miércoles, 30 de mayo de 2012

¿ESTARÍA HIDROAYSÉN "COLGANDO DE UN HILO" POR FALTA DE REGULACIONES DEL GOBIERNO E INCREMENTO DE LOS COSTOS? 

Declaraciones de Daniel Fernández publicadas por El Mercurio

El megaproyecto energético Hidroaysén podría sufrir demoras por modificaciones en las regulaciones medioambientales y la incertidumbre sobre el plan del Gobierno para construir la "carretera" pública de transmisión eléctrica destinada a transportar la energía al resto del país. Así lo reconoció ayer el vicepresidente ejecutivo de la empresa, Daniel Fernández, como publicó el diario El Mercurio.

Pese a que el proyecto sorteó los recursos interpuestos en tribunales por ambientalistas y opositores a la construcción de la central, el ejecutivo afirmó que indefiniciones en el aspecto regulatorio podrían tener efectos en la puesta en marcha de la iniciativa energética.

"No lo limitaría al tema judicial", indicó. "Lo que puede retrasar proyectos es la incertidumbre en el ámbito regulatorio, una indefinición de la carretera eléctrica pública o en el tema de la regulación ambiental", señaló Fernández.

El vicepresidente ejecutivo de HidroAysén recalcó que el proyecto necesita definiciones sobre la red estatal para diseñar el tendido de la suya, cuyo estudio ambiental espera entregar a fines del 2012, un año después de lo estimado.

Agregó que el retraso del proyecto, considerado clave para la matriz energética del país por algunos sectores, también fue motivado por consultas ciudadanas que realizó la compañía.

Originalmente, la empresa proyectaba transmitir en corriente continua por más de 2.000 kilómetros hasta la capital chilena. "El Gobierno no ha anunciado exactamente en qué consiste esa carretera, cuál es su trazado y en qué plazo va a estar funcionando. Para nosotros es hasta ahora un factor de incertidumbre", reconoció.

La empresa ha dicho que no avanzará en la construcción del complejo energético hasta que no reciba la luz verde para su vía de transmisión. De contar con la vía estatal, el trazado se reduciría a menos de 900 kilómetros.

La cifra original de inversión de US$ 3.200 millones estimada para la construcción de las centrales ha sido reajustada, pero no se han revelado las nuevas cifras.

"Esos costos han subido a partir de los estudios de ingeniería y también a partir de las obligaciones ambientales que se impusieron en la calificación", dijo Fernández a El Mercurio.

Fuentes de la industria calculan que la inversión necesaria para la construcción de las centrales estaría actualmente en torno a los US$ 4.500 millones y en una cifra similar para la línea de transmisión.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario