viernes, 17 de junio de 2016

Detrás del crimen estaría la extrema derecha

EL PROCESO ENTRE EL SI Y EL NO EN LA PERMANENCIA DEL REINO UNIDO A LA UNIÓN EUROPEA DEJA YA UNA PRIMERA VÍCTIMA FATAL POR ASESINATO: LA DIPUTADA LABORISTA JOMARY COX

Por Martín Poblete


El asesinato ayer de la integrante del Parlamento, JoMary Cox, militante del Partido Laborista,   remeció al Reino Unido, causó considerable impacto en Europa continental, y fue recogido por todos los medios a escala global.

Al momento de su asesinato, la diputada Cox se hallaba en campaña por la opción de permanecer en la Unión Europea, una de las dos alternativas en el referéndum vinculante del jueves 23 de junio próximo.

El asesino, ya en custodia, tras cometer el crimen, lo hizo gritando tres veces "Britain first", hecho corroborado por testigos en la escena, lo que ha generado atención en un grupo de extrema derecha  llamado Britain First, cuyos dirigentes de inmediato iniciaron maniobras para distanciarse del asesino y del hecho mismo.  

Britain First es un grupo en la categoría de ultra derecha, al margen del tradicional Partido Conservador inglés y de sus pares en Escocia y Gales. No hay mucho de ideas ni pensamiento en Britain First, parece haber tenido éxito en proyectarse por las redes sociales  mediante uso eficiente de las tecnologías de comunicación electrónicas. Han sido notorias las actividades de calle de sus "patrullas cristianas", los ataques a mezquitas y llamados a poner fin a la "islamización" de la sociedad británica, su definición contraria a la inmigración doquiera sea su procedencia, su llamado a defender los valores británicos que define como "tradicionales", y sus proclamas pidiendo la restauración de los fundamentos históricos de la identidad  británica.  Cualesquiera coincidencia con un partido político fundado en el norte de Italia hace 97 años, no es mera casualidad.

El asesinato de JoMary Cox ha terminado empujando a segundo plano el debate sobre las implicancias de Brexit para la banca y finanzas, particularmente la posición de la City de Londres en el mundo globalizado de los negocios.   
.
Encabezadas por el Ministro británico de Hacienda, George Osborne,  las mas destacadas personalidades de la banca y finanzas intergubernamentales han dado a conocer variadas  opiniones con el punto en común de alzar voces de alarma ante la eventualidad de triunfar el Brexit, Mlle. Chrsitine Lagarde desde el FMI, y Mario Draghi desde el Banco Central Europeo, alarmando a los asustadizos de los cuales hay muchos; en un giro inesperado, anteayer se les agregó el Gobernador del Real Banco del Reino Unido (Banco Central).
.
Al otro lado de la plaza pública, un igualmente destacado grupo de financistas y políticos conservadores descartan los temores, argumentando que pasada la conmoción inicial, la economía y finanzas británicas, y globales, se ajustarán a vivir con el Brexit; entre ellos destacan dos ex-ministros de hacienda en los gobiernos de Lady Thatcher y Sir John Major,  Lord Lamont y Lord Lawson, y dos ex- jefes de partido en el Parlamento (cargo parecido a los jefes de bancada en nuestro Congreso) Iain Duncan Smith y Lord Howard.

En el mundo real, la City de Londres tiene paridad con Wall Street en el volumen   de operaciones desde hace poco mas de veinte años, resultado de la llegada de dinero desde Rusia después del colapso de la fenecida Unión Soviética,  y de cantidades considerablemente mayores  traídas por banqueros y hombres de negocios, genuinamente alarmados  por las políticas de sucesivos regímenes nacionalistas en India, Indonesia, Malasia y Tailandia, entre fines de los 1980 y mediados de los 1990, a los cuales se agregó el flujo de negocios y transacciones diversas desde China especialmente vía Hong Kong.   Mientras tanto, el desarrollo de una especie de banca extraterritorial  -off shore banking-  un invento británico, trajo enormes sumas de dinero en el ir y venir de papeles deuda y otros valores de cuestionable origen.

Como es de toda evidencia, un eventual triunfo del Brexit no producirá el descalabro de la City de Londres, ya que por ahora se tiene lo inevitable,  un período de intensas transacciones bursátiles, también en el mercado monetario, de rasgos especulativos.   Serán días y semanas de cambiantes expectativas, tiempo de los especuladores y jugadores financieros de alto riesgo; cuando todo haya pasado, se escribirán libros y tesis doctorales. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario