jueves, 28 de abril de 2016

LA COLUMNA DEL PERIODISTA FERNÁNDEZ
.

LA ÚLTIMA CUOTA DE LA CUNA


Por Enrique Fernández


Una historia que circula por estos días cuenta que en un futuro muy lejano un anciano se presenta ante las oficinas de cobranza de “La Polar”.
.
- Vengo a pagar la última cuota de la cuna –le dice a una amable ejecutiva.
.
- ¡Qué bien, señor! ¿Usted es el abuelito de la guagua? –pregunta ella, sonriente.
.
- No, señorita. Yo era la guagua –responde el anciano.
.
Volvamos al presente.
.
Este señor de cabello cano -o ex guagua-bien podría ser cualquiera de los casi cuatro millones de chilenos que no han cumplido con el pago de sus deudas en el tiempo pactado. Un informe de la Escuela de Ingeniería de la Universidad San Sebastián y la firma norteamericana Equifax, estima que en Chile hay 11.008.324 personas con algún tipo de deudas por créditos bancarios o comerciales. Si la población del país llega a 18 millones de habitantes, al menos la mitad de los chilenos tiene deudas, incluyendo los recién nacidos y los ancianos.
.
Pero no todos cumplen a la hora de pagar, como quedó demostrado hace seis años cuando estalló el escándalo de “La Polar”. El informe de la universidad advierte que los deudores morosos, con cuotas impagas y atrasadas, son 3.951.083, es decir, casi cuatro millones. Si los chilenos mayores de 14 años con acceso al crédito son alrededor de 16 millones, llegaremos a la vergonzosa conclusión de que uno de cada cuatro habitantes del país es un deudor moroso.
.
¿Qué cantidades deben estos consumidores? Entre los hombres (1.924.159 morosos), el promedio impago es de 1.731.392 pesos por cada uno de ellos. Entre las mujeres (2.026.924), el promedio de cada morosa es de 917.628 pesos. ¿En qué se refleja esta deuda? Fácil es deducirlo, al contemplar el auge de los celulares, los televisores LCD, los automóviles nuevos y usados y los productos capitalistas que nos llegan de la República Popular China.
.
En diciembre de 2011 la cantidad de incumplidores sobrepasó los cuatro millones y a principios de 2012 el Gobierno del Presidente Sebastián Piñera aprobó un “borronazo” para que los antecedentes de estos endeudados desaparecieran de Dicom (Directorio de Información Comercial). ¿Significa eso que ahora estamos a las puertas de otro “borronazo?
.
Fue a mediados de los años 70, durante la irrupción de los “Chicago Boys”, cuando el entonces ministro de Hacienda Sergio de Castro invitó a los chilenos a endeudarse. Incluso la deuda externa del país, que bordeaba los 4.000 millones de dólares, para el ministro no era una deuda sino un “ahorro externo”.
.
¿A cuánto se eleva hoy ese “ahorro? A 155.656 millones de dólares.
.
Como las cifras son frías y no revelan su verdadero contenido si usted no las observa con detenimiento, esta deuda externa le resultará normal, porque somos un país en desarrollo. Además el Banco Central y el Ministerio de Hacienda nos informan que estos 155 mil millones de dólares equivalen al 70% del producto interno bruto del país, lo que también podrá parecer normal.
.
¿Y qué sucede si alguien le informa que usted es parte comprometida en la deuda externa de su país? Porque si dividimos el total adeudado hasta ahora por los 18 millones de habitantes del territorio, incluidos los ancianos, niños y recién nacidos, la deuda per cápita o por cada uno de nosotros es de 8.611 dólares. O si lo prefiere, su participación en la deuda externa del país -lo que usted hipotéticamente debe- llega a… 5.700.000 pesos.
.
Por eso lo más práctico es evitar las deudas, “en la medida de lo posible”, para no tener que llegar con el cabello blanco en canas a pagar la última cuota de la cuna. ¿Le parece?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario