domingo, 25 de septiembre de 2011

Con José Miguel Varas ha dejado de existir "el mejor de los nuestros" como dijo el Círculo de Periodistas de Santiago

José Miguel Varas
Mañana lunes se realizará el entierro de José Miguel Varas, Premio Nacional de Literatura, en el cemenerio Parque del Recuerdo de Santiago, quien falleció el sábado a la edad de 83 años como consecuencia de un paro cardiorespiratorio que le afectó en su propia casa de Ñuñoa.

Sus restos fueron velados este fin de semana en la casa de la cultura de Michoacán, ubicada en avenida Lynch Norte 164, en la comuna de La Reina.

José Miguel Varas fue galardonado con el Premio Nacional de Literatura en 2006, ocasión en la que el jurado dijo que era "el más completo escritor de cuentos que ha habido en la historia de Chile".

El mundo de las letras lamenta profundamente el deceso del escritor, quien al momento de fallecer dejó inconcluso un libro autobiográfico y varios otros proyectos.


Declaración de los periodistas

El Círculo de Periodistas de Santiago lamentó el fallecimiento de José Miguel Varas. La organización, de la cual Varas era miembro activo, emitió una declaración pública en la que señala que "ha dejado de existir el mejor de los nuestros".

Verónica Martínez
Verónica Martínez Rogers, presidenta del directorio,  dice en el comunicado que Varas es “ejemplo en lo personal y profesional, que debiera guiar la conducta y los principios de las nuevas generaciones de periodistas de nuestro país".

La declaración hace un breve relato de la trayectoria del escritor, agregando que "quienes conocimos a José Miguel Varas en distintas etapas de su vida coincidimos en destacar sus notables valores de coraje moral, honestidad intelectual, capacidad de trabajo y dones particulares para estimular el desarrollo de aquellos con quienes compartía labores o inquietudes intelectuales", las que se vieron expresadas en su participación en diversos medios de comunicación.

La declaración del Círculo de Periodistas también envía sentidas condolencias a la familia y amigos cercanos de José Miguel Varas.

Murió el mismo día en que también lo hizo Neruda

Varas, quien curiosamente murió el mismo día en que lo hizo en 1973 el laureado poeta Pablo Neruda, Premio Nobel de Literatura, el 23 de septiembre, conoció al vate en 1948 en la Quinta Gardel de Santiago. Entonces era un joven locutor de radio.

La figura de Neruda se volvería central para él. No sólo lo admiraba como poeta; también lo seguiría políticamente. Con el tiempo se vieron muchas veces y, aunque Varas no era de la corte nerudiana, se hicieron amigos. El escritor y periodista conoció las diferentes casas de Neruda, entre ellas Michoacán, en La Reina, donde vivió con Delia del Carril. Varas recordaba especialmente un cumpleaños del poeta, donde lo impresionó el canto de una guitarrera que veía por primera vez: Violeta Parra.

Este fin de semana, Varas volvió a Michoacán para ser velado.

En 1988 entregó las mejores crónicas que se han escrito sobre Neruda, entrañables y antisolemnes: Nerudario y Neruda clandestino.


Varas decía que durante su exilio leía siempre al poeta. Lo hacía sentirse cerca de Chile. Durante su período en TVN hablaban a diario. Neruda lo llamaba al despertar: "¿Cómo está, compañero? ¿Ya tiene su boletín matinal?", le preguntaba, recordó el diario La Tercera.

Sus últimos proyectos

Paulo Slachevsky, Director de Lom
El escritor trabajaba en numerosos proyectos, entre ellos un libro de memorias y una crónica novelada sobre René Largo Farías, su cuñado músico, asesinado en 1991. El miércoles estuvo en el Museo de la Memoria, en la presentación de un libro sobre Orlando Letelier. Allí lo vio Paulo Slachevsky, director del sello Lom, quien publicará su novela sobre Largo Farías. "Estaba lleno de proyectos, a pesar de sus altibajos propios de la edad", dijo el editor.

Slachevsky cuenta que habían acordado también la edición de sus crónicas radiales en 2012, de su paso por Radio Moscú. Durante su exilio, Varas fue la voz de Escucha Chile, programa de denuncia contra el régimen de Pinochet.

Además, en la próxima Feria del Libro de Santiago, Catalonia publicará "Debo decir que sucede", antología de sus crónicas de los últimos 50 años, que seleccionó con su hija Cristina.

Nacido en 1928, hijo de un militar escritor, Varas pasó brevemente por la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile, pero la dejó por la radio. Al final del gobierno de González Videla, en 1952, entró al diario El Siglo, donde tenía contacto permanente con Neruda.

En el periódico del PC conoció la clandestinidad también. En 1957 Carlos Ibáñez lo clausuró y Varas se escondió en la casa de Manuel Rojas, quien fue su amigo, así como José Santos González Vera, escritores que dejaron huella en su obra.

A fines de los 50 partió a trabajar a Radio Praga, y fue guía de Neruda durante uno de sus viajes a la ciudad de Kafka. Luego fue nombrado director de El Siglo y durante la Unidad Popular, jefe de prensa de TVN.

Para entonces había publicado los cuentos Lugares comunes y la novela testimonial Chacón. Tras el golpe militar, dejó la literatura y se abocó a hacer oposición al régimen militar.

De regreso, a fines de 1988, no paró de publicar: editó la novela El correo de Bagdad y las biografías noveladas La novela de Galvarino y Elena, Los sueños del pintor (sobre Julio Escámez) y Milico (inspirada en su padre).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario