jueves, 25 de agosto de 2011

El controvertido coronel libio llama a su pueblo a masacrar a los insurgentes, porque de lo contrario van a violar a sus mujeres

"Libia es el pueblo de Libia, no el de Francia de (Nicolas) Sarkozy ni el de Italia", dijo Gadafi en alusión a algunos de los países que han ayudado a los rebeldes.

Unos 1.000 insurgentes que rodean diez edificios defendidos por los seguidores de Muamar Gadafi libraban hoy jueves una intensa batalla en Trípoli, en el barrio Abu Salim, donde se cree que se esconde el ex líder libio, quien en una nueva transmisión radial, pidió a los libios destruir a los insurgentes.

Los leales a Gadafi ocupan al menos diez edificios de gran altura, “tienen armas pesadas, quizá incluso un tanque", dijo el comandante insurgente Mohamed Karam en referencia a los seguidores del coronel desaparecido.

Mahmud Bakush, un comandante rebelde, indicó que hay rumores de que los hijos de Gadafi estarían escondidos en uno de los edificios.

"No dejen a Trípoli a las ratas. Combátanlas y mátenlas", afirmó Gadafi en una cinta de audio transmitida por la televisión Al-Arabiya.

"Ha llegado el momento del martirio o la victoria", agregó, y pidió a las tribus fuera de la capital que "continúen su marcha hacia Trípoli". Dijo también que los imanes en las mezquitas deberían pedir a los jóvenes que se alcen "en una yihad" (guerra santa).

Advirtió luego Gadafi que los insurgentes entrarán en los hogares y violarán a las mujeres. "Entrarán en sus casas y les privarán de su honor", agregó. "La OTAN no puede permanecer todo el tiempo en su espacio aéreo".

Gadafi insistió en que "Libia es el pueblo de Libia, no el de Francia de (Nicolas) Sarkozy ni el de Italia", en alusión a algunos de los países que han ayudado a los rebeldes.


El vocero de Gadafi, Mussa Ibrahim, declaró que el dictador se encuentra en Libia y tiene el ánimo alto. Gadafi "encabeza la batalla por nuestra libertad e independencia", indicó Ibrahim, al que fue posible reconocer por su tono de voz.

"Todos los familiares del líder se encuentran bien", dijo Ibrahim, y agregó que los máximos ayudantes políticos y militares siguen con Gadafi.

Dos “peces gordos” abandonan a Gadafi

El ministro de Salud del régimen libio, Mohamed Hijazi (abajo izquierda), se convirtió hoy en el segundo desertor “peso pesado” del régimen de Muamar Gadafi para ponerse a disposición de los rebeldes en menos de 24 horas. Antes lo hizo el número dos de la Inteligencia libia, el general Mohamed Alí (abajo derecha).

Hijazi comunicó su deserción en una entrevista concedida a la cadena panárabe Al Arabiya. Explicó que hace al menos dos meses que planeaba abandonar el Gobierno, pero que no lo hizo antes porque temía por su seguridad personal.

Interrogado sobre la entrada de los rebeldes en Trípoli, el ya ex ministro reconoció que "las cosas han cambiado" desde entonces. No obstante advirtió que la batalla continuará porque "el régimen tiene sus tácticas y trucos. Les pido que sean cautos", dijo en alusión a los rebeldes.

Entretanto Mohamed Alí comunicó su decisión en otra entrevista de la misma cadena Al Arabiya.

"Me pongo a mí mismo al servicio de la nación y llamo a todos los generales y soldados que son hijos de Libia a unirse a la revolución del 17 de febrero", señaló.

Italia liberará 350 millones de euros a Libia

El primer ministro italiano Silvio Berlusconi informó hoy jueves que Italia se dispone a liberar 350 millones de euros (505 millones de dólares) en bienes libios congelados en poder de bancos italianos.

Berlusconi formuló el anuncio después de reunirse en Milán con uno de los nuevos líderes libios, Mahmud Jibril, en la segunda escala de una gira diplomática de los rebeldes por Europa para recuperar miles de millones de dólares en bienes libios congelados. Jibril estuvo en París el miércoles y tenía previsto viajar desde Italia a Estambul para asistir a una reunión del llamado Grupo de Contacto de 30 países.

La oposición libia dice que necesita urgentemente al menos 5.000 millones de dólares en bienes congelados para pagar salarios públicos, mantener los servicios vitales y reparar las instalaciones petroleras.

Jibril advirtió que se arriesgaría la estabilidad y seguridad si no se pagan los salarios de los rebeldes, que no los han recibido hace cuatro meses. Agregó que entre las prioridades urgentes están la recolección de armas, la reconstrucción del sistema judicial y las fuerzas armadas nacionales, atender a los heridos en Libia y el extranjero y reconstruir plantas eléctricas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario