jueves, 27 de abril de 2017

Opinión política

LA DC EN LA POLÍTICA CHILENA: DENME SUS VOTOS Y YO DOY MI PALABRA

Por Hugo Latorre Fuenzalida

La situación de la DC ante la Nueva Mayoría es casi como la pelea del payaso. Yo doy la cachetada pero cuando te corresponda  a ti darla, entonces yo paro la pelea.

Quieren hace pacto parlamentario pero no presidencial. ¿Cómo se entiende eso?

Es decir, ellos quieren que la Nueva Mayoría preste sus votos para que se elijan parlamentarios DC más allá de lo que les otorgaría ir por su cuenta, pero lo de las presidenciales, en segunda vuelta, es una simple promesa. Ahí nada está garantizado. Los parlamentarios ya estarán electos, pero el presidente no.

Si somos por un momento un poquito mal pensados, podríamos sospechar que la DC desea tener los parlamentarios suficientes ya elegidos para “negociar” al mejor postor…y conservar una fuerza de negociar incluso con el presidente electo, sea cual sea el sector ganador.

Obviamente, conocida la resistencia al gobierno de Bachelet, por los DC (léase Walker, Burgos, Zaldívar, etc.), se puede colegir que pueden actuar con igual grado de deslealtad al gobierno que desee imprimir un modesto sello de cambios.

Los DC pueden decir: ¡Pero si hemos respaldado todas las leyes de Bachelet, cómo pueden hablar de deslealtad desde la DC!

Claro, pero luego se han afanado en neutralizarlas en la “cocina” o voceando  a quien quiera oír que esas reformas ellos no las conocían, no las leyeron o que, simplemente no están de acuerdo o son malas.

Esa ha sido la canción permanente desde las filas democristianas.

Entonces, si la Nueva Mayoría respalda a parlamentarios DC, está asegurando maniatarse de un brazo a la voluntad del Congreso con su dominancia conservadora (los viejos sanedrines de la Concertación son conservadores a todo trance, a lo que se suma una derecha impenetrable).

¿Qué garantías puede dar la DC que si obtiene los votos de sus ex socios en el parlamento, los ex socios contarán con esos votos en la presidencia?
.
Pues, ninguna.
.
Esto de lanzarse a primera vuelta no tiene sentido más allá de buscar autonomía política para regatear…y eso es  como adolescente coqueteando con dos amores (la DC actual tiene el corazón partido, entre la derecha más ultramontana y el progresismo más retraído). Es una jugada que no sé quién se la pueda tragar.
.
Los de la Nueva Mayoría-incluso los PC- dicen que se debe desdramatizar. Pero no se trata de “drama”, esto es pura “comedia”. Es una volada que quiere ser ingeniosa, forjada por las mentes calculistas detrás del trono de la señora Goic. Es de esperar que a esos calculistas no les resulte un fiasco como esos matemáticos que idearon el puente Cau Cau.
.
Un querido amigo DC, ha planteado en un artículo reciente que esto de llegar a primera vuelta es imprescindible para poder reposicionar a la DC en su pensamiento, pues estas alianzas de tanto tiempo la han desfigurado, además de desperfilarla.
.
Bueno, cualquiera que pregunte en las calles de Chile por la opinión que le merece la DC en todos estos años, es probable que lance  a la cara suya una sarta de insultos, dirigidos a los falangistas. Su desperfilamiento viene desde la dictadura, donde muchos se matricularon con el golpe y luego con el régimen. Medio que les volvió el crédito la lucha final por recuperar la democracia, justamente en alianza con las fuerzas  que por entonces eran de izquierda.
.
Pero al llegar al poder, se deshicieron del pueblo como quien arroja un disfraz a la basura, entonces a rostro descubierto comenzaron a medrar y transar, sin mirar para el costado ni ver hacia a tras la estela de  descomposición que iban arrojando, producto de su avariciosa digestión.
.
¿Cuál puede ser la identidad doctrinaria de la DC hoy?
.
Mi querido amigo no la señala, pero yo, al menos, la veo perdida entre los refajos de la corrupción, la inconsecuencia y la indiferencia cupular. Que el tema del aborto por las tres causales o el matrimonio igualitario; bueno, eso es discutible incluso dentro de sus filas, así es que no hay fuerza unitaria en ese argumento. ¿En la economía? Demás está decirlo que estas reformas propuestas y luego neutralizadas, son –lejos- menos reformistas que las que aplicó la DC cuando fue gobierno con Frei Montalva. ¿Qué la presencia del PC? Basta de tonteras. El PC es hoy más socialdemócrata que el Partido Socialista…sus obras lo demuestran. ¿Qué apoyan dictaduras? Bueno, y Lagos y Alvear y la ODCA no apoyaron el golpe de Estado en Venezuela, cuando era todavía una democracia fresca e intachable, para nada decadente, como lo es hoy con Maduro?
.
Entonces, queridos amigos de la DC, ustedes desean sacar las castañas con la mano del gato. Quieren pan sin dar pedazo y eso en política no puede ser entendido más que como una frescura más de los frescos que se han apropiado de ese partido que un día fue honrado, progresista y popular.
.
¿Caerá la N ueva Mayoría en esa trampita  cazabobos?



No hay comentarios.:

Publicar un comentario