jueves, 22 de octubre de 2015

NUEVA CONSTITUCIÓN: AHORA ES EL TIEMPO DE LOS CIUDADANOS

Por Marcel Garcés


La  presidenta   Michelle Bachele ha entregado a los chilenos  una tarea  democrática  de gran responsabilidad y envergadura:  participar en la elaboración de una Constitución Política del Estado, que dé cuenta del nuevo Chile, de sus demandas y sus necesidades.
.
Ahora es el tiempo de los ciudadanos. De su opinión organizada, de su participación activa y consiente. De su creatividad  dependerá la profundidad de los cambios, la institucionalidad que resultará de la discusión nacional.
.
El anuncio de la Mandataria, el inicio del proceso constituyente, responde a una  necesidad histórica de cambio, de hacer concordar el texto de la Carta Magna al desarrollo de la democracia y la institucionalidad, al derecho de la ciudadanía a darse un conjunto de normas y principios , claramente concordadas en un ejercicio legitimo de participación  y de responsabilidad social transversal , amplio, y representativo.
.
La constitución vigente, a pesar de las reformas y parches, es ilegitima en su origen y reaccionaria en las concepciones políticas y filosóficas que la fundamentan. Fue ideada, redactada e impuesta en dictadura, y con el objetivo de establecer, defender y  mantener, un orden  militar, social y económico, neo liberal, fundado en la fuerza de las armas y un poder totalitario.
.
La nueva Constitución,  que la historia y las nuevas realidades nacionales y globales y la voluntad de los ciudadanos requieren y determinarán, se debe fundar  en la democracia más amplia y profunda, en el protagonismo  y participación  tanto en el proceso de elaboración y en su aplicación práctica, de los ciudadanos y las organizaciones sociales (partidos, sindicatos, gremios, asociaciones, académicos), que reflejen distintos puntos de vista políticos e ideológicos y que tengan como horizonte  patriótico,  la ampliación de las libertades ,  y un proyecto  modernizador y de futuro.
.
La característica del cronograma propuesto por la presidenta  Bachelet   es la participación, el respeto a los ciudadanos, y la garantía de dar espacio a la opinión de todos,  asegurar los cambios  necesarios e indispensables, un carácter institucional y participativo, en la perspectiva de un texto constitucional  que tenga permanencia  y legitimidad.
.
Esta elaboración colectiva de una Carta Magna que se inicia con un proceso de educación cívica, luego los diálogos ciudadanos en distintos niveles,  no puede ni debe ser una camisa de fuerza formal, un espacio cerrado.
.
La discusión, el análisis, los foros, el intercambio de opinión, debe abrirse a las distintas sensibilidades que se expresan en la sociedad y encontrar los caminos, las posibilidades creativas para  hacerse  escuchar, con el  debido respeto y, la responsabilidad que requiere la tarea de proyectar el futuro constitucional del país, y sobre todo con el  ánimo y la voluntad política de aportar.
.
El debate ya  está abierto y todos y cada uno tiene un lugar y el derecho a ser escuchado.
Hay mucho que discutir: por ejemplo el tema del rol subsidiario del Estado y la del modelo económico neoliberal ,  establecidos en  calidad de categorías constitucionales por el texto pinochetista, o la concepción de familia, o el reconocimiento de los pueblos originarios , la descentralización efectiva, los remanentes de la Doctrina de Seguridad  Nacional existente en el texto de la  Carta Magna vigente, entre otras materias.
.
Al mismo  tiempo se abre un proceso que vincula el debate  constitucional  a los mecanismos  institucionales lo que  adelanta la responsabilidad política de los ciudadanos y partidos, que al decidir en  noviembre de 2017 por un nuevo Presidente o Presidenta  de la República  y la composición de la nueva Cámara y la parte correspondiente  del Senado  deberán hacerlo  teniendo presente el grado de compromiso de estos  a la nueva constitución.
.
Demás está decir que el proceso  constitucional, cada etapa del mismo  y por cierto cada  propuesta, definición,  cada instancia  de discusión,  de elaboración y resumen de las propuestas será objeto de una confrontación ideológica y política, a la cual no hay que temer o eludir, si se da  en los marcos  democráticos.
.
En el cronograma propuesto por la presidenta Bachelet se contemplan diversas instancias de  participación: dialogo ciudadano, en comunas, provincias, regiones y  la elaboración de una “síntesis a nivel nacional”.
.
Al mismo tiempo se contempla la participación del Parlamento en decisivas etapas del proceso, se delega en el próximo Congreso la discusión y aprobación de la forma o instrumento de aprobación  de la nueva Constitución:  comisión bicameral.  convención constituyente mixta de parlamentarios y ciudadanos, asamblea constituyente o un plebiscito.
.
Se contempla también la conformación de un “Consejo Ciudadano de Observadores”, un conjunto de los llamados “Hombres Buenos”, o como se dice, “ciudadanos de reconocido prestigio”, , que monitoreará la etapa de la “educación cívica” ciudadana.
.
Se impone  que los ciudadanos estén alertas  para garantizar un proceso  transparente y participativo, en definitiva,  democrático. Habrá quienes – la derecha, en primer lugar- intentarán demonizar, frustrar, desacreditar o desnaturalizar el proceso constituyente y la participación democrática.
.
La discusión de una nueva  Constitución,  es un acontecimiento histórico para Chile, donde por primera vez  los ciudadanos realmente tendrán la oportunidad de hacerse presentes, con sus opiniones y su voluntad en la elaboración y proyección  de un sistema institucional  democrático moderno, libertario y justo.
.
No  hay que dejarse arrebatar este derecho.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario