viernes, 11 de septiembre de 2015

OPINIÓN DEL EDITOR-ESCÁNDALO DE LA SEMANA-KRADIARIO

LAS MISIVAS CARDENALICIAS
.
Por Walter Krohne
.
Tras el intercambio de correos electrónicos entre los cardenales Ricardo Ezzati y Francisco Javier Errázuriz se suscitó un escándalo de proporciones, como en todas las ocasiones en que se hacen anuncios espectaculares en Chile o se revelan documentos secretos que afectan o atacan a unos u a otros grupos o personas, dejando casi siempre más de alguna víctima.
.
Esta vez fue la Iglesia Católica la afectada, es decir fue tocada severamente la institución “Iglesia” que está integrada por seres humanos como todos nosotros y donde las jerarquías, los príncipes,  no son infalibles y están siempre en riesgo de equivocarse,  como ocurrió con estos mails, o errar en la toma de decisiones frente al interés general de un país o nación.
.
La espiritualidad en su conjunto, que comprende los principios o actitudes que configuran la vida espiritual de una persona o de un colectivo, en este caso de la o las iglesias, no parecen haberse visto afectadas  mayormente por ahora como consecuencia de este incidente, considerando que los temas políticos más sensibles que chocan con el planteamiento eclesiástico ya se conocen y se sabe también cuál o cuáles son los pensamientos de la Iglesia Católica y otras instituciones religiosas similares en ciertos temas, como el aborto, el divorcio, la píldora del día después o la eutanasia.
.
Lo que realmente no fue bien recibido ha sido el tono utilizado en los correos y la forma en que se hicieron referencias del periodista Juan Carlos Cruz y del padre Felipe Berrios, un jesuita de “tomo y lomo” que figura como un ejemplo de cómo deben intentar  seguir las personas o fieles la  vida de Cristo como creyente o como misionero,  enfrentándose a la pobreza extrema como ya lo hizo en Africa y ahora en el norte de Chile.

Pero tampoco gustó la maniobra de los cardenales realizada a espaldas de los afectados porque ésta estuvo orientada a tapar un envío de una serie de declaraciones al Vaticano de los sacerdotes Felipe Berríos, Mariano Puga y José Aldunate con críticas que la autoridad de la Iglesia chilena, Ricardo Ezzati, consideraba como contrarias al Magisterio. Esto ocurrió el 12 de octubre de 2014. La defensa de Ezzati fue inmediata. Al día siguiente de la publicación, el Arzobispado envió un comunicado público desmintiendo este hecho: "El arzobispo de Santiago, Cardenal Ricardo Ezzati, no ha efectuado ni acusación ni denuncia alguna a la Congregación para la Doctrina de la Fe de la Santa Sede, en contra de los sacerdotes mencionados".
.
Berríos, quien se enfrenta frecuentemente con los príncipes de la Iglesia como también con otros círculos de ingresos elevados, plantea los problemas sociales y económicos con mucha fuerza, criticando casi siempre la estructura de injusticia social, por una parte, y de derroche en el 1% más rico del país,  por otra. Esto le ha originado críticas proveniente de las altas esferas  y de poder de la Iglesia Católica con sus integrantes que están sentados más cerca de los ricos que de los pobres. 
.
La religión es cualquier tipo de conjunto de creencias y prácticas institucionalizadas que tratan del significado fundamental de la vida. Las religiones proporcionan proyectos de conducta social basados en un orden divino, sobrenatural o trascendental, todas las religiones se basan en ciertas características comunes de la vida social humana y tienen elementos e implicaciones similares.
.
De esta manera se considera a la iglesia como una institución social que regula la conducta del hombre; la iglesia es una institución primaria y de tipo social.
.
El mismo Berríos calificó de "chimuchina y copucheo" las conversaciones vía e-mail entre Francisco Javier Errázuriz y Ricardo Ezzati, porque en sus palabras no había nada sólido o comentarios concretos sobre la realidad que vivió la Iglesia después de los pecados de Karadima, caso mal tratado por los jerarcas y con una dilación que llegó a ser insoportable.
Es que como alguien escribió durante la semana, la religión y la política se vuelven incoherentes por el tono farandulero y  tropical que ha ido tomando.
.
Con palabras poco respetuosas y lejos de la diplomacia aparece en las comunicaciones cardenalicias la inconveniencia que un determinado sacerdote de su credo, refiriéndose a Berríos,  asumiera el cargo de Capellán de La Moneda, porque juzgan que sus posiciones públicas difieren gravemente de las enseñanzas de ese credo (escribe Ezzati a Errázuriz). 
.
Más allá de que tengan o no la razón,” ¿puede haber algo más normal que un obispo desee que un cargo sacerdotal sea servido por un clérigo que represente bien a la Iglesia a la que pertenece?”, agrega con preocupación Ezzati. Posteriormente le responde Errázuriz: "Antes de salir de Chile en viaje a Roma llamé a Enrique Correa (conocido lobbista, cercano a La Moneda y dueño de la empresa Imaginacción) para decirle que si el gobierno nombrara al personaje (Berríos) capellán de La Moneda estaría armando un gran e innecesario conflicto, porque te obligaría a rechazarlo, lo cual crearía serias tensiones entre el gobierno y la Iglesia, y al interior de la Iglesia. Me dijo que lo transmitiría de inmediato".
.
Significa todo esto que Berríos, el hombre que sigue a Cristo de noche y de día, ¿es un mal clérigo? Hay bastante confusión en todo esto, porque si el jesuita es un fiel seguidor de la doctrina cristiana significa que va por un buen camino, aunque esto sea competitivamente molesto para algunos jerarcas.
.
Pero el intercambio no termina con Berríos, porque surge la noticia de que el Papa Francisco  iba a nombrar a Juan Carlos Cruz (una de las víctimas de Fernando Karadima) en la Comisión Pontificia de Previsión de abusos sexuales. “Espero que no sea así- dice Ezzati a Errázuriz- sería demasiado grave para la Iglesia de Chile. Significaría, entre otras cosas, dar crédito y avalar una construcción que el Sr. Cruz ha edificado astutamente, después del Decreto de la Congregación para la Doctrina de la Fe (caso Karadima), y más allá de los elementos objetivos, dolorosos y vergonzosos condenados por el mismo Decreto y que responden a la verdad de los hechos. Espero que usted pueda hacer luz con quienes tienen responsabilidad de este nombramiento” Y ocurrió: Errázuriz le escribe a Ezzati desde Roma el 3 de julio de 2014: "Querido don Ricardo. Ya está claro que ese nombre (Cruz) no será miembro de la comisión". Así Cruz se quedó sin integrar la Comisión en Roma y Berríos no fue nombrado capellán en La Moneda.
.
Para los católicos un cristiano que comparte su fe, no para convencer a otros, sino que lo hace por estar convencido del beneficio que ha recibido por haber creído en el Hijo de Dios, desea con todo su corazón que otras personas reciban ese mismo beneficio, porque sabe, por su propio caso, que las personas no necesitan un atributo especial, de inteligencia, riqueza, elocuencia, honradez, o cualquier otro atributo o virtud, sino solamente creer, creer en Jesús, el hijo de Dios.
.
Ezzati y Errázuriz se ocuparon de lo superficial y no del fondo del asunto que tanto a Berríos como a Cruz les inquieta. La confusión ha sido total porque de inmediato se levantaron voces para “pedirle la renuncia” al cardenal Ezzati o presionar para que renunciara  o evitar que éste presida el Te Deum ecuménico en la Catedral Metropolitana el próximo 18 de septiembre, día de la Patria. Ambas propuestas provenientes de  políticos son tan crudas y ridículas como los textos-mails de los cardenales.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario