martes, 23 de mayo de 2017

TRUMP PROPONE FUERTES RECORTES EN COPERACIÓN ECONÓMICA HACIA AMÉRICA LATINA
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, presentó este martes al Congreso su primera propuesta presupuestaria, que propone eliminar el déficit fiscal con severos recortes en la ayuda a América Latina, así como en asistencia social y cobertura médica a los ciudadanos de menores recursos de su propio país.
El recorte a la ayuda a Latinoamérica incluye reducciones a la asistencia proporcionada a todos los países del continente, un cambio que podría notarse especialmente en México y Centroamérica.

El presupuesto -que se presentó este martes, debe ser aprobado por el Congreso y podría sufrir cambios- concede 37.600 millones de dólares al Departamento de Estado, de los cuales 1.093 millones van a parar a las operaciones en el continente americano y el Caribe, un descenso de 614 millones respecto al año fiscal 2016.



El desglose país por país de ese presupuesto contempla fuertes recortes en la ayuda a México (que recibiría 87,7 millones de dólares), Guatemala (80,7 millones), Honduras (67,8 millones), y El Salvador (46,3 millones), cantidades a las que deben sumarse los fondos dedicados a programas de drogas, seguridad o democracia en el continente. A su vez se anotan recortes en todas las naciones de la región, y elimina las partidas dedicadas a Cuba, que en el año fiscal 2016 recibió 20 millones de dólares; y a Venezuela, que ese año obtuvo 6,5 millones de dólares y esta vez no tiene fondos específicos.

De salir adelante este presupuesto, México recibiría 87,7 millones de dólares, un recorte del 45,3 % con respecto al año fiscal 2016, cuando obtuvo 160,1 millones (72,4 millones más).
El recorte a Centroamérica es también sustancial, y reduce la ayuda al desarrollo y al fortalecimiento institucional que había potenciado el anterior Gobierno de Barack Obama.
Guatemala obtendría 80,7 millones de dólares, frente a los 131,2 millones que recibió en el año fiscal 2016; Honduras se quedaría con 67,8 millones (frente a los 98,2 de 2016), y El Salvador con 46,3 millones (frente a los 67,9 anteriores).
Nicaragua recibiría 200.000 dólares (frente a los 10 millones del año fiscal 2016), Costa Rica obtendría 400.000 dólares (frente a los 1,8 millones del año fiscal 2016), Panamá recibiría 1,2 millones (frente a los 3,3 millones anteriores).
Colombia, por su parte, recibiría 251,4 millones de dólares, una cantidad no demasiado inferior a los 299,4 millones que obtuvo en el año fiscal 2016 pero sí notablemente menor a los fondos aprobados por el Congreso para el periodo 2017, un total de 391 millones de dólares contemplados en el plan “Paz Colombia” para el posconflicto.
Sin embargo, es posible que haya más fondos para Colombia en las partidas dedicadas a operaciones regionales en todo el continente (300 millones de dólares), temas de narcotráfico y seguridad en todo el mundo (167 millones), o ayuda humanitaria y promoción de la democracia a nivel global (2.679 millones de dólares).
A Perú llegarían 49,6 millones de dólares (frente a los 74,9 del año fiscal 2016); mientras que Chile recibiría 500.000 dólares (frente a los 670.000 dólares anteriores); Argentina tendría 500.000 dólares, Uruguay obtendría 400.000, la misma cantidad que Paraguay; y Brasil recibiría 815.000 dólares (frente a los 12,8 millones de 2016).
La propuesta también elimina los fondos específicos para Ecuador, que en 2016 recibió 2 millones de dólares; y concede 10,5 millones de dólares a la República Dominicana (frente a los 21,6 de 2016) y 157,4 millones de dólares a Haití (frente a los 190,7 millones de 2016).
El plan dice buscar un equilibrio presupuestas en 10 años en gran parte achicando los beneficios que reciben millones de estadounidenses de bajos ingresos. El gobierno dice que sería rebajado en 3,6 billones de dólares en esos 10 años. El grueso de esos gastos incluyen la asistencia médica a los pobres (Medicaid) y los cupones de alimentación que también reciben los más necesitados.
El programa presupuestal, que es de unos 4,1 billones de dólares, no será aprobado en el Congreso tal y como lo mandó la Casa Blanca. Normalmente es modificado en largas negociaciones.
.
El presupuesto propone una licencia de seis semanas para los nuevos padres, lo cual insumirá unos 20.000 millones de dólares en 10 años. Esa es una iniciativa impulsada por Ivanka Trump, hija y asesora del presidente.

“Hay que tener compasión por la gente que recibe fondos federales pero también hay que tener compasión por quienes los pagan”, dijo el director de Presupuesto de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, a periodistas.
.
El Departamento de Estado y la Agencia de Protección Ambiental (EPA) tendrán sus presupuestos recortados en un tercio. El gasto en Defensa, en cambio, aumenta más de 50.000 millones de dólares, lo que significa 10.000 millones por encima de los niveles de 2017.
.
La propuesta incluye 2.600 millones de dólares para seguridad fronteriza y contra la inmigración. Eso incluye 1.600 millones de dólares para construir un muro en la frontera con México; una de las más espectaculares y polémicas promesas electorales de Trump.
.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario