viernes, 25 de noviembre de 2011

JUAN VILLARZÚ: CHILE TIENE UNA BASE SÓLIDA PARA SOSTENER QUE LA VENTA QUE HIZO ANGLO AMERICAN A MITSUBISHI NO ES LEGÍTIMA



La disputa por Anglo Sur (ex Disputada), acaba de empezar. Al portazo que le dio Anglo American a Codelco al vender el 24,5% del yacimiento a Mitsubishi, a días de que Codelco anunciara su opción de compra del 49% con financiamiento de la japonesa Mitsui, se suman otras acciones oscuras. Como la acción violenta que sacó a Codelco del negocio en 2001. “Anglo no quiere a Codelco como socio”, dice Juan Villarzú, protagonista de esa negociación. “Son imperialistas estos ingleses”, afirma y hace la radiografía de cómo actúan Mitsubishi y Mitsui en sus inversiones en Chile y del timonel de Codelco para esta batalla.

Juan Villarzú
-Con su experiencia como ex director de Codelco y también empresario del rubro, ¿cómo define el conflicto que se suscitó entre Codelco y Anglo American por la venta del 24,5% de la mina Los Bronces, ex Disputada?

En primer lugar hay que dejar sentado que la opción de compra hasta el 49% de las acciones, es un derecho que tiene Codelco, que está establecido y que ha sido reconocido en documentos oficiales por Anglo. ¿Por qué se presenta el problema ahora? Porque yo creo que Anglo nunca pensó que Codelco iba a ejercer su opción. Anglo podría haber vendido un porcentaje importante, incluso el 49% el año pasado, e igual se hubiera producido un problema por cómo el contrato está concebido.

- ¿El contrato está mal concebido?

Creo que sí, Porque el contrato lo que hace es decir: mire, está establecida esta opción de Codelco de comprar ese porcentaje, pero por el otro lado está la facultad de Anglo American de vender. Es decir, Anglo puede vender y reducir el porcentaje de Codelco.

-¿Está diciendo que Codelco cometió un error en el contrato original y lo obrado en estos días por Anglo es lo correcto?

Es correcto con una salvedad. Teóricamente eso es lo que permite el contrato, pero no hace sentido, porque eso equivale a decir que Codelco no tiene opción. O que esa opción la administra Anglo American. Ahora, Anglo nunca ha querido o nunca le ha gustado la idea de tener un socio, menos un socio impuesto por el contrato. Por lo tanto nunca se ha preocupado de vender, no tenía interés en vender, y por otro lado, Codelco y Enami nunca ejercieron antes la opción de comprar porque era muy cara. Y hoy día resulta -por una coyuntura de mercado- que se da la situación de que el precio de mercado, es decir el precio que están dispuestos a pagar Mitsui y Mitsubishi, es más alto que el valor de la opción. Pero si tú calculas, la opción hace cinco años atrás era muy cara, entonces ni Enami ni Codelco tenían interés en ejercerla.

-¿Y esa es la razón por la que Anglo American creía que Codelco no ejercería su opción de compra?

Era una de las situaciones que hacía que Anglo estuviera tranquila. No había amenaza porque pensaban que ni Codelco ni Enami podían ejercer esa opción y yo creo que lo que ocurrió fue que, ya ha habido varios periodos en que se podría haber ejercido la opción, porque esto pasa cada tres años, pero esta vez Codelco se entusiasmó porque logró un financiamiento y yo creo que Anglo no se sospechaba que Codelco iba a conseguir la plata para ejercer la opción. Esta decisión de ejercer la opción de compra aparece como una sorpresa y yo creo que Anglo se sorprendió y ejecutó la operación con Mitsubishi para enredar las cosas. Porque ya la operación Codelco estaba en marcha y con conocimiento de Anglo. Aún más, Anglo le hizo llegar en junio a Codelco los antecedentes que Codelco necesitaba para poder precisar el monto de la opción y preparar la operación.

-Porque se requiere tiempo para concretar la opción de compra. Y está establecido que ella se puede ejercer durante 30 días en enero próximo, ¿no es así?

Es de toda lógica, porque tú puedes ejercer la opción de compra durante treinta días en enero, pero no puedes empezar el proceso el 1 de enero de 2012. De hecho, el contrato establece que hay un plazo de cinco meses, con antelación al primero de enero, en que Anglo tiene que entregarle a Codelco las previsiones financieras, y así lo hizo. Hay una carta de Anglo a Codelco en que Anglo lo reconoce al anticipar valores y decir: mire, con estas cifras calcule su 49%. Ellos hacen su propio cálculo y todo ello con el 49%. Entonces, este punto es bien importante porque Codelco asegura que esta operación partió en junio con la carta oficial. Y eso es así. La carta está en el contrato.

-Si es verídico todo lo que afirma, ¿por qué los controladores de Anglo American se comportan así con Codelco, desconociendo sus propios documentos? ¿Cuál es la estrategia de Anglo American?

La primera cosa que hay que decir aquí es que Anglo no quiere a Codelco como socio. Porque si Anglo hubiera querido a Codelco como socio o le hubiera dado lo mismo que ejerciera su opción de compra, pero a otro precio, lo que debió haber hecho Anglo es hablar con Codelco y decirle: “mire, acá hay un problema de precio. Tú me quieres pagar 6 mil y tantos millones de dólares y esto tú sabes que vale US$20 mil millones -porque eso es lo que están diciendo Mitsui y Mitsubishi-, entonces hagamos un acuerdo”.

-En ese caso cabe preguntarse si es verdad entonces que Mitsubishi pagó US$5.390 millones por el 24,5% de Anglo Sur, cifrando el valor total de la mina en US$22 mil millones.

Sí, claro, porque los montos a que llegaron están en el mismo rango: US$19 mil millones Mitsui y Mitsubishi con US$22 mil millones. En el fondo, están en el mismo rango. Entonces, si ese es el punto de Anglo American, lo lógico hubiera sido que dijeran “conversemos”.

-Pero no fue eso lo que hicieron, sino que sorpresivamente salieron con la venta de un 24,5% de la propiedad, abortando en los hechos la opción de compra anunciada ya por Codelco de su 49%. ¿Cuál es la lógica de esa agresión si en este país Anglo y su socia japonesa tienen inversiones y socios?

Porque son imperialistas, son colonialistas: los ingleses son así: ¡Vamos adelante con la caballería!

-Pero Anglo American tienen inversiones en Chile.

Sí, pero Chile es África para ellos. Mira, si Cynthia Caroll, la ejecutiva máxima de Anglo, tomó el avión, se vino a Chile y llamó para que la recibiera el Presidente Sebastián Piñera de un día para otro. Afortunadamente, Piñera no la recibió. Pero en su lógica, ella venía a hablar con el Presidente para arreglar este tema. Y no entiende que el Presidente no tiene por qué recibirla.

-¿Cuál es el interés que tienen los japoneses -Mitsui y Mitsubishi- en esta mina para involucrarse en una compra que involucra problemas anexos?

Para los japoneses debe ser espectacular poder acceder a un porcentaje de esta mina porque lo que a ellos les interesa es acceso a concentrados. Y aquí lo encuentran. Es un interés de los chinos también en alguna medida, pero más de los japoneses. Y ello porque los chinos están invirtiendo más directamente en minería. En cambio, los japoneses no invierten en minería, los japoneses son industriales, ellos tienen fundiciones, refinerías, no son mineros, lo que les interesa es concentrado y por eso pagan mejores precios también, porque usan tasas de descuento. Como la tasa de interés en Japón es muy baja…

-Hay algo que enrarece aún más esta venta porque ambas empresas japonesas -Mitsui y Mitsubishi- tienen relaciones comerciales entre sí. Y en esta operación la primera está asociada a Codelco y la segunda a Anglo.

Mira, Mitsui está en Anglo American también, está en Collahuasi. Mitsui está en Antofagasta Minerals, es que al final son la misma cosa. Estas dos empresas son los grandes conglomerados japoneses que son socios entre ellos en varias partes. Mitsui y Mitsubishi arman consorcios para una operación determinada y ese consorcio lo encabeza Mitsubishi, y en otra operación será Mitsui. Los dos están cruzados. O sea, estos tipos: están cubiertos por los dos lados, con Codelco y con Anglo. Eso obviamente nadie te lo va a reconocer, pero esa es la lógica con la que actúan.

-Pero entonces, si es así, como la actual cabeza de Codelco, Diego Hernández, que también trabajó en Anglo American, no iba a estar preparado para esta clase de artimañas.

Diego quiso hacer una operación histórica y perfecta. Porque acá se juntan varias cosas. Diego Hernández sabe por una parte que Codelco está necesitado de cobre, porque en dos o tres años Codelco va a perder producción, no sus reservas, que quede claro, sino la capacidad de producción. Y eso porque ya demoraron el plan de inversión fundamentalmente durante el periodo en que estuvo el anterior presidente (José Pablo Arellano). En el periodo de la Presidenta Michelle Bachelet se paró todo, no hubo ninguna toma de decisiones al respecto. Y ahora lo que hizo Diego fue retomar exactamente el plan de inversiones que dejamos listo nosotros, pero entre medio pasaron cuatro años. Entonces, están atrasados, tienen que invertir una cantidad enorme de plata y no hay capacidad para hacerlo a la velocidad que Diego Hernández quisiera. Entonces, él necesitaba un puente y esto le sumaba 100 a 150 mil toneladas al año de cobre.

-¿Un puente y un negocio que vale la pena todo este esfuerzo y problemas?

El negocio era brillante: tú estás pagando US$ 6 mil 200 millones como Codelco y a ti te pagaban el equivalente a US$ 9 mil millones

-Si el negocio es tan brillante habrá una explicación de por qué esta mina, que era del Estado, se vendió en menos de cien millones de dólares en 1978. Ese sí que fue un negocio brillante para la Exxon que la compró en esa bicoca. ¿Habrá sido un buen negocio para el que tramitó o negoció su venta?

-¿Y cómo se hizo entonces Anglo American de la ex Disputada?

Esa licitación de 2001 la ganamos nosotros: ¡la ganó Codelco! Ofrecimos US$ 940 millones y fuimos la mejor oferta. Pero Exxon nos dijo no, esto está fuera de nuestras expectativas, negociemos. Y entramos en una negociación en que se suponía que estaban negociando solo con nosotros. Porque así opera, y negociamos. Fue un proceso muy duro. Como presidente de Codelco, yo estuve tres meses dedicado nada más que a eso, con muchas dificultades con mi directorio, porque fuimos subiendo de US$940 millones y llegamos hasta US$1.200 millones, pero siempre aparecía algo nuevo…

- ¿Pero cómo se metió Anglo American por el costado?

Porque pagó US$1.300 millones. Mire, estábamos en esta negociación en el punto exacto en que yo cerré el trato con el negociador de Exxon en US$1.200 millones, estábamos incluso con los bancos, con todo, nos dimos la mano y dijimos: “está cerrado el negocio”. El negociador de Exxon me dijo en ese momento: yo tengo que hacer un paso formal que es informarles a mis directores que estamos cerrados. Pongámonos de acuerdo mañana para firmar. Y 2 ó 3 días después, me dice: “mira, nunca me había pasado esto, pero me quitaron el negocio, me quitaron el piso, y aquí Anglo hizo una oferta directa”.

-Habiendo sido el negociador principal por Codelco, ¿por qué cree que Exxon actuó de esa manera?

En mi opinión la gente de Exxon llamó a Anglo y le dijo: “mire, pónganse con los US$1.300 millones, se lo ofrecemos a ustedes porque somos del rubro, no queremos a estos tipos de una empresa estatal metidos ahí”. El gringo de Exxon me dijo: “mira, creo que yo podría lograr que en definitiva le asignemos a ustedes esto siempre que tú me iguales la oferta de Anglo: US$1.300 millones”.

-¿Por qué no se aceptó subir en 100 millones esa oferta?

Era febrero de 2002, traté de ubicar al presidente Ricardo Lagos pero estaba de vacaciones y en definitiva hablé con Nicolás Eyzaguirre, el ministro de Hacienda. Tuvimos una larga conversación por teléfono. Nicolás era el que estaba más molesto por esta negociación que terminó subiendo el precio. Recuerdo que me dijo: “claro, mañana van a salir con algo nuevo, van a ser US$1.400 millones. Yo no estoy de acuerdo. Ve tú”. Yo estuve dándole vueltas y decía me tiro o no me tiro a la piscina, y estuve a punto de firmar

-¿Qué fue lo que lo frenó?

La sensación de que estaba metiéndome en un forro. Exxon nunca había pagado impuestos por esa mina. La Disputada iba a pérdida, entonces vi el titular: “Codelco o Villarzú compra por US$1.300 millones de dólares una empresa que pierde dinero y nunca ha pagado impuestos”.

-¿Lo hizo por miedo al titular, a que dijeran que hizo un mal negocio o a verse involucrado en un negocio sucio?

Más que miedo a verme involucrado en un negocio sucio, en un negocio para el cual no iba a tener el respaldo político suficiente. Y dije: ¡para qué me voy a autoinmolar! Pero no me correspondía, la verdad es que no tenía atribuciones… El directorio era el que tenía que aprobar ese negocio y como le dije, habíamos hecho un esfuerzo ya en subir el precio desde US$940 millones a US$1.200 millones. Y yo también estaba desgastado en términos de credibilidad…

-Me gustaría hacer una precisión sobre proceso de venta y el precio al que se llegó…

Ya sé a que se refiere. Y es necesario decir algo bien importante: que esta gente que vendió La ex Disputada, con muy malas conductas, después estructuraron la operación de manera de ahorrarse más de US$100 millones de dólares en impuestos en Chile. Esa elusión la hicieron los de Exxon con Anglo American.

-¿Bajo que figura intentaron ahorrarse esos US$100 millones de dólares?

Quisieron hacerlo. Porque buscaron hacer la venta afuera, para no pagar el impuesto adicional acá. ¡Pero lo paramos! Ahí el gobierno se puso firme, gritamos fuerte y eso generó y finalmente abrió un debate en Chile sobre la necesidad de tener el royalty para la minería. ¡Y terminamos en el royalty! Eso fue lo que motivó a Ricardo Lagos y a Nicolás Eyzaguirre a involucrarse a fondo con el royalty, porque yo lo venía planteando de mucho antes… Desde 1994, desde que entré a Codelco la primera vez.

-Y la respuesta era que un royalty espantaría la inversión minera y terminaría ahuyentando a esos capitales de Chile. ¿No es así?

Claro, el típico argumento. Lo curioso es que Ricardo Lagos enganchó con esos argumentos al principio. Y también Nicolás Eyzaguirre. Ahora está pasando lo mismo con esta discusión acerca de subir los impuestos a los que tienen más. Cuando yo fui ministro secretario general de la Presidencia dije que había que subir los impuestos más o menos en un 25% para las necesidades de nuestro desarrollo y quedó la tendalá.

- Volvamos a la situación actual, ¿legalmente, tiene posibilidades Chile de defender esta opción de compra del 49%?

Creo que sí, creo que Chile tiene una base sólida para sostener que la venta que hizo Anglo American a Mitsubishi no es legítima. No creo que pueda desarmarla, pero puede ganar poniendo las cosas de la siguiente forma: mire, esto es un hecho consumado, pero se actuó de mala fe, y por tanto, yo Codelco, exijo mi derecho a que esta opción se haga efectiva. Ahora, tengo que reconocer que se vendió un 24,5% y por lo tanto la opción de Codelco se hace efectiva sobre el 75,5% restante, que son las acciones de propiedad de Anglo American. Eso significa que usted me tiene que garantizar el 49%, pero no de 100, sino de 75,5%, lo que significa que Codelco tendría un 37% y Anglo un 38,5%. En ese caso, Anglo pierde el control y sería desastroso para ellos.

- Perder el control es precisamente lo que no quieren

Así es. Ahora, a esto se podría llegar porque el problema es que formalmente la venta ya está hecha a Mitsubishi. No la puedes parar, pero tú puedes decir: mire, efectivamente esta venta se hizo, pero es igual a la venta de un deudor que va a declarar su propia quiebra y una semana antes vende la casa. Es lo que se llama el periodo sospechoso, dentro del cual tú no puedes vender nada. Esto es un poco igual: hay un período que uno podría asimilar al concepto de periodo sospechoso. En el caso de la quiebra eso significa que te vas preso y en este caso es más complicada la cosa.

- ¿Cometió un error Codelco en anunciar que ejercería su opción de compra?

No, tenía que hacerlo, porque la ley impone esa obligación porque es sociedad anónima abierta y tiene que dar cuenta ya que es un hecho esencial. He escuchado en los últimos días opiniones al respecto de gran irresponsabilidad, diciendo que una vez más aquí se cometió un error garrafal por el hecho de haberlo anunciado. Y por ese chorro se fueron muchos. La impresión que me dejan esos comentarios de periodistas y empresarios, además de ignorancia, ¡es cómo se cuadraron con Anglo! Le dieron la razón a Anglo. Yo pienso que Codelco aquí tiene que arreglárselas solo, porque si no te van a meter en el tribunal de Nueva York y se van a aprovechar. Si tuviera el carácter de un problema de Estado ahí pierdes el control, incluso te pueden llevar a tribunales internacionales.
 



Entrevista realizada por CIPER Chile

No hay comentarios.:

Publicar un comentario