lunes, 17 de marzo de 2014

17-3-2014-KRADIARIO-Nº889

Columna de psicología social y familiar de los lunes

LA SEPARACIÓN DE LOS PADRES

Por Jessika Krohne
www.psicologiaglobal

La separación de los padres siempre produce una crisis en una familia, independientemente de la edad que tengan los hijos. Es por eso que es muy esencial dedicarles en estos casos más tiempo a los hijos, escucharlos, contenerlos, apoyarlos y llevarlos a terapia para que puedan trabajar esta situación a su manera.

Inevitablemente a los niños les surgen muchas dudas y miedos como por ejemplo con quienes irán a vivir de aquí en adelante, ¿permanecerán en el mismo lugar? Si se quedan con la madre, ¿con cuánta frecuencia irán a ver a su papá?, ¿Podrán seguir en el mismo colegio?, ¿Tendrán los mismos amigos? y ¿Qué opinarán ellos, sus pares sobre lo que están viviendo? ¿Podrán seguir pagando la educación de sus hijos?

Éstas son solo algunas de las muchas preguntas que surgen cuando los niños se ven enfrentados a una separación de sus padres.

Para los padres es fundamental no involucrar a sus hijos en la decisión que se tomará y tratar de contarles cuando ya están seguros que la separación es el único camino a seguir. Es fundamental no ponerlos en el medio y según la edad de los niños encontrar el lenguaje adecuado para transmitirles su decisión. Cuando se trata de niños muy pequeños, es muy útil trabajar con cuentos y libros didácticos con dibujos relacionados con esa temática. Siempre hay que transmitirles a los hijos de cualquier edad, que el quiebre se produce entre la pareja, pero que como padres ambos van a estar siempre presentes para lo que necesiten.

Hasta noviembre de 2013, hubo más de 44 mil divorcios, sin considerar las separaciones informales, según cifras del Registro Civil. Es una realidad cada vez más frecuente en Chile y uno de los aspectos que se debe tener en cuenta es enfrentarla de la mejor manera posible con los hijos.
El doctor Alfonso Correa, jefe de la Unidad de Psiquiatría Infantil de Clínica Alemana, explica que más que la separación en sí, lo que afecta a los niños es el grado de disfuncionalidad en los acuerdos como padres, es decir, si se desautorizan, ponen a los hijos en medio de sus conflictos o existe una mala relación entre ellos. Justamente esa conducta hay que evitarla y tratar de dejar a los niños totalmente fuera de sus conflictos como pareja.

También enfatiza el médico que es necesario consultar, incluso en forma preventiva para recibir orientación sobre cómo enfrentar este proceso con el objetivo de afectar lo menos posible a los hijos. Los padres también deben estar atentos a cualquier síntoma de cambio importante en los niños, especialmente cuando no se sienten capacitados para manejarlo adecuadamente.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario