viernes, 30 de octubre de 2015

EL ESCÁNDALO DEL PAPEL TOILETE,  SERVILLETAS Y PAÑALES DESECHABLES COMPROMETE A DOS GRANDES EMPRESAS QUE AHORA ESTÁN ENFRENTADAS: LA CHILENA CMPC Y LA SUECA SCA
.
.
Chile no es el único país donde CMPC (Compañía Manufacturera de Papeles y Cartones) y la multinacional sueca SCA (Svenska Cellulosa Aktiebolaget) enfrentan procesos administrativos sancionatorios por ejecutar prácticas contrarias a la libre competencia, de acuerdo a las versiones publicadas por la prensa chilena en Santiago.

En Colombia, la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) ya había formulado cargos contra Drypers Andina y Productos Familia, filiales de CMPC y SCA, respectivamente, por presuntas conductas colusorias en 2014.

El organismo administrativo concentró sus investigaciones en dos mercados: los productos de papel de cuidado personal -idéntico al caso chileno- y los pañales desechables. Según indica "El Mercurio", ninguno de ellos ha finalizado.

Estas situaciones ocurridas en Colombia habrían generado que la Fiscalía Nacional Económica fijara su atención en el mercado chileno de los productos tissue, que comprende el papel higiénico, las toallas de papel, las servilletas, y los pañuelos desechables y faciales.

Papeles tissue

La SIC de ese país presentó una acusación contra Drypers Andina, Productos Familia y tres empresas más en noviembre de 2014, debido a su presunta responsabilidad por concertar un acuerdo destinado a fijar los precios de los papeles tissue.

El órgano fiscalizador informó que tres de las cinco empresas investigadas se acogieron al beneficio de la delación compensada y entregaron documentación que acreditaría la existencia de un acuerdo de los precios existente entre 1998 y 2013.

De acuerdo con la entidad administrativa colombiana, uno de los gestores habría sido la filial de SCA y otra empresa, a las que posteriormente se habrían unido Drypers Andina y las compañías restantes.

Por cada infracción, las empresas arriesgan una multa superior a los US$ 21 millones.

La Svenska Cellulosa Aktiebolaget (SCA) es una compañía sueca de bienes de consumo y pulpa y papel manufacturado con sede en Estocolmo. Tiene aproximadamente 45.000 empleados y una facturación de aproximadamente unos €10.000 millones

Pañales desechables

En agosto de 2014, la SIC presentó un pliego de cargos contra cinco empresas por su presunta participación en un acuerdo existente entre los años 2000 y 2013 destinado a aumentar artificialmente el precio de los pañales desechables, fijar la calidad de los mismos y su forma de comercialización. En esta operación también habrían participado filiales de CMPC, con su producto Baby Sec, y SCA con pañales Pequeñín.

De acuerdo con la entidad administrativa, dos de las empresas se autodenunciaron y aportaron información.

SCA dice que acordó fijar cuotas y precios bajo amenazas y coacción de CMPC. Así, intentará revertir la decisión de eximir de multa a la firma del grupo Matte. En CMPC responden que ninguna firma -menos una multinacional como SCA- se colude por 10 años bajo coacción.

La empresa sueca admite haber participado en el cartel que la FNE denunció esta semana y por el cual se delataron tanto SCA como CMPC. Pero con varios matices: que SCA tiene evidencia de las malas prácticas desde 2006 -y no desde 2000, como denuncia la Fiscalía- y que actuó bajo presión. 
.
La empresa lo hizo explícito en un comunicado ayer en el que tras ser notificada por la FNE de su investigación, la firma indagó internamente y constató actos contrarios a la libre competencia. 
.
Con motivo de lo anterior, se acercó a la FNE y reconoció la participación de ejecutivos de la empresa en la conducta antes señalada, quienes manifestaron haber actuado coaccionados y bajo la amenaza de que la compañía sería sacada del mercado por la empresa dominante, haciéndola económicamente inviable”.
.
Gabriel Ruiz-Tagle 
.
La versión de SCA coincide con la que el jueves enunció Gabriel Ruiz-Tagle, fundador de PISA -ahora SCA Chile-, y accionista de la firma hasta 2012: las reuniones que sostuvo con ejecutivos de CMPC, dijo, “eran con el objetivo de reclamar por las múltiples arbitrariedades de que PISA era objeto por parte de la competencia”. En 2013, CMPC tenía una participación de mercado de 75% en las ventas minoristas de papel higiénico, toallas de papel, servilletas y pañuelos. SCA tenía el 11%. La sueca dice que es de toda lógica que un acuerdo equilibrado no puede sostenerse con ese desequilibrio tan manifiesto.

Uno, SCA es una empresa sueca con gigantescas espaldas financieras: tuvo ventas por US$ 13.940 millones en el mundo en 2014, versus los US$ 4.846 millones de CMPC. Y tiene 44 mil empleados, frente a 16 mil de CMPC.

Efecto sobre las multas

En el requerimiento presentado esta semana ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC), la FNE pide eximir a CMPC de la multa, por haberse acogido a la delación compensada el 27 de marzo. Pero agregó lo siguiente: “Sin perjuicio de lo que el H. Tribunal pudiese disponer respecto a lo establecido en el inciso quinto del artículo 39 de bis del DL 211”. Ese texto establece que el TDLC no podrá multar a quien la FNE haya individualizado como acreedor de la excención de multa, “salvo que se acredite durante el proceso que dicho acreedor fue el organizador de la conducta ilícita coaccionando a los demás a participar en ella”. A ello apuntará SCA en la discusión que ahora se abre en el TDLC. SCA, que es representada por los abogados José Joaquín Ugarte y Rodrigo Díaz de Valdés, de Baker & Mackenzie, intentará demostrar que CMPC la forzó a coludirse. Para ello, dicen en la empresa, tienen pruebas que lo acreditarían, incluyendo correos electrónicos. Si el Tribunal acoge ese reclamo, podría quitar el beneficio a CMPC -que es defendida por Cristobal Eyzaguirre, de Claro & Cía.- y multarla. Cercanos a SCA dicen que este tema fue planteado al fiscal Felipe Irarrázabal, quien respondió que esa controversia debía ser discutida frente al TDLC y no ante la Fiscalía, que no tiene atribuciones para abrir etapas probatorias. Ambas empresas tienen 20 días hábiles para responder el requerimiento. Y ahí comenzará la disputa abierta en el Tribunal.

SCA, que accedió al beneficio de reducción de la multa, a US$ 15 millones, enarbolará otro argumento: CMPC se delató primero que ellos porque la FNE la comunicó antes la investigación. SCA fue notificada oficialmente el 3 de abril que era sujeto de investigación, por lo que su competidor, en el plano de la delación compensada, corrió con ventaja. SCA se autodenunció recién en octubre y no sabía, dicen en la firma, que CMPC ya se había delatado.


El jueves, Felipe Irarrázabal aclaró que la exención de sanción económica tiene efectos solo en relación a la multa, “no así en relación a la indemnización de perjuicios”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario