viernes, 17 de marzo de 2017

Tenso encuentro en la Casa Blanca

PARA TRUMP "LA INMIGRACIÓN ES UN PRIVILEGIO" Y NO UN DERECHO, COMO LE DIJO HOY A LA CANCILLER MERKEL EN LA CASA BLANCA


“La inmigración es un privilegio, no un derecho”,  le dijo el presidente de EE  UU Donald Trump a su visita ilustre en la Casa Blanca en Washington, la canciller  alemana Angela Merkel. En estos términos Trump volvió a insistir  en que la protección de los ciudadanos de su país debe ser una prioridad de seguridad nacional.

El Mandatario ya había criticado duramente en el pasado la política sobre refugiados de Alemania.  Y lo hizo durante la campaña electoral en que criticó duramente a Merkel por haber aceptado a refugiados sirios en su país, una política diametralmente opuesta a sus medidas en suelo estadounidense, ya que ha intentado en dos ocasiones prohibir la entrada a dichos refugiados, aunque sus órdenes fueron bloqueadas por la Justicia.
Trump volvió a vincular la inmigración con el terrorismo y la delincuencia: “También reconocemos que la seguridad migratoria es seguridad nacional. Debemos proteger a nuestros ciudadanos de aquellos que tratan de difundir el terrorismo, el extremismo y la violencia dentro de nuestras fronteras”, dijo el mandatario ante la prensa.
Merkel, por su parte, insistió en que Alemania seguirá acogiendo a personas que realmente necesitan protección. Sin embargo, destacó la necesidad de controlar la “inmigración ilegal”. Recientemente, su gobierno ha endurecido las normas de asilo.
Días antes de ser investido presidente,Trump arremetió contra la UE y en especial contra la Alemania de Merkel por lo que él considera un “error catastrófico por acoger a todos esos ilegales”. Merkel rehuyó el conflicto de los refugiados pero sí habló en nombre de la UE respondiendo a un controvertido Trump  que los europeos “no necesitan consejos”.

Al finalizar el encuentro Merkel declaró que “tenemos diferencias de opinión, pero hemos trabajado de forma conjunta, hemos intentado buscar puntos en común; tenemos una tarea común”, declaró Merkel.

En materias como la OTAN, Trump remarcó su compromiso con la Alianza Atlántica aunque insistió en la necesidad de que sus miembros aumenten las contribuciones. En este sentido, Merkel se comprometió a incrementar el presupuesto destinado al organismo de defensa internacional en un 2%. Además, la canciller aseguró que los socios de la Alianza “seguirán trabajando” para incrementar sus contribuciones a la defensa común.
En materia de relaciones comerciales, Trump negó ser un político “aislacionista” y dijo que, contrariamente  es un “comerciante, pero un comerciante justo”, tras ser preguntado por sus medidas en materia de comercio exterior tras llegar a la Casa Blanca, como la retirada de EE.UU. del tratado de libre comercio e inversiones (TTIP). En este sentido, el presidente estadounidense defendió un “libre comercio” justo.

De hecho, Merkel, por su parte, expresó su deseo de que el presidente estadounidense considerara reabrir la negociación sobre el TTIP, ya que la decisión de Trump de apartarse del tratado fue un duro golpe a las relaciones comerciales con Europa.
Sobre Ucrania
.
La canciller alemana aseguró que el presidente de EE.UU. se ha comprometido “personalmente” con los acuerdos firmados en Minsk hace más de dos años, en febrero de 2015, para buscar una solución al conflicto en Ucrania. Merkel reconoció que las relaciones con Rusia deben mejorar, pero remarcó que primero hay que resolver la situación ucraniana. Trump, por su parte, agradeció el papel de Alemania y Francia en sus tareas de resolución del conflicto y animó a buscar una solución pacífica.
Supuesto espionaje de Obama
En un momento del encuentro, Trump consideró que tiene “algo en común” con Merkel: haber sido espiados por Barack Obama. “Sobre las escuchas telefónicas de la anterior Administración, al menos tenemos algo en común, quizá”, dijo Trump. El comentario, por estrafalario, provocó la risa de los periodistas, según publicó La Vanguardia de Barcelona.
.
El mandatario se refirió así a sus sospechas de que Obama ordenó a los servicios secretos que le vigilaran cuando era candidato presidencial, y a las revelaciones de Wikileaks que, en 2013, desvelaron que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) espió los teléfonos de varios líderes europeos, entre los cuales el de la canciller alemana.


El momento más tenso


Según un video publicado por el diario La Tercera y también CNN, un incómodo momento se vivió este viernes en la Casa Blanca entre el presidente Trump, y la canciller Merkel.

Cuando estaban ambos en la sala oval y realizaban la clásica pose a la prensa, algunos reporteros pidieron  a los dos jefes de Estado que se dieran la mano. Ante ello, Merkel cede y le habría preguntado a Trump si quería un apretón, pero éste ni siquiera se habría dignado a responderle. Sin embargo, al parecer esta versión no es completamente exacta, porque durante el encuentro hubo un fuerte apretón de manos como lo muestra una fotografía difundida por la agencia española EFE que adjuntamos a esta nota.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario