domingo, 23 de abril de 2017

Elección presidencial

FRANCIA: MACRON Y LE PEN A SEGUNDA VUELTA


En las elecciones presidenciales francesas (primera vuelta) socialistas y conservadores se hundieron en el fracaso mientras que la ultraderechista Marine Le Pen y el centrista Emmanuel Macron pasaron a la segunda ronda prevista para el próximo 7 de mayo.

Le Pen obtuvo 23,3% de los sufragios, frente al 22,98% de Macron. Los franceses ahora deben decidir si optan por el ultranacionalismo del Frente Nacional y el europeísmo del líder del movimiento En Marche!

Los otros candidatos principales, Francois Fillon, conservador, obtuvo 19,79 de los votos y el izquerdista Jean-Luc Mélenchon, 19,32%.

Macron, de 39 años, dice representar la “renovación” de la cara política del país, pero muchos analistas aseguran que su elección demuestra cierto continuismo. Él mismo, si bien es la primera vez que se presenta a unas elecciones, es un político nacido bajo el ala socialista, cuando fue ministro de Economía durante el ejecutivo de Manuel Valls y la presidencia de François Hollande.

Macron declaró que “los franceses han expresado su deseo de renovación" .  El candidato centrista proeuropeo declaró a la agencia local AFP que este domingo se cerró "una página de la vida política francesa".
.
"Los franceses han expresado su deseo de renovación", aseguró el ex ministro de Economía de François Hollande, que podría convertirse en el presidente más joven de la historia de Francia.

Macron es un candidato inusual para este momento de la política europea. En pleno auge de los discursos nacionalistas y populistas, se manifiesta a favor de la globalización y de la Unión Europea (UE), y se ubica en el centro del espectro ideológico. Además quiere fortalecer los lazos con Alemania e implementar una política más "humana y eficaz" hacia los refugiados.

Con 39 años es con mucha diferencia el aspirante más joven y más preparado desde el punto de vista académico. Al terminar la escuela se graduó primero en filosofía y después en ciencia política. En ese momento empezó a militar en el Partido Socialista. Decidido a ser funcionario público, ingresó a la Escuela Nacional de Administración, donde se recibió en 2004 con una especialización en finanzas. Sin embargo, su primer trabajo importante no fue en el estado, sino en el Banco Rothschild, del que llegó a ser socio tras cuatro años en los que acumuló una fortuna considerable.

Su entrada a la política nacional fue en 2012, cuando el presidente Hollande lo convocó como asesor económico y después como secretario general adjunto. En 2014 lo nombró ministro de Economía y Producción, su mayor responsabilidad hasta la fecha. Pasó dos años en una gestión que muchos consideran exitosa porque el país volvió a crecer luego de un trienio de estancamiento, aunque fue criticado por la izquierda, que lo acusó de liberal y proempresarial. Renunció en agosto de 2016 para lanzar su candidatura por ¡En Marcha! (EM!), su propio movimiento político, creado algunos meses antes.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario