martes, 30 de noviembre de 2010

Reacciones en América Latina sobre Wikileaks vistas por las agencias y Krohne Archiv

Uno de los principales aliados de Estados Unidos en América Latina, Colombia, lamentó profundamente “la filtración de documentos”. Su presidente Juan Manuel Santos expresó en un comunicado que su país "se solidariza con la administración del presidente Barack Obama por lo que considera un enorme riesgo para la seguridad del pueblo estadounidense y sus funcionarios” .

El polo opuesto fue el presidente venezolano Hugo Chávez, quien felicitó calurosamente a Wikileaks por su trabajo y lanzó agrias críticas a Estados Unidos, por considerar que su diplomacia no responde a ningún principio ético.

“Ahora la respuesta tiene que ser una poderosa respuesta ética de rechazo contundente... (Estados Unidos) es un estado fallido, un estado ilegal que echa por la borda, hace rato que la echó, todos los principios de la ética, el respeto por sus mismos aliados” , afirmó el gobernante en comentarios a la estatal Venezolana de Televisión (VTV) .

Chávez señaló que “el imperio quedó desnudo” por las cosas que se están conociendo con la filtración.

“Como irrespetan a sus aliados, ve cuanto espionaje. Mandan a investigar hasta los factores biométricos, la familia, las cuentas, tarjetas de crédito del secretario general de la ONU, seguimiento a presidentes”, afirmó.

Entretanto, un no simpatizante de Chávez, el presidente de Perú, Alan García, dijo que Estados Unidos  ha sufrido un "papelón diplomático" por haber permitido que se filtren miles de cables de sus diplomáticos, que en su opinión "no tienen ninguna trascendencia", y sean colgados en el portal de internet Wikileaks.

En declaraciones a la prensa, García agregó que "es bien sabido que Estados Unidos tiene unos intereses en el mundo, y es bien sabido quiénes son sus adversarios".

Estas declaraciones de García se producen cuando todavía no se conoce el contenido de los cables referentes a Perú, y solamente ha trascendido que tratan sobre temas como el narcotráfico, el gobierno de Alberto Fujimori o los conflictos fronterizos con los países vecinos.

"Que aparezcan algunas expresiones no es nada nuevo -dijo el Presidente-. Simplemente es un papelón diplomático que se dejen chuponear (espiar) de esta manera todos sus comentarios internos".

En la víspera, el canciller peruano, José Antonio García Belaúnde, y su colega colombiana, María Ángela Holguín, de visita en Lima, consideraron que la diplomacia de los Estados Unidos afronta un momento difícil ante la publicación de miles de documentos en Wikileaks.

García Belaúnde añadió que los documentos revelados por Wikileaks "no comprometen a los países donde están las embajadas" norteamericanas y que la publicación "afecta a la diplomacia norteamericana, más que otra cosa, y la manera de gestionar su política exterior".

En Guatemala,  el embajador de Estados Unidos se comunicó con el presidente Alvaro Colom para conversar sobre la revelación de los documentos, informó el vocero de la Presidencia, Ronaldo Robles, aunque aclaró que “no habló de un documento en particular o de alguna cuestión a la que tuviéramos que prestar importancia”.

La embajadora estadounidense en Paraguay, Liliana Ayalde, y su colega en Colombia Michael McKinley condenaron la divulgación de los textos, pero sostuvieron que los documentos exhibidos no afectarán las relaciones de Estados Unidos con los gobiernos de la región.

Pero en Bolivia, un país con el que Estados Unidos rompió relaciones diplomáticas desde el 2008, las autoridades aguardan conocer más del contenido de los documentos. Sólo se sabe de un mensaje enviado de la embajada estadounidense en La Paz a Washington en el que se decía que el presidente Evo Morales tenía un tumor en la cara.

Iván Canelas, portavoz del presidente Evo Morales, expresó que no es novedoso que los estadounidenses se inmiscuyan en asuntos internos de otros países. “Lo que hay que conocer es el detalle, lo que dicen esos documentos” , afirmó.

Otro gesto de elogio al trabajo de WikiLeaks vino de Ecuador, donde el vicecanciller Kintto Lucas ofreció un permiso de residencia para el confundador del sitio de internet, el australiano Julian Assange, quien tendría la página registrada en Suecia, pero nada se sabe de su paradero. Hasta ayer se decía que presumiblemente Assange operaba desde Suecia, lo que se desmintió.

Sin embargo conocedores del sitio dijeron que Assange no tiene domicilio fijo y que había intentado  obtener residencia en Suecia, donde deseaba instalar una oficina de Wikileaks para aprovechar la protección que las leyes de ese país otorgan a los denunciantes, pero las autoridades rechazaron su petición en octubre pasado.

Lucas dijo que “vamos a buscar invitarlo para que venga a Ecuador y pueda exponer libremente (la información)... lo que tiene que ver con Ecuador, con los países amigos, con América del Sur y con América Latina, en concreto” , según declaraciones publicadas por el portal de noticias EcuadorInmediato.

Otro país cercano a Estados Unidos, Chile, advirtió sobre los riesgos y consecuencias que trae aparejada esta situación en una declaración entregada por el ministro del exterior, Alfredo Moreno

Agregó seguidamente que la desclasificación de documentos por parte de "Wikileaks" pone "en riesgo la seguridad de las comunicaciones".

El secratario general de la OEA, José Miguel Insulza, quien se encuentra de paso en Chile, calificó hoy de "lamentable" para la democracia la publicación de 250.000 documentos diplomáticos de Estados Unidos en el portal Wikileaks.

"Algunas (filtraciones) son ingratas y van a provocar problemas, porque aunque estemos de acuerdo en que es un hecho muy lamentable para la diplomacia mundial, igual uno se las lee y dice 'bueno, será ilegítimo esto, pero mire lo que piensen de mí'", comentó Insulza.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario