jueves, 25 de agosto de 2011

Gobierno de Bolivia acusó a la agencia estadounidense USAID de intromisión en asuntos internos bolivianos y pidió su expulsión


Diputados oficialistas piden expulsión
de la USAID de Bolivia
El gobierno boliviano acusó a la agencia estadounidense de ayuda económica USAID de injerencia en asuntos políticos internos bolivianos por promover supuestamente una protesta de indígenas amazónicos contra el presidente Evo Morales y pidió su expulsión del país.

"La medida contra la USAID debiera ser no solamente un acto de soberanía sino de defensa intransigente de este proceso de cambio", planteó el influyente director de la estatal Agencia para el Desarrollo de las Macrorregiones y Fronteras (ADEMAF) , Juan Ramón Quintana, ex ministro de la Presidencia.

El columnista de la agencia boliviana ABI, Coco Cuba, escribió hoy que la actividades políticas de la USAID erosionaron ayer las frágiles relaciones entre Bolivia y Estados Unidos, dejándolas en el nivel más bajo desde fines de 2008, y mandando “a la congeladora el Acuerdo Marco” con el cual se esperaba restaurar las relaciones bilaterales que las cancillerías de ambos países estaban a punto de aprobar.

Dijo el columnista que esta relación,  que se quebró en 2008 cuando el presidente Evo Morales expulsó al embajador de Estados Unidos Philip Golberg, tras denunciarlo por conspiración, y desde que su entonces colega George W. Bush hiciera lo propio en reciprocidad con el boliviano Gustavo Guzmán, se empeoró más aún luego que el Gobierno de La Paz denunciara esta semana, con documentos en mano, que personeros de la Secretaría de Estados de EE UU contactaban a dirigentes indígenas bolivianos involucrados en una protesta.

La denuncia de La Paz no fue desmentida específicamente por el ministro consejero de la Embajada de Estados Unidos en Bolivia, William Mozdzierz, sino, más bien, admitida, de manera tácita, durante una consulta a que fue convocado por la Cancillería boliviana en La Paz, agregó Cuba.

El columnista de la ABI indicó que el  lunes, la legación estadounidense en La Paz confirmó, por escrito, que efectivamente sostuvo "contactos" con "sectores" sociales bolivianos, pero no desmintió que entre éstos se incluyeran a los líderes de la marcha de originarios de 20 de las 64 organizaciones que habitan el Territorio Indígena Parque Nacional Isibore Sécure (TIPNIS) que marchan hace 10 días en oposición a la construcción de una carretera que vinculará el centro subandino con el nordeste amazónico de Bolivia.

El ex ministro Quintana, hombre de confianza de Morales, agregó que "con la misma valentía que, en 2008 fue expulsado del país el embajador de Estados Unidos bajo el cargo de intromisión en asuntos internos, tenemos que expulsar inmediatamente a USAID, medida que debe convertirse en mecanismo de autodefensa de nuestro territorio", dijo.

Según Quintana, USAID financia la protesta de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB), organización que lidera la caminata de más de unos 600 km hacia La Paz de unos mil indígenas que se oponen al trazado de una ruta que divide en dos una reserva ecológica en la Amazonia.

El domingo, el presidente Morales reveló contactos telefónicos entre un funcionario de la embajada de Estados Unidos con dirigentes de la marcha, que está estacionada a unos 400 km de La Paz para negociar en las próximas horas con dos ministros de Estado el fin de la protesta.

USAID trabaja con el Gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia, gobiernos locales, sector privado, micro y pequeños empresarios, agricultores y la población para apoyar un desarrollo equitativo y sostenible. Los programas son implementados por distintas organizaciones, el sector privado y varias instancias del Gobierno de Bolivia.

Hace una semana, Estados Unidos y Bolivia habían anunciado que estaban a punto de firmar un acuerdo marco para el restablecimiento de las relaciones diplomáticas.  "Hay grandes avances en el acuerdo marco y casi lo tenemos concluido", llegó a comunicar el ministro boliviano de Exteriores, David Choquehuanca.

En este acuerdo ambos gobiernos se proponían establecer "los principios" de lo que pretendía ser el relanzamiento de las relaciones, como "el respeto a la legislación nacional, que la cooperación sea definida de Estado a Estado, así como las áreas geográficas y quienes la implementan, todo en el marco del respeto de los derechos humanos y la no intromisión en los asuntos internos y en la soberanía de los países", explicó Choquehuanca como publicó Krohne Archiv. Tras esta nueva denuncia de supuesta intromisión estadounidense, ¿seguirá en pie el plan de relanzamiento de estas relaciones que han ido de porrazo en porrazo como dijo Cuba?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario