martes, 28 de junio de 2011

Piñera: La democracia chilena esta fatigada lo que se aprecia en los jóvenes que no se interesan en votar

Piñera prmulga la reforma junto a los ministros del Interior
Rodrigo Hinzpeter y de la Presidencia Cristian Larroulet
El presidente chileno, Sebastián Piñera, no está conforme con el sistema político que tienen los chilenos lo que definió como una democracia fatigada, lo que no le afecta sólo a él sino a una gran mayoría de chilenos que ven permanentemente hechos flagrantes de anti-democracia o métodos u actuaciones de los políticos de todos los sectores y del mismo Gobierno que se apartan de los principios democráticos con gran facilidad.

Este descontento lo expresó hoy al promulgar la ley de reforma constitucional que adelanta las próximas elecciones presidenciales para evitar que éstas se topen con las fiestas de fines de año y las vacaciones de verano.

Entre las reformas a contemplar, según el mandatario, estaría, en primer lugar,  el de “avanzar hacia una nueva ley de partidos políticos que los haga más modernos, más representativos, más transparentes, que recuperen una mayor cercanía y una mayor legitimidad con la ciudadanía, de forma tal que sean más representativos y, también, más respetados".

Punto dos: Avanzar hacia acuerdos que "nos permitan perfeccionar nuestro sistema electoral". Dijo que este "es un tema que lo hemos conversado y discutido muchas veces, pero nadie puede negarse a buscar acuerdos, que tienen que ser amplios, sólidos y que nos permitan perfeccionar nuestro sistema electoral".

Tres: Reiteró la idea de que "Chile está bien, pero la política está mal". Según destacó, "no hay democracia sana con política enferma". Subrayó que “tenemos que ser capaces de detectar, leer e interpretar los signos de fatiga que está dando nuestra democracia, y que se expresan, por ejemplo, en el hecho de que más de cuatro millones de chilenas y chilenos, que tienen, por su edad y su carácter, la capacidad de ser ciudadanos y ejercer su derecho de voto, no se inscriben en los registros electorales", comentó.

"Eso es una luz amarilla que no queremos que se transforme en luz roja. Y refleja una cierta fatiga de nuestra democracia", expresó.

Lo contradictorio es que que los jóvenes al tiempo de negarse a concurrir a las urnas prefieren participar a través de las redes sociales y las marchas. "Es bueno que así sea. Eso demuestra que hay una energía ciudadana, una voluntad de participar, un deseo de querer construir un país mejor, pero esa participación no se está reflejando adecuadamente por los canales institucionales (…), como las elecciones", explicó.

Y afirmó que "esa energía tiene que canalizarse hacia el bien común, y no hacia fines que sólo son perseguidos por algunas minorías".

"Por eso, esas movilizaciones, esas marchas, esas expresiones, tienen, en mi opinión, dos límites", agregó, destacando el respeto a la ley y al derecho del resto de las personas. "Si un estudiante quiere protestar está en su derecho, siempre que lo haga dentro de la ley y en forma pacífica, pero no tiene derecho a privar a otro estudiante que quiere estudiar a también cumplir con su voluntad", concluyó.

En la ocasión, y en línea con las principales reformas políticas que se debaten entre el oficialismo y la oposición, el Presidente mencionó la necesidad de aprobar la ley de inscripción automática y voto voluntario, el voto de los chilenos en el extranjero -manteniendo un vínculo- y las iniciativas que permiten la realización de plebiscitos comunales y de primarias.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario