viernes, 20 de diciembre de 2013

20-12-2013-KRADIARIO Nº 883


FUERTE CRÍTICA A LOS "SEÑORES POLÍTiCOS DE TURNO" HIZO EL PRESIDENTE ELECTO DE LA CORTE SUPREMA


"El día que cada juez esté al servicio de una teoría vamos a caer, y hemos tenido tristes ejemplos en nuestra historia universal, al servicio de una ideología y de una causa, en circunstancias que el aspecto más preciado y valioso de la democracia es la independencia e imparcialidad de los jueces", indicó.
Una fuerte crítica a las autoridades políticas y a la elección del presidente de la Corte Suprema realizó este viernes el magistrado Sergio Muñoz, quien sucederá a Rubén Ballesteros al mando del Máximo Tribunal el próximo 6 de enero.
"Estamos sometidos, lamentablemente, a la práctica de los señores políticos de turno que de alguna manera, cuando lo estimen a bien, podrán hacer que funcionen las instituciones correctamente en Chile", sostuvo el magistrado en declaraciones realizadas a Radio Cooperativa.

El juez reconocido por causas de Derechos Humanos y paralizaciones a proyectos energéticos aseguró que el ambiente en que se desarrolló la elección de la nueva cabeza de la Corte Suprema "no nos ha parecido correcto, no ha sido un aporte al país ni un aporte al escrutinio necesario respecto de los jueces".
Así, señaló que este proceso está marcado por las decisiones políticas de los parlamentarios quienes finalmente son los encargados de determinar al presidente del tribunal y algunas veces vetan nombres por cuestiones que no tienen relación con los méritos del postulante.
Pese a las críticas conocidas de parte del Gobierno hacia el Poder Judicial, Muñoz indicó que han tenido una buena relación con la administación del Presidente Piñera y lo que ha sucedido responde a un nuevo escenario y adelantó que espera que la relación se normalice durante el mando de Michelle Bachelet.
"Él (Piñera) puede efectuar una opinión como cualquier ciudadano de Chile, lo que pasa es que estábamos acostumbrados a que la autoridad política de alguna manera efectuaba ponderaciones mirando el Estado en su conjunto y la labor judicial en su conjunto y no reaccionando ante decisiones concretas de los magistrados", explicó.
En este sentido, el magistrado aseguró que se apresuraron y no dejaron que la institucionalidad funcionara hasta los últimos recursos, lo que queda demostrado en que muchas veces las Cortes de Apelaciones corrigieron fallos adoptados por diversos jueces.
"Nunca he escuchado en la misma intensidad y con la misma cobertura referirse a los aspectos cuando ya la Corte ha puesto la última determinación en relación a una materia concreta", dijo.
Sergio Muñoz agregó que lo que se debe entender es que "los jueces no están al servicio de la seguridad pública, están como terceros imparciales".
"El día que cada juez esté al servicio de una teoría vamos a caer, y hemos tenido tristes ejemplos en nuestra historia universal, al servicio de una ideología y de una causa, en circunstancias que el aspecto más preciado y valioso de la democracia es la independencia e imparcialidad de los jueces", indicó.
Muñoz con el actual Presidente de la
 Suprema Rubén Ballesteros
Asimismo, señaló que no es recomendable retroceder respecto a la reforma al poder judicial y explicó que se ha pasado de un sistema inquisitivo, donde el juez investigaba y era parte de los intereses de la sociedad en su conjunto, a uno adversarial, donde los magistrados ya no están como interesados y deja esa labor en manos de la Defensoría y el Ministerio Público.
"Ahora es el juez el que resuelve de acuerdo a los antecedentes que le presentan las partes y no tiene por qué subvencionar la inoperancia o la calidad de cualquiera de los dos intervinientes", señaló.
Proyectos energéticos
En relación a los casos por los que ha cobrado notoriedad, Muñoz aseguró que la ciudadanía tiene el derecho a recurrir a los tribunales y ellos responder a esos requerimientos con imparcialidad.
Sin embargo, deslizó una crítica a la forma en que se llevan los proyectos.
"La autoridad administrativa debiera ser más cautelosa en mantener todos los pasos y cumplir todos los requisitos que la legislación ha determinado y que han sido aprobados y discutidos largamente en el Parlamento. No existe la posibilidad que no se conozca la reglamentación y que los tribunales, de alguna manera, pongan de manifiesto esa ilegalidad en su sentencia", explicó.
"Si cumplen la legalidad, todos los proyectos van a ser aprobados. El problema es que no podemos permitir, como jueces, que a cualquier costo y respetando o no respetando el mismo ordenamiento que el país se ha dado, se instauren estos proyectos porque son convenientes. En ese sentido tengo que proceder como juez y valorar los antecedentes para resolver", agregó.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario