viernes, 26 de mayo de 2017

A  TRUMP LE LLUEVE SOBRE MOJADO
                            
Por Walter Krohne

Los ojos del FBI se concentran ahora en el yerno y asesor presidencial de Donald Trump, Jared Kushner,  en el marco de la investigación por los presuntos nexos entre la campaña del magnate y el Kremlin. Pero este es solo uno de los problemas que deberá enfrentar el presidente de EE UU a su regreso de una gira que se extendió por nueve días en el Medio Oriente y en Europa, porque también está activa la postura de la Justicia estadounidense  de considerar anticonstitucional el veto migratorio del Gobierno de Donald Trump por causar discriminaciób por motivos religiosos.

Medios estadounidenses informan hoy que Kushner se habría reunido durante la campaña de su suegro y también en el período transitorio de Trump como presidente electo, con el embajador ruso en Washington, Serguei Kislyak, y con el banquero Serguei Gorkov, consejero delegado del banco nacional ruso Vnesheconombank y graduado de la academia de los servicios secretos rusos.

The Washington Post, mencionando “fuentes anónimas” publicó que Kushner “está siendo investigado por el grado y naturaleza de sus interacciones con los rusos”, creyendo que tiene información significativa para su pesquisa sobre la intervención rusa en la campaña presidencial estadounidense de fines del año pasado, lo que habría tenido efecto en la derrota de la demócrata Hillary Clinton. Si es así, como dice también NBC News, el FBI directamente considera a Kushner como sospechoso de un delito.

Según una abogada de Kushner, Jamie Gorelick, le habría dicho al Post, que su cliente ya se había “ofrecido voluntariamente a compartir con el Congreso lo que sabe sobre esas reuniones” y que “hará lo mismo si lo contactan en relación con cualquiera otra investigación”, mencionándose una visita suya al Comité de Inteligencia del Senado, que investiga los presuntos intentos de Moscú de influir en las elecciones presidenciales de noviembre pasado.
Para la Casa Blanca las reuniones de Kushner con el embajador ruso en Washington, Serguei Kislyak, y con el banquero Serguei Gorkov,  en abril de 2016, “fueron rutinarias” y no tendrían importancia para la investigación, versión que cuenta con serias dudas de los investigadores de la policía federal.

A su vez el diplomático ruso habría mantenido numerosos contactos con el general retirado estadounidense Michael Flynn, quien también está en el foco de la investigación del FBI y quien llegó a la Casa Blanca como asesor de seguridad nacional, aunque dimitió tras pocas semanas de ejercer el cargo.
.
Veto migratorio


Entre los dolores de cabeza que le esperan a Trump en Wahington está su veto migratorio que la Justicia sigue considerandolo anticonstitucional porque discrimina por motivos religiosos.

El Tribunal de Apelaciones del cuarto distrito de EE UU, con sede en Richmond (Virginia), acordó este jueves mantener bloqueado el decreto. La orden ejecutiva del presidente republicano prohibe la entrada al país de ciudadanos de seis países de mayoría musulmana (Irán, Somalia, Yemen, Libia, Siria y Sudán) durante 90 días y suspende el programa de acogida de refugiados durante 120 días. 

Tras este fallo el Departamento de Justicia recurrirá al Tribunal Supremo, donde desde hace solo semanas dominan los jueces conservadores (5 a 4). El fiscal general Jeff Sessions  argumenta que “la orden ejecutiva es un ejercicio constitucional del deber del presidente de proteger del terrorismo a nuestras comunidades”, admitiendo que el Presidente  no está requerido a admitir a gente de países que patrocinan o acogen el terrorismo hasta que él determine que pueden ser analizados de forma apropiada y que no suponen un riesgo de seguridad para Estados Unidos”.

Como antecedente figura la votación del tribunal de Virginia donde 13 jueces votaron a favor de mantener la suspensión del decreto migratorio. Los abogados del Gobierno esgrimen que el texto responde a motivos de seguridad nacional y no religiosos.

Entre otros dolores de cabeza que le esperan a Trump en Washington está su veto migratorio que la Justicia sigue considerándolo anticonstitucional porque discrimina por motivos religiosos.

Como antecedente figura la votación del tribunal de Virginia donde 13 jueces votaron a favor de mantener la suspensión del decreto migratorio. Los abogados del Gobierno esgrimen que el texto responde a motivos de seguridad nacional y no religiosos.

Obamacare versus Trumpcare 

Otro problema que enfrentará el Presidente desde la Casa Blanca es el reemplazo del Obamacare por el Trumpcare (seguro médico).

La Oficina de Presupuesto del Congreso dio a conocer este miércoles el impacto que tendría el plan de salud promovido por los republicanos, que ya fue aprobado por la Cámara de Representantes con un estrecho margen,  y que ahora deberá ser discutida en el Senado.

Así como están las cosas, el nuevo Trumpcare, que sustituiría al Obamacare   dejaría sin seguro médico a 14 millones de personas en 2018 y a 23 millones en una década, según la evaluación de la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO). Este es el primer análisis del impacto potencial que tendría la aprobación de esta versión del proyecto de ley promovido por los republicanos.


La evaluación confirma que el Trumpcare tendría un impacto devastador para las personas con condiciones preexistentes, pues verían incrementarse sus primas, sin necesariamente recibir unos mejores cuidados y una mejor cobertura. Este se ha convertido en el punto clave de la oposición al proyecto de ley republicano que elimina la mayoría de los impuestos establecidos por Obamacare que ayudan a subsidiar la cobertura de seguros privados para individuos y recortaría los fondos del Medicard, el programa de ayuda a personas de bajos recursos y discapacitadas.

Como se puede ver, tendremos en los próximos meses muchos temas críticos que afectan a los ciudadanos de EE UU y del mundo como consecuencia de los controvertidos cambios que quiere impulsar Trump.
  


No hay comentarios.:

Publicar un comentario