jueves, 21 de octubre de 2010

El "bullying" en los colegios es a veces una conducta que los escolares han aprendido en sus propias casas y de sus familias

Por Jessika Krohne
http://www.psicologiaglobal.cl/

Desde hace algún tiempo se le ha dado mayor importancia al bullying en los colegios, lo que no significa que este tipo de agresión sea nueva, sino que el énfasis dado ha permitido intervenir directamente para afrontar el problema. A esto se suma, que han salido a la luz pública casos de violencia que superan todos lo límites. Pero mi pregunta es. ¿Ha aumentado realmente el bullying o la tecnología cada vez más sofisticada de hoy, como el Facebook, Twitter, los blogs etc. han permitido que la difusión de este mal, que siempre ha existido, sea cada vez mayor?

El bullying definido por Olewus en 1983 como "conducta de persecución física y/o psicológica que realiza un estudiante contra otro, al que escoge como víctima de repetidos ataques", ha sido en muchas ocasiones y en diferentes establecimientos educacionales poco reconocido, pero es muy importante tomar en serio esta temática e intervenir ahora, antes que sea demasiado tarde y afecte la salud tanto física como psicológica de los implicados.

El bullying se puede manifestar en forma física y verbal y muchas veces sobrepasa todos los límites, donde tanto los padres como los profesores no saben como actuar.

En Chile hay muy pocos estudios al respecto, donde en algunos de ellos se señala que el 24% de los alumnos participa como agresores en algún tipo de violencia, por lo menos una vez al año, y un 18% señala sentirse víctimas de sus compañeros.

¿Qué características presenta el agresor? Hasta  mi consulta han llegado adolescentes violentos, que muchas veces agreden a sus compañeros para llamar la atención y aprobación por parte de otros. Muchos de estos niños con baja autoestima no reciben la atención suficiente en sus casas y la buscan frente a sus compañeros, encontrándola en las agresiones que manifiestan hacía compañeros más “débiles”, lo que los hace sentirse con más poder.

Muchos agresores provienen de familias, donde los gritos, empujones y peleas, son asuntos de todos los días. Son muy solos y por lo general tienen una red social escasa. La mayoría de las veces, estos mismos agresores han sido alguna vez también agredidos y en un momento de sus vidas han sido igualmente víctimas de maltratos. Ellos repiten una conducta que han aprendido de otros, por lo que comienza una cadena sin fin y que solamente se puede cortar con mucha ayuda profesional y psicológica.

¿Cómo actuar con un niño que es violento? Un padre debería darse cuenta cuando su hijo es un agresor, observándolo en el trato con otros dentro de su familia nuclear o extensa. Muchas veces, los padres niegan estas conductas y a otros les da miedo consultar. Es a partir de aquí que los padres de los niños agresivos deberían poner más atención en las conductas de sus hijos y observar como se comportan con el medio y también el medio con él. Siempre el padre y la madre deben estar dispuestos a ayudarlos. Es importante dialogar con el hijo e invitarlo a ponerse en el lugar de la víctima para darse cuenta de cómo ésta se siente.

Es necesario tomar la situación en serio y no dejar al niño solo. Una terapia psicológica adecuada, que busque las verdaderas causas de su comportamiento, puede solucionar este problema de raíz. Es importante realizar un trabajo conjunto con todos los subsistemas en los que está inserto el niño. En eso se incluye el colegio y su entorno familiar. Lo primordial es actuar a tiempo, ya que mientras antes se intervenga, mejor.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario