sábado, 18 de septiembre de 2010

Imposibilidad del Gobierno de parar huelga de hambre mapuche ensombreció festejos del Bicentenario

El Gobierno chileno no pudo resolver la huelga de hambre que realiza desde hace 69 días un grupo de 34 mapuches procesados por actos terroristas y agitaciones públicas y que demanda una reforma de la Ley Antiterrorista, además de exigir que sus procesos sean tramitados en el futuro por tribunales civiles y no militares, como ocurre en la actualidad.

Todos los esfuerzos que se hicieron quedaron a medio camino, situación que ensombreció parcialmente la celebración del bicentenario de Chile que el gobierno efectuó  hoy con el tradicional Te Deum Ecuménico en la Catedral Metropolitana y luego en ceremonias formales y oficiales en la Plaza de Armas de Santiago, en el Palacio de Bellas Artes y también en el Palacio de La Moneda, sede del Gobierno.

Todos estos actos fueron presididos por el Presidente Sebastián Piñera, con participación de todos los integrantes del Gabinete, altos personeros nacionales y con invitados especiales como los presidentes Evo Morales de Bolivia, Fernando Lugo de Paraguay, Cristina Fernández de Kirchner de Argentina y José Mujica de Uruguay.

Al finalizar el Te Deum, Morales manifestó su confianza de que estaba “seguro que habría un buen resultado para los hermanos mapuches”

“Es parte de los gobiernos democráticos resolver las legislaciones heredadas de los regímenes militares, como la Ley Antiterrorista que es aplicada a los casos de los presos mapuches que están en huelga de hambre y que permite el doble procesamiento por tribunales civiles y militares”

Lugo, por su parte, declaró que tenemos que “revisar el pasado, las deudas y proyectar un futuro con más equidad, justicia, integridad e inclusión, especialmente a esos pueblos que fueron históricamente olvidados".

En horas de la tarde de hoy, al grupo de tres mapuches huelguistas que están en situación crítica de salud se agregó uno más, Luis Menares, quien fue trasladado a un servicio médico de urgencia como consecuencia de una grave descomposición. Los otros tres son José Huenuche, Jonathan Huillical y Ramón Llanquileo.

En la Catedral, Piñera dijo que “"No hay que confundir a los pueblos originarios con 34 comuneros que tomaron el camino equivocado" (huelga de hambre), marcando una clara diferencia entre los huelguistas y otros miembros de los mapuches. Un día antes, el mandatario chileno había anunciado la creación de una mesa de diálogo con el pueblo mapuche.

En su discurso, Piñera señaló que “hay más de un millón de chilenas y chilenos que se identifican con el pueblo mapuche y con otros pueblos originarios y la inmensa mayoría de estos está celebrando el Bicentenario (...) y creo que la inmensa mayoría de los chilenos comparte que el país se construye con unidad y trabajo".

Saludo del Secretario General de la ONU

Todo esto ocurría cuando en Santiago se recibió el saludo especial del secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, por el bicentenario, en el cual dijo que esperaba que esta celebración fuera “"una oportunidad para fortalecer los logros alcanzados en cuanto a la consolidación de la democracia, de los derechos humanos y el cumplimiento de los Objetivos del Milenio".

En ese sentido, el alto funcionario internacional destacó que las metas hayan sido alcanzadas casi en su totalidad en el país, incluidos los ocho puntos declarados el año 2000 y por medio de los cuales se busca poner fin a la mortalidad infantil, a la pobreza extrema, y al Sida, entre otros tópicos.

En dirección al diálogo
El Te Deum Ecuménico del Bicentenario estuvo fuertemente marcado por la rememoración de los hechos que siguieron a la conformación de la primera Junta Nacional de Gobierno el 18 de septiembre de 1810 y a la situación que hoy afecta al país.

El cardenal Arzobispo de Santiago, Francisco Javier Errázuriz, en su homilía,  emplazó a los 34 mapuches en ayuno hace 69 días y a las autoridades a "reestablecer las confianzas imprescindibles", de modo de poner punto final a la presión e iniciar un "diálogo generoso y visionario". "Nos preocupa la huelga de hambre de nuestros hermanos mapuches, que puede dejar en ellos daños irreparables", advirtió durante su alocución.

Por su parte, el arzobispo de Concepción, monseñor Ricardo Ezzati, destacó la propuesta de mesa de diálogo hecha por el Ejecutivo para solucionar los problemas de fondo que afectan a las comunidades indígenas. El prelado hizo esta declaración en el marco del Te Deum realizado también hoy en la catedral de Concepción.

"No podemos sino alegrarnos y aplaudir el anuncio presidencial hecho al mediodía de ayer. Quiera Dios que la mesa de diálogo anunciada y que se constituirá una vez terminada la fiesta del bicentenario, haga eficaz esa voluntad de reencuentro que todos anhelamos", indicó Ezzati.

La OEA

El secretario Genertal de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, emplazó al Gobierno a reconocer constitucionalmente a los pueblos indígenas. Dijo que la voluntad de reivindicar las etnias sería un primer paso importante para poner fin a conflictos ancestrales.

Invitado a los actos del Bicentenario en Santiago, declaró: "Muchos países de América tienen en sus Constituciones un reconocimiento de la existencia y presencia de los pueblos indígenas. Eso sería un comienzo", sostuvo Insulza.

Recordó que en los gobiernos de la Concertación se intentó incluir esta materia en la última reforma a la Constitución "y no se obtuvo", por lo que ahora "es el momento de hacer un llamado para que todos juntos reconozcamos la existencia de los pueblos indígenas de Chile".

Según el secretario general, se debe comprender que detrás de la crisis indígena "hay fenómenos de atraso y deuda histórica" y pidió "tratar de salir todos juntos al paso porque el peor camino que se puede adoptar es empezar a decir quién tuvo la culpa, quien no lo hizo o quien no aprobó determinado acuerdo".
 
La violencia mapuche continúa

Mientras tanto continuaron las acciones violentas de protesta de parte de los mapuches en contra del Gobierno y los sectores privados o religiosos, con la toma de un fundo de la Iglesia en la Región  de la Araucanía. Se trata de mapuches de la comunidad Llofue, quienes ingresaron al fundo Santa Lucía y que actualmente está en manos de la familia Prizkie en una superficie de 60 hectáreas, mientras que otras 10 pertenecen a la Iglesia Católica,  la que instaló allí el Seminario San Javier.

Los mapuches movilizados coincidieron en señalar que no depondrán la movilización mientras no les restituyan la totalidad de las tierras que reclaman, por lo que no se descartaba el desalojo.

En este contexto, el obispo de Temuco, monseñor Manuel Camilo Vial, junto con destacar los avances que significará la instalación de una mesa de diálogo a partir de la próxima semana, dijo que "también es necesario, con la misma fuerza, repudiar los actos de violencia provocado por exposición pública".

"Tenemos que detener el proceso de acostumbramiento de la sociedad a la violencia y a su aprovechamiento sistemático, por parte de otros actores ajenos a nuestra realidad", declaró.

Ex presidenta Bachelet

La ex presidenta Michelle Bachelet cuestionó hoy, tras asistir al Te Deum Ecuménico, el período de conversaciones que tendrá la mesa de diálogo propuesta por el gobierno para mejorar la calidad de vida de los mapuches, pues no entrega soluciones en el corto plazo para finalizar la huelga de hambre de 34 comuneros de este pueblo originario.

"Creo que la mesa de diálogo es muy importante, pero esta mesa, que tiene plazo hasta diciembre, no va a resolver el conflicto contingente (...). Esa mesa debería tener otro plazo a la brevedad para ir en apoyo de la solución del problema de la huelga de hambre", dijo la ex Mandataria, que viajó hoy a Nueva York para asumir como secretaria adjunta de la ONU-Mujeres.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario