jueves, 19 de junio de 2014

19-6-2014-KRADIARIO-N°902

PERDIENDO LA BRÚJULA EN IRAK
.
Por Martín Poblete

Pocas veces se había visto tan desconcertadas a las potencias occidentales, el avance de una  fuerza paramilitar, ISIS, dirigida por un pequeño grupo de políticos restauracionistas  ha puesto en jaque no solo al régimen  gobernante en Bagdad, también al "establishment"  diplomático en Washington y Londres, y a sus extensiones en Tel Aviv y Riyadh.
.
Desde Washington ya se oye un clamor por cambios en el gobierno iraquí como si la sustitución del primer ministro Nuri Al Maliki pudiera resolver la grave crisis militar y política de un gobierno cuyos orígenes se remontan al  régimen de ocupación americano entre 2003 y 2011.

Al Maliki, quien es además primer secretario general del Partido Islámico Dawa con el cual logró el Gobierno de transición iraquí tras la la retirada de EE UU. Actualmente se encuentra en su segundo mandato como primer ministro. Comenzó su carrera política como chia disidente bajo Saddam Hussein dictadura a finales de 1970 y saltó a la fama después de que él huyó de una sentencia de muerte en el exilio durante 24 años. Durante su tiempo en el extranjero, se convirtió en un importante líder de Dawa, coordinó las actividades de la guerrilla anti-Saddam.

La situación en terreno
.
El mejor mensaje de la situación en el terreno, está en esas fotografías y videos de fuerzas de ISIS,  tripulando los carros  para transporte de personal, "Humvees"(la versión civil es el 4X4 Hummer), con los cuales las fuerzas de ocupación americanas equiparon al  reorganizado ejército iraquí  post-Saddam Hussein;  al parecer, y a la fecha no hay desmentidos, el colapso y fuga de las guarniciones del ejército iraquí en la región noroccidental del país, dejó en manos de la insurrección restauracionista  considerables cantidades de armamentos, municiones incluyendo coheterìa ligera, y vehículos militares diversos.  Similar situación parece haber ocurrido en Kirkuk, ahí el principal beneficiario del colapso militar iraquí habrìa sido el Peshmerga o ejército kurdo,  nuevos ocupantes del otrora importante cuartel general  en la rica cuenca petrolífera circundante, cercana al lìmite con la región autónoma de Kurdistán.
.
Centros de investigación y estudio, medios impresos y electrónicos, y algunas personalidades de la diplomacia particularmente desde Londres, han empezado a plantear  propuestas explìcitas de partición de Irak siguiendo líneas étnicas y religiosas;  un Estado musulmán sunì limitando al norte con Turquía, al sur con Tikrit, al este el Tigris y al oeste Siria; alguna forma de administración neutral, tal vez con participación de Naciones Unidas, para Kirkuk y su ricos recursos energéticos; los kurdos en Kurdistán, pero ahora como nación independiente;  y un Estado musulmán chía en  Bagdad limitando al norte con los suníes en Tikrit, al sur con el Shatt-al-Arab  y Arabia Saudita,  al este con Irán, y al oeste con el desierto del sur de Siria.
.
Estas ideas habían sido sugeridas por Lord Curzon  a comienzos del Siglo XX antes de la Primera Guerra Mundial, pero su designación de Virrey de India lo alejò  del  asunto y la idea quedó en nada. Después en 1916 Sir Alan Sykes y Francois Georges-Picot acordaron los lineamientos del Medio Oriente como se lo conoció por el resto del Siglo XX  y comienzos del XXI .  Una dificultad en la implementación de cualesquiera forma de partición territorial en Irak, radica en la tésis  de  los líderes de ISIS, cuyo proyecto de restaurar el Califato de Bagdad no considera particiones de ninguna especie,  más bien apunta sin duda a terminar con el "status quo" creado por el Pacto Sykes-Picot.
.
Desde Riyadh y por intermedio del embajador en Londres (entrevista hoy en The Telegraph, reproducida parcialmente en las ediciones electrónicas de The Times y The Guardian), el Reino de Arabia Saudita proclama diplomacia de no intervención en el conflicto de Irak, mensaje dirigido específicamente a Londres y Washington; la familia real saudita y sus consejeros estarían por permitir el desenlace del conflicto  según sea la dinámica de las fuerzas en Irak, excluyendo la intervención de potencias occidentales, es decir de los Estados Unidos,  tal vez jugando la carta del posible triunfo de la insurrección suní (la secta Wahabí, iglesia oficial del Reino de Arabia Saudita, es suní) seguido por la derrota y destitución de un régimen chía, con sus implicancias para Iran una república islámica chía considerada adversaria geopolítica por los sauditas.
.
Mientras se sigue jugando la mas reciente partida de ajedrez estratégico en el Medio Oriente,  continùa el flujo de cientos de miles de refugiados en variadas direcciones,   transitando su angustia, dolor y miseria.   Por su parte, los ayatolas y el gobierno en Teheran  mantienen su apoyo al régimen chía de Al Maliki, algunas fuentes carentes de confiabilidad informan de la presencia de militares iraníes en Irak, pero esto no ha podido ser verificado.
.
En otra dimensión, el conflicto  ha interrumpido el normal flujo de las exportaciones de uno de los mas importantes productores de petróleo, con el predecible impacto alcista en los mercados internacionales del producto, muy mala noticia para Chile y demás países importadores  netos de petróleo y gas natural.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario