jueves, 24 de enero de 2013

EL MUNDO EN TUS MANOS


El debate sobre prohibición de venta de armas en EE UU

Un grupo de senadores y congresistas demócratas presentó una propuesta de ley que prevé la renovación de la prohibición de armas de asalto, así como la de la venta de cargadores de gran capacidad para uso civil.  La iniciativa constituye el esfuerzo más ambicioso en materia de control de armas desde que la matanza de 20 niños en una escuela de primaria de Newtown, Connecticut, en diciembre,  abriera un inédito debate sobre este tema en el país. Con todo, no está claro el éxito que pueda tener debido a que la cuestión de control de armas sigue despertando un gran recelo entre los legisladores, incluso demócratas, pese a que el propio presidente Barack Obama anunció la semana pasada su intención de presionar para lograr la renovación de la prohibición de las armas de asalto y mayores controles en materia de cargadores de gran capacidad. La iniciativa legislativa presentada hoy es una modernización de la prohibición de armas de asalto de 1994, que expiró diez años más tarde sin que hasta la fecha se hayan realizado verdaderos esfuerzos legislativos -ni desde la Casa Blanca, hasta Newtwon- por revivirla. Según explicó en rueda de prensa la senadora por California Diane Feinstein, que ya impulsó la ley de 1994, la propuesta prevé, entre otros aspectos, prohibir la "venta, transferencia, manufactura e importación de armas de asalto y munición de gran capacidad para armas que puedan cargar más de diez rondas. "Concretamente, prohíbe 158 armas de estilo militar "específicas", así como otros rifles semiautomáticos y pistolas que tengan un cargador removible y que tengan "una característica militar". Según los observadores, las únicas iniciativas que podrían prosperar en el largo camino legislativo son mayores controles de los antecedentes de los compradores, pero nada que prohíba la adquisición de un arma específica, aunque originariamente estuviera pensada para un uso militar y no civil.

  Nueva fuerte compensación pagan a Kuwait por la guerra de 1990 con Irak   La comisión de compensación de las Naciones Unidas pagó esta semana 1.300 millones de dólares (974 millones de euros) adicionales a Kuwait para reparar los daños sufridos después de la invasión iraquí de 1990. La comisión, con sede en Ginebra, precisó en un comunicado que se trata de compensaciones por los daños a las instalaciones petroleras y a las pérdidas de ingresos asociadas. Estas sumas de dinero están financiadas por una tasa del 5% que el Consejo de Seguridad impuso a las ventas de petróleo iraquí.  Con este pago, la comisión entregó hasta el momento 40.100 millones de dólares (30.000 millones de euros) del total de 52.400 millones de dólares (39.222 millones de euros) atribuidos a un centenar de gobiernos y de organizaciones internacionales para cubrir las 1,5 millones de demandas de indemnización aceptadas.  La comisión todavía debe pagar 12.300 millones de dólares más (9.205 millones de euros). La invasión se inició en el verano europeo en 1990 por determinación del entonces hombre fuerte de Irak, Saddam Hussein. Desató con ello una guerra de siete meses de duración. La causa de Irak para Hussein fue acusar a Kuwait de robo de petróleo iraquí.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario