona ahora el sillón de Rivadavia, pero su figura y personalidad seguirán presentes en todos los centros del poder, especialmente cuando en el Congreso cuenta con una mayoría kirchnerista.
.
Daniel Scioli, un kirchnerista que aparece cercano a Cristina, es el candidato con mayores posibilidades de triunfo. Sin embargo detrás de él hay otros dos  fuertes  postulantes  como Mauricio Macri, el opositor de derecha  y como alternativa Sergio Massa , un  exkirchnerista.
.
Si Scioli quiere llegar a ser presidente tendría que lograrlo en primera vuelta porque de lo contrario la carrera se le dificultará en el ballotage por la posibilidad de nuevas alianzas que no se descartan en absoluto.
.
Massa rompió con la vertiente kirchnerista  y es ahora, en la recta final de su campaña electoral, un opositor  a esta corriente justicialista.

"Si Macri va al balotaje con Scioli, pierde; si vamos nosotros, ganamos", asi declaro Sergio Massa en Radio Mitre.

Sciolli aparece como favorito en las encuestas, aunque muchas veces éstas se equivocan, especialmente en varias últimas elecciones (Reino Unido, es un ejemplo reciente). Según tres sondeos, el gobernador bonaerense evitaría el balotaje y los comicios se definirían ya el próximo domingo.

El candidato oficialista debe superar el 45% de los votos, o alcanzar el 40%, pero con una diferencia mayor a diez puntos para consagrarse en primera vuelta. La distancia sobre el segundo en intención de votos, Mauricio Macri, es superior a 10 puntos en todas las encuestas, pero el valor de Scioli ronda entre los 38,4 % (Consultora OPSM) y los 39,9% que le augura la encuestadora Raúl Aragón. Una carrera justa y un desenlace incierto hasta que se haya contabilizado el último voto. Y justo ese final apretado podría complicar la noche electoral, ya que la limpieza de las elecciones podría ser puesta en duda: desde la quema de urnas hasta la compra de votos. Todo eso es posible en la Argentina de 2015. Basta con recordar lo acontecido en Tucumán.

Las primarias
.
El kirchnerista Frente para la Victoria, representado por Daniel Scioli, obtuvo el 9 de agosto último en las PASO (primarias argentinas obligatorias) 38,67%  (la fórmula se compone también de Carlos Zannini como candidato a vicepresidente). Daniel Scioli, aseguró haber tomado con “mucha humildad, responsabilidad, compromiso y gratitud” el resultado de las PASO.
.
En este sentido, sostuvo que, pese a “una interpretación forzada” que se quiso instalar acerca de los resultados de las primarias, el escrutinio provisorio mostró un “más de 8,3 puntos por encima” de los cosechados por Mauricio Macri,  quien barrió además en la interna de Cambiemos a Ernesto Sanz y Elisa Carrió.
.
“Fueron más de 1,8 millones de votos de diferencia”, remarcó Sciolli, el gobernador bonaerense y candidato a presidente por el oficialismo en una conferencia de prensa.
.
En el segundo puesto quedó Mauricio Macri con la fórmula Cambiemos con el 30,12% de los votos; y en tercer lugar, la alianza UNA encabezada por Sergio Massa, con 20,57%.
.
Este resultado, parcial, abre un abismo de cara a lo que vendrá. A Scioli no le alcanzó para perfilarse como ganador en primera vuelta; Macri se descuenta que sumará los votos de Carrió y Sanz, pero no se dio la polarización con los Kirchner  que auguraba; y Massa, si bien hizo una elección mucho mejor a la esperada semanas atrás, debería hacer una remontada histórica para soñar con un eventual balotaje.

Un repaso por los resultados en las provincias muestra que Scioli ganó claramente en la mayoría de los distritos, peleaba con Macri en Santa Fe, La Pampa, Entre Ríos y Mendoza, pero quedaba muy relegado en la Capital, Córdoba y San Luis, donde destacaron tres postulantes presidenciales (el líder del PRO, De la Sota y Rodríguez Saá). Incluso, en algunos lugares donde ganó el FPV estuvo lejos de sus altísimos índices históricos; por ejemplo, en La Rioja. Esta combinación de números es la que armó un triunfo del oficialismo a priori limitado, como dijo el diario Clarín de Buenos Aires.

Los analistas dijeron esta semana a corresponsales extranjeros que no pueden afirmar si Scioli obtendrá el porcentaje de votos necesario para imponerse al conservador Mauricio Macri, su más inmediato rival, o ambos terminarán midiendo sus fuerzas en una segunda ronda el 22 de noviembre.
.
“No sé si habrá balotaje, una cosa es lo que la gente dice que va a votar y otra cosa es lo que realmente vota”, dijo Mariel Fornoni, directora de la consultora Management & Fit. La analista acotó que a días de los comicios que definirán al sucesor de la presidenta Cristina Fernández “todavía hay al menos 15% de indecisos”.
.
Management & Fit vaticinó en su última encuesta un eventual balotaje ya que según su medición el candidato oficialista obtendría 38,3% de los votos mientras que Macri lograría 29,2% y el peronista disidente Sergio Massa 21%. El sondeo, que proyectó a los indecisos, tiene un margen de error de 2%.
.
Ricardo Rouvier y Asociados señaló en tanto que Scioli obtendría 40,1%, Macri 29,2% y Massa 21,6%. Ricardo Rouvier, director de esta consultora, afirmó que el margen de error del estudio, de 2,8%, impide afirmar si el oficialista ganará en primera vuelta.
.
Las disputas internas

El peronismo, al frente del Gobierno desde hace 13 años en Argentina, es el 

favorito pero aún no ha ganado las elecciones de este domingo. Y sin embargo ya empieza a disputarse cómo ejercerá el poder. Daniel Scioli, el candidato oficialista, ha dado ya tímidos síntomas de un giro de la política económica marcada por su antecesora, Cristina Fernández de Kirchner, aún en el poder. Scioli apunta a una economía más ortodoxa. Y los kirchneristas se inquietan y preparan ya la resistencia a ese cambio desde el Congreso y la provincia de Buenos Aires, su refugio.
.
Con la excepción de dos breves periodos, el de Raúl Alfonsín (1983-87) y el de Fernando de la Rúa (1999-2001), la recuperada democracia argentina vive dominada por el peronismo. Todas las batallas de poder clave, incluso las guerras izquierda-derecha, se producen dentro de este movimiento autóctono, inclasificable dentro de los parámetros internacionales. Ahora sucede de nuevo, como comentó hoy el diario El País de España.
.
Scioli, a su manera, sin un choque directo con la Presidenta, está lanzando el mensaje, en especial a los mercados, a través de intermediarios y citas con inversores, de que él va a cambiar la política económica. En privado, en su entorno lo están dejando muy claro. Y él lanza a los suyos, como el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, probable ministro de Exteriores, a explicar en Nueva York ante los inversores que va a haber un pacto con los fondos buitre y van a volver las facilidades para invertir en Argentina. "Yo sé lo que les preocupa a ustedes", les dijo la semana pasada Scioli a los empresarios más importantes del país, muy críticos con la política económica kirchnerista.
.
En el fondo hay una batalla de poder pero también ideológica: muchos kirchneristas temen que Scioli, que llegó a la política de la mano de Carlos Menem en la época neoliberal del peronismo, dé un giro hacia políticas más favorables a los grandes empresarios, con un ajuste quizá tan fuerte como el de Brasil.
.
En cualquier caso la inquietud del mundo kirchnerista, que aun así trabaja para que gane Scioli porque quiere mantener el poder, es importante. Líderes de La Cámpora, el movimiento del entorno de la presidenta, como el diputado Juan Cabandié, hijo de desaparecidos, lo dejan claro: "Nuestra referencia va a seguir siendo Cristina".
.
Scioli busca la cuadratura del círculo, reflejada en su lema "la continuidad con cambios". Él solo nunca podría ganar unas elecciones. Necesita los votos del kirchnerismo, pero a la vez tiene que mostrar que va a cambiar. Todo hasta el domingo. Después, si gana, se verá al verdadero Scioli, dicen los suyos.
.
Daniel Scioli: el favorito
.
Es un político, empresario y exdeportista nacido en Buenos Aires el 13 de enero de 1957. Fue deportista náutico en las décadas de los 80 y 90, logrando el Campeonato Mundial de offshore en 1997, año en el que abandonó ese deporte. Posteriormente a su retiro se afilia al Partido Justicialista. Fue vicepresidente de la República, secretario de Deportes y Turismo, y en la actualidad ejerce el cargo de Gobernador de la Provincia de Buenos Aires. Es representante del Frente para la Victoria, una coalición política de varios partidos. Entre ellos está el mismo del que fue presidente hace ya algunos años, el “Partido Justicialista”. Ambas organizaciones políticas se basan en el peronismo y el kirchnerismo. Debido a esto, Daniel Scioli se ubica a si mismo en el espectro político como centroizquierda.

Daniel Scioli es un hombre al que los argentinos conocen muy bien. Y es, muy probablemente, el hombre por el que votarán. Durante más de medio siglo, el justicialismo ha gobernado la nación y eso les ha funcionado. En todo caso, las cifras recientes avalan de manera positiva la gestión "K": la economía argentina cerrará el año con un crecimiento del 2,3% y se expandirá un 3% en el 2016. Así, al menos, lo vaticina el Gobierno, pero estas cifras son cuestionadas por la oposición y por varios analistas.

No obstante, Scioli ha demostrado en las primarias ser el favorito, y tan seguro se siente el candidato que desistió de participar en el debate presidencial del 4 de octubre. Algo que dice mucho acerca de la confianza en su apoyo electoral, pero que igualmente ha sido criticado: ¿Cómo es posible que el candidato con la mejor proyección no participe en el primer debate televisado en 32 años? Scioli lo hizo.
.
Mauricio Macri: el opositor
.
Una Argentina diferente, eso es lo que promete y propone Mauricio Macri, el segundo candidato presidencial y el único con una agenda distinta, aunque en el tramo final de la carrera electoral se ganó fama de buscar la cercanía del peronismo. Sobre su postura contra el kirchnerismo dijo: "Yo no soy anti K, ni anti nada. Estoy acá porque siento que podemos vivir mejor, sin tanto miedo". La semana final antes de los comicios, no obstante, mantiene a Macri en un segundo puesto, pero el líder del PRO y candidato de Cambiemos confía en llegar a una segunda vuelta y ahí sumar los votos de Massa para llevar nuevos aires a la Casa Rosada, tras más de una década de kirchnerismo.
.
Macri es un ingeniero civil, empresario y político nacido en Tandil, Argentina el 8 de febrero de 1958. Actualmente es jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Ha trabajado para empresas como Citibank y el Grupo Macri. Además fue presidente del equipo de fútbol argentino "Club Atlético Boca Juniors".
.
En el año 2003 Macri crea un partido político bajo el nombre de "Compromiso para el Cambio", del cual fue presidente hasta el año 2005, en el cual se fusiona con el partido "Recrear para el Crecimiento" y de esta manera conformar "Propuesta Republicana". El presidente del Pro (Propuesta Republicana) y actual jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, afirma que varios dirigentes en altos cargos destinados al bienestar social y al progreso de la nación "no cumplen
con los requisitos" para estar en dichos puestos.

En el año 2003 incursiona en la política postulándose a Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires con su partido político Compromiso para el Cambio, pero pierde esas elecciones y el dirigente en ese momento, Aníbal Ibarra, fue reelecto. No es sino hasta el año 2005 que, con un nuevo partido político (el Pro), obtiene su primera victoria como Diputado Nacional en el distrito de Buenos Aires.
.
En el año 2007, Macri se postula nuevamente para ser Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Finalmente es electo para este cargo. En el año 2011, Mauricio Macri demuestra intenciones de participar como candidato para las elecciones presidenciales. Sin embargo, decide desistir y postularse nuevamente como Jefe de Gobierno donde es reelecto con más del 50% de los votos.

No obstante, Macri no fue muy tajante en campaña en cuanto a su rol de opositor a la propuesta K. Anunció mantener los programas sociales del gobierno saliente e implementar su propio programa “pobreza cero”. De hecho, el candidato que es bien visto por el empresariado adoptó un tono muy social en sus últimas comparecencias y va cerrando la campaña con una retórica similar a la de sus contrincantes. Pero aún le quedan ocasiones para perfilarse como una alternativa real hasta el día 25. De hecho, las malas cifras macroeconómicas del país claman por un Ejecutivo del cambio, y no por más de lo mismo.


Sergio Massa, la alternativa

Sergio Massa es uno de los dirigentes políticos argentinos jóvenes más reconocidos de los últimos años. Nació en San Martín, Buenos Aires, el 28 de abril de 1972. Su carrera política comenzó cuando se involucra con la juventud del Partido Unión del Centro Democrático (UCEDE) en la cual Massa destacó rápidamente a mediados de la década de los 90. Luego pasa al Partido Justicialista, que ya había recibido a varios de los militantes de la UCEDE, y se lanza como diputado por la provincia de Buenos Aires antes de asumir el cargo de director ejecutivo de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES). En 2005 vuelve a ser candidato para diputado, pero el presidente Néstor Kirchner le pide que se quede al frente del ANSES. Más tarde llegaría la ruptura con el kirchnerismo.

Fue elegido intendente de Tigre en 2007 y luego reelegido en 2011. Desde entonces, su número de cargos solo ha aumentado. Actualmente es Diputado Nacional por la Provincia de Buenos Aires, además de fundador del Frente Renovador, una coalición política de orientación peronista.

Sus propuestas en campaña se centran en el ámbito social, destacando los temas seguridad y pobreza. En el ámbito de la seguridad, Massa propone leyes de tolerancia cero hacia los delincuentes y las drogas. En la recta final se volcó en la lucha contra la corrupción, atacando directamente a los funcionarios públicos del gobierno K: "Tengo la decisión de armar una matriz en la Argentina que termine con la corrupción. Eso me separa del otro peronismo."

Sus opciones para llegar al balotaje, sin embargo, son mínimas: según la consultora OPSM, Macri lleva más de ocho puntos de distancia sobre Massa, una diferencia difícil de salvar en menos de una semana hasta los comicios del 25 de octubre. Pero en caso de llegar a una segunda vuelta, Massa podría – por su posicionamiento antikirchnerista - contar con los votos de los seguidores de Mauricio Macri y así complicar la aparentemente tan clara ventaja de Daniel Scioli.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario