miércoles, 24 de agosto de 2011

Dominique Strauss-Kahn sigue en Nueva York y no ha dicho dónde vivirá con su familia en el futuro

El ex director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) Dominique Strauss-Kahn, en libertad desde  ayer tras ser declarado inocente en el caso de una supuesta violación por un tribunal estadounidense, continúa hoy en Nueva York sin lograr hasta ahora que le sea devuelto el pasaporte, informó el diario electrónico neoyorquino La Prensa.

La Fiscalía de Manhattan confirmó esta versión indicando que las autoridades proyectan devolverle hoy los documentos de identificación a Strauss-Kahn. Ayer el trámite se retrasó como consecuencia del terremoto de 5,8 grados Richter que sacudió la ciudad, dijeron las autoridades judiciales.

“Hasta el martes no podíamos decirle que era libre de realizar decisiones de ningún tipo. Hoy sí lo es y creo que él y su familia se tomarán un tiempo para relajarse”, aseguró hoy uno de los abogados de Strauss-Kahn, William Taylor, en una entrevista concedida al programa Today, de la cadena MSNBC, según  informó la agencia efe.

En esa intervención, el abogado añadió que el que fuera uno de los hombres más poderosos del mundo y su familia “harán los arreglos que necesiten para decidir dónde vivirán y cuándo desean mudarse".

El abogado Brafman
Por su parte, Benjamin Brafman, el otro abogado defensor del economista y político francés, dijo en esa misma entrevista que ahora su cliente “tiene muchas opciones, excepcionalmente amplias" para su futuro, porque es “un hombre brillante, una mente brillante en economía, y en este momento es lo que más necesitamos".

DSK, como conoce la prensa al ex dirigente del FMI, continúa viviendo por ahora en el lujoso apartamento del barrio neoyorquino de Tribeca que alquiló a finales de mayo, cuando se le concedió la libertad vigilada al salir de la prisión de Rikers Island, donde permaneció durante cerca de una semana.

“Estoy deseando volver a mi país, pero antes debo resolver algunos asuntos”, afirmó el propio Strauss-Kahn a la llegada a ese apartamento ayer, procedente del tribunal de Manhattan donde el juez Michael Obus cerró el caso penal abierto en su contra desde el pasado mayo, cuando la empleada de hotel Nafissatou Diallo lo acusó de agresión sexual e intento de violación, hecho que dijo había ocurrido en una habitación del lujoso Hotel Sofitel de Mahattan, donde DSK alojaba el día 14 de mayo cuando fue detenido.

Sobre este mediático caso que ha dado la vuelta al mundo los abogados del político y economista francés  aseguraron que su cliente pagó “un precio muy caro por un lapso momentáneo en el que no cometió un delito".

“Ahora que los cargos se han retirado, creo que es una lección para que el mundo entienda, incluidos los medios de comunicación, que no es una buena idea juzgar rápidamente a alguien”, aseguró Brafman.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario