lunes, 22 de agosto de 2011

Chile: 80 organizaciones sindicales apoyan el paro nacional convocado por la CUT

El "sistema político-económico no da para más" - Los trabajadores piden reformas urgentes en Salud, Previsión Social, Educación, Reforma Tributaria, Nueva Constitución y un Nuevo Código del Trabajo.

La crisis política chilena está al rojo vivo en un país que vive una nueva semana complicada caracterizada  por una huelga nacional de 48 horas de los trabajadores convocada por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y por un conflicto estudiantil que parece no tener destino ni solución, porque ninguna de las partes está dispuesta a ceder en las peticiones o en las ofertas concretas.

El ministro secretario general de Gobierno, Andrés Chadwick, reiteró esta tarde el rechazo del gobierno al paro nacional subrayando que el llamado es "ilegal e injustificado".

"Aquí la situación es muy clara: hay un convocante oficial, que es la CUT, es un paro de carácter ilegal. Además nosotros consideramos que es una movilización completamente injustificada, que no tiene ninguna razón de ser”, dijo Chadwick.

Sin embargo, los trabajadores no piensan así y dicen que en un manifiesto que “Chile enfrenta una situación de descontento generalizado como consecuencia de las desigualdades sociales, económicas, políticas, culturales y de derechos que ha terminado por agudizar la crisis de representación y participación que por años se ha mantenido en Chile”.

El manifiesto del paro

El subsecretario general de la CUT, Guillermo Salinas (izquierda), describió esta situación en seis puntos:

1- Por una Reforma Tributaria. Las trasnacionales, los consorcios nacionales y extranjeros, las grandes empresas, los más ricos, pueden y deben pagar más impuestos que permitan al país tener recursos para enfrentar los problemas sociales. Esos impuestos deben servir para el desarrollo de las regiones donde están instaladas dichas empresas.

2- Cambio del sistema de previsión social. En el actual sistema de pensiones radica el empobrecimiento de millones de pensionados y de la gente de la tercera edad. El sistema de pensiones de capitalización individual con fines de lucro, permite el enriquecimiento de los grupos económicos que administran las AFPs y las empresas donde estos capitales se invierten. El estado debe jugar un rol preponderante en materia de previsión social y las empresas deben aportar para las pensiones de sus trabajadores y trabajadoras.

3- Mejorar la salud de todas y todos los chilenos. Las Isapres (seguros privados de salud) tienen planes especulativos y no logran satisfacer las necesidades de los usuarios y, además producen endeudamiento. Se requiere una profunda reforma a la Ley de Isapres para terminar con los planes abusivos y el estado debe aumentar los recursos para una salud pública de calidad y oportuna.

4- Nueva institucionalidad para la educación. La CUT respalda las justas y coherentes demandas de estudiantes, profesores y asistentes de la educación y exigimos una nueva institucionalidad para la educación pública. Exigimos terminar con el lucro a costa de platas del estado, y garantizar el real acceso a la educación y la participación de todos los estamentos en las decisiones de la educación.

5- Nuevo Código del Trabajo. Es en el trabajo donde se producen las grandes desigualdades sociales, afectando a millones de trabajadoras y trabajadores con empleo precario, de mala calidad y con salario de pobreza. Demandamos un nuevo Código Laboral que garantice una verdadera libertad sindical, negociación colectiva sectorial y por servicios, real derecho a huelga, término al despido por necesidades de la empresa y fin al MultiRut, entre otros.

6- Nueva Constitución Política. Chile como país requiere de una nueva Constitución Política, que dé rango constitucional a los derechos fundamentales de los trabajadores y trabajadoras y que establezca el plebiscito como una forma de resolver los grandes temas nacionales para que chilenas y chilenos puedan opinar y decidir.

Sin embargo, el Gobierno ha dicho que este paro es político y no gremial y, por lo tanto, serán descontados los días no trabajados.

Señaló Chadwick que en caso de producirse incidentes la responsabilidad será del presidente de la CUT Arturo Martínez.

"Si esos hechos son de categoría mayor, que impidan el funcionamiento de las personas, la atención, y que las personas puedan circular y tener todas las atenciones que correspondan a un día normal, veremos si hay responsabilidades y cuáles son los hechos y la magnitud de esos hechos. Pero no vamos a adelantar ningún criterio sobre la materia, sino que vamos a esperar con absoluta tranquilidad en esos días de paro que ha convocado la CUT", añadió el secretario de Estado

Entretanto, Arturo Martínez (derecha) descartó pedir algún tipo de autorización a la Intendencia Metropolitana con motivo del paro, ya que no se contempla una "marcha predeterminada" para el día jueves, sino que diversos grupos caminarán desde cuatro puntos de la capital hacia el centro de Santiago, donde esperan hacer un acto frente a la multisindical.

A este paro se han sumado ya más de 80 organizaciones sociales y sindicales como la Anef, Confusam, el Colegio de Profesores, la Confech, la Confederación Nacional de Taxistas, Trabajadores de Transantiago, del Metro, del Cobre y Portuarios. Martínez dijo que para el miércoles 24 la idea es llamar a la gente a no concurrir al centro de Santiago y que los grupos organizados lleven a cabo reuniones en sus propias comunas, mientras que para el jueves 25, el objetivo es que estos grupos de trabajo “caminen” (“no marchen”) hacia el centro de la capital desde cuatro puntos (Plaza Italia, Mapocho, Estación Central y San Diego con Placer).

Precisó que "en Santiago, en la mayoría de las comunas tenemos organización y el miércoles van a hacer sus actividades en cada una de ellas.

En tanto, aclaró que los convocantes al paro nacional no han llamado a bloquear caminos o accesos a las ciudades. "Hemos llamado a juntar gente en las calles para manifestarse con banderas, lienzos, pancartas. Nuestro instructivo es clarísimo en ese sentido", consignó.

Partidos políticos opositores apoyan el paro

La directiva de la Democracia Cristiana, después de muchos tira y aflojes, decidió finalmente hacer un llamado a los dirigentes y militantes del partido a sumarse "pacíficamente" al paro organizado por la CUT.

El líder del PDC, senador Ignacio Walker (izquierda) manifestó que adhieren a las principales demandas de la multisindical -entre las que se incluye un nuevo código laboral y reformas a la Constitución-, aunque evitó sumarse activamente al paro. "Los que convocan son los de la CUT", repitieron insistentemente en la DC.

Con esto, la DC no se hará parte de la convocatoria al paro, distanciándose de la postura adoptada por los otros partidos de la Concertación, aunque fue un paso más allá de su postura inicial, informó el diario La Tercera.

Contrariamente los restantes partidos de la Concertación opositora, el PS, PPD y PRSD sí respaldaron el paro e, incluso, se sumaron a la convocatoria. De hecho, el timonel del PS, Osvaldo Andrade, participará en las actividades, mientras que los presidentes del PPD, Carolina Tohá, y del PRSD, José Antonio Gómez, aún deben definir de qué manera se sumarán a la movilización.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario