domingo, 27 de enero de 2013

BITÁCORA

PRESIDENCIAL

2013
.

FALTAN 295 DÍAS


Elección: 17 de noviembre de 2013



El Programa económico de Andrés Allamand (RN):


Entrevista con el candidato realizada por el diario La Tercera (Resumen de Kradiario):

“Tenemos que afianzar nuestro proyecto de desarrollo y fortalecerlo, haciendo que evolucionen las instituciones”. Su apuesta es por el crecimiento de la economía, la innovación y el acrecentar la competencia al interior de los mercados, para lo cual ve como clave la actuación del Estado. Asegura que para el financiamiento de su eventual programa de gobierno no tiene consideradas alzas tributarias y se compromete a buscar el consenso político para una reforma laboral integral. En materia de energía, indica que se debe avanzar hacia un acuerdo nacional e implementar cambios en la institucionalidad. Prefiere no entregar metas ni en materia de crecimiento ni de reducción de la pobreza, señalando que en dichos ámbitos se debe buscar siempre el mejor resultado posible. Tampoco se compromete en el área fiscal a volver a un balance estructural de 0%, prefiriendo dejarse un margen de flexibilidad entre un superávit de 1% del PIB y un déficit de 1% del PIB.

El Estado y los mercados

El Estado debe tener un rol activo en relación al funcionamiento de los mercados, no para transformarlo en empresario e involucrarlo en la gestión, sino porque el Estado tiene mucho que hacer para que haya “juego limpio”, y para aumentar la competencia y el número de actores. Deben terminar las cláusulas abusivas: que a esta altura exista gente que todavía piense que las casas comerciales van a poder modificar unilateral y arbitrariamente los contratos de sus tarjetas de crédito, quiere decir que no han entendido cuál es el nivel de exigencia y de transparencia que la sociedad tiene hoy. Esto define lo que es la esencia de una centroderecha verdaderamente progresista con la cual me identifico. Una de mis discrepancias con el libro de Jovino Novoa es que no creo que un gobierno que se preocupa de frenar los abusos o de incrementar la competencia reniegue del pensamiento de centroderecha. Respecto del clima de inversión, cuando hay un mercado que tiene pocos actores, no hay mayores incentivos para invertir ni innovar, porque están funcionando en una atmósfera de competencia controlada. En el mercado de generación de energía se requieren más actores y ahí las barreras de entrada tienen que ver con la dificultad de los proyectos nuevos para aprobarse. Otra vieja discusión es la de si los medicamentos se pueden o no expender fuera de las farmacias. Hay algunos empresarios que tienen conductas que terminan por cuestionar los fundamentos del sistema. El ejemplo de La Polar es paradigmático.

Crecimiento económico

Todos deberían buscar expandirse al 7% y nunca menos del 5%. Lo que sí voy a señalar es que en mi gobierno el crecimiento y el emprendimiento, y no los impuestos, serán el motor para que el país continúe progresando y para abordar un tema pendiente, que es el de la desigualdad. Yo no estoy de acuerdo con Jovino Novoa ni con mucha gente en la propia derecha, que consideran que la desigualdad en Chile es un invento y que no hay que preocuparse de ella. La desigualdad en Chile no es un invento, es una realidad. Hay una brecha educacional, digital, ambiental y territorial. A mí me preocupa que Chile sea un país extremadamente desigual y no creo en el discurso tradicional de la derecha de que lo importante es sólo atender la pobreza. Para la derecha económica o tradicional, la desigualdad no es un problema. Para la izquierda y la Concertación, la desigualdad se resuelve con más Estado. Para la centroderecha moderna la desigualdad sí es un problema, pero se resuelve apostando por inversión en educación temprana, en capacitación laboral, en fomento al emprendimiento, especialmente en los pequeños y medianos empresarios, más una red asistencial con retribución al esfuerzo y la responsabilidad de las personas. Si la relación entre los impuestos y el crecimiento no existiera, no habría ninguna razón para que los tributos no se subieran al infinito. Pero resulta que existe una vinculación. En ese sentido, creo que el verdadero motor, aquello que no se puede sacrificar y que permite avanzar en distintos ámbitos, es precisamente el crecimiento. Entonces, yo no estoy de acuerdo con el festival de alza de impuestos en el que de pronto parecen incurrir actores políticos, particularmente de la Concertación. Las herramientas que se deben priorizar son crecimiento, austeridad, mayor eficiencia en el aparato del Estado.

Sector laboral

Lo que necesitamos en materia laboral es algo parecido a lo que se requiere en el tema de la energía: un gran acuerdo. El escenario laboral cambió radicalmente y la legislación sigue siendo la misma. El problema es que hay un bloqueo político en el tema, porque desde el punto de vista técnico, la mayoría de los expertos está de acuerdo en el diagnóstico. Pero ocurre que cuando se empieza a hablar de flexibilidad o adaptabilidad laboral, se produce un megamalentendido. Unos entienden que por flexibilidad lo que estamos diciendo es mayores atribuciones al empleador para cambiar las condiciones en que trabajan sus empleados y lo ven como precariedad. En circunstancias que esto debiera verse como la posibilidad de común acuerdo entre empleador y trabajador de generar condiciones de trabajo mutuamente satisfactorias, debidamente compensadas. Lo que hay que hacer es poner por delante el concepto correcto.

La energía

La dificultad para sacar adelante proyectos energéticos es enorme y hay organizaciones que hacen del rechazo un modus vivendi. ¿Qué debemos hacer? cambios en el ámbito de la institucionalidad: una participación ciudadana más temprana y avanzar en la zonificación territorial, en lineamientos respecto de dónde se deben emplazar prioritariamente los proyectos de energía. En tercer lugar, abordar las compensaciones a las comunidades, porque los proyectos generan impactos locales adversos y beneficios nacionales positivos. Las compensaciones se deben dejar de hacer como hoy, algunas bajo la mesa, otras por el lado. Deben ser parte de la institucionalidad y de los proyectos de aprobación ambiental. Salir de la situación en que estamos de energía sucia, cara y dependiente. Debemos avanzar lo más intenso que podamos en eficiencia energética y priorizar las energías renovables. Como no reduciremos la brecha sólo con energías renovables, Chile debe apostar a la hidroelectricidad y trabajar intensamente en dos energías en las que tiene ventajas: solar y geotermia. Por último, avanzar en la carretera eléctrica. El Estado no puede ser un observador sobre el problema de la transmisión. Es absurdo que Chile, teniendo un potencial hidroeléctrico, solar y geotérmico, se vaya por el camino más fácil, que termina siendo el más sucio, caro y dependiente, como el carbón y diésel. Pensar que tener una matriz energética cara y sucia no afectará las exportaciones es no entender el mundo. HidroAysén es hoy un proyecto no es viable. No lo digo yo, lo dice la administración de la empresa y a gritos el análisis que hemos hecho respecto de la institucionalidad ambiental. ¿Es viable HidroAysén sin carretera eléctrica? La respuesta es no.

Definitivamente, no (repetiría el caso Barrancones de Piñera). El Presidente resolvió un problema, pero generó una consecuencia peor: un debilitamiento institucional. Un gobierno de centroderecha siempre tiene que fortalecer las instituciones, porque la izquierda se encarga permanentemente de debilitarlas. Finalmente, esa decisión, ese telefonazo, fue un error. No veo la energía nuclear como una opción, pero me parece de un fundamentalismo absurdo que haya grupos que ni siquiera quieren que se estudie. La energía nuclear no es opción para Chile. Hoy, las potencialidades están en otro lado. Si me corresponde ser presidente, mi compromiso es muy claro: no voy a impulsar la energía nuclear.

Sistema privado de salud

Crítico es Allamand sobre cómo está funcionado la industria de las isapres. Asegura que el sector debe darse cuenta de que la posibilidad de aumentar unilateral y discrecionalmente los planes, “simplemente es un tema del pasado”. También considera absurda la dificultad gigantesca que enfrentan hoy los usuarios para comparar los distintos planes de salud. Por eso, considera que el Plan Garantizado de Salud y el índice de precios de la salud que ha impulsado el gobierno están bien orientados. “Espero que el debate continúe y que nadie crea que el camino de la judicialización es la solución”.


El Programa económico de Laurence Golborne (UDI):

Entrevista con el candidato realizada por el diario La Tercera (Resumen de Kradiario):



El candidato se define como un hombre de pensamiento de centroderecha que cree en la libertad de emprender, en el esfuerzo personal y no en un estado benefactor que entregue apoyo a cambio de nada. Desde esa óptica, estima que en Chile la gente no está “cansada” del modelo económico, sino que por el contrario, quiere más de él. Si bien señala que es un imperativo moral seguir luchando contra la pobreza, anticipa que un foco esencial de la política social de su eventual gobierno estará centrado en la clase media emergente que todavía requiere apoyo del estado para no volver atrás.

El Estado y los mercados


Existen tres ejes en nuestro programa de gobierno. El ámbito de la movilidad social, que apunta a dar las condiciones para que las personas progresen y tengan bienestar en lo material. Incluye educación, emprendimiento y vivienda digna, entre otros elementos. Un segundo eje se centra en condiciones para la felicidad. Queremos que las personas tengan las condiciones para realizarse y eso va de la mano de la tranquilidad: de no ser asaltadas en sus casas, de tener un sistema de salud que ante una emergencia responda, etc. El tercer aspecto tiene que ver con una economía que permite llevar adelante tanto la movilidad social como las condiciones para la felicidad. Una economía que crece, diversificada y productiva, con alta capacidad de adaptación a los tiempos modernos. La economía no es un fin, es un medio. Nuestro fin es que la sociedad sea mejor. Históricamente en la centroderecha, cuando tratamos estas materias, tendemos a centrar nuestro discurso en un tema netamente económico. Nosotros no queremos crecer por crecer. Apuntamos a una sociedad más desarrollada desde el punto de vista social y para ello necesitamos los recursos económicos.    

Crecimiento económico 


La visión económica que va a presentar nuestra candidatura está basada en la libertad, en el emprendimiento, en la creación de valor. Con un Estado que nivela la cancha y que entrega las condiciones para que las personas se desarrollen desde el punto de vista material. Esto se va a contraponer con una visión más de izquierda de la Concertación, asociada a una redistribución potenciada por una reforma tributaria. A nivel político hay algunos que creen que el modelo ha sido capaz de generar valor, bienestar y crecimiento para el país, y otros que creen que el modelo sólo ha generado desigualdad. Ciertamente las desigualdades se producen y tenemos que avanzar hacia una mayor equidad y justicia para que el desarrollo les llegue a todos. Pero pensar que la base del modelo es la génesis de la desigualdad, es una diferencia filosófica profunda. En cuanto a la gente, estoy convencido que no está cansada del modelo de libre mercado, sino que quieren más del modelo. Lo que hay es un cuestionamiento a cómo vamos continuar este proceso de desarrollo y cómo logramos que este modelo nos dé bienestar a todos. Nuestro modelo de 30 años no ha estado centrado en la tranquilidad ni en la felicidad. Su foco ha sido la productividad. Nosotros queremos cambiar esa propuesta y ponderar en mayor proporción la tranquilidad y bienestar de las personas. El presidente planteó un programa de gobierno de centroderecha y lo ha ido cumpliendo a cabalidad. Por tanto, no soy partícipe de esas críticas, y tal como he dicho, en materia de lealtades no me pierdo. He sido ministro en tres carteras de este Gobierno y me hago cargo de sus aciertos, que han sido muchos, y también de eventuales errores. Los emprendedores son la base del desarrollo económico del país y tenemos que potenciarlos en todos sus niveles, partiendo por las empresas más pequeñas hasta las más grandes. En una economía de mercado, libre, la competencia es la clave y por lo tanto no se pueden permitir situaciones de abuso contra la competencia.   Dar las condiciones para que el emprendimiento privado tenga el campo de acción adecuado para generar ese crecimiento. En ese sentido, la agenda pro competitividad es esencial y hay que profundizarla. Dentro de ello es fundamental reducir la burocracia estatal, que es una carga para la economía y mucho más para las pymes.

Para llevarlo al 6% necesitamos una inversión del 28% del PIB por año. Hemos pasado de tasas del 22%- 23% a 24%-25%. Debemos establecer los mecanismos para alcanzar ese 28% de inversión. Es un desafío fundamental que voy a impulsar con fuerza.

Más que un número específico, hay que plantearse metas en función relativa a lo que es el crecimiento del mundo y de Latinoamérica. Si nosotros nos planteamos crecer entre 1% y 2% por encima de la expansión de Latinoamérica o el mundo, debiésemos estar con una meta ambiciosa y razonable.

No me gusta hablar del desarrollo como una cifra del PIB. No es sólo llegar a US$ 25 mil dólares per cápita. El desarrollo de un país se debe medir también en otras variables y creo que aún estamos lejos. Está relacionado al desarrollo social. Eso significa reducir elementos de desigualdad y de injusticia, pero también significa aumentar los niveles de civilidad. Yo no quiero hablar de un Chile desarrollado a menos que tengamos esas tres dimensiones: un ingreso per cápita importante, buenos índices del punto de vista social y equidad, y una sociedad que respeta a los demás.

Política social

En materia de política social se va apuntar hacia la tranquilidad de las personas y en ese sentido el imperativo moral de luchar contra la pobreza va a ser una prioridad. Sin embargo, la fuerza de nuestra política social debe ir orientada a esa clase media emergente que ha salido de la pobreza de acuerdo a los indicadores, pero que aún está en una situación de tremenda vulnerabilidad. No puede ocurrir lo que me cuentan cuando estoy en terreno en la población Pedro Aguirre Cerda: “Mire yo arreglé mi casa, le puse reja, la pinté, vinieron las visitadoras sociales y ahora no tengo ningún tipo de ayuda”. No debemos olvidarnos de quienes aún requieren un sustento un apoyo para no volver atrás.

Los impuestos son una herramienta y no un fin en sí mismo. Lo que queremos hacer es plantear nuestro programa de gobierno y definir las materias a realizar, para luego analizar de qué recursos disponemos y cuánto más necesitamos. Pero desde ya les digo que hay distintas fuentes de financiamiento. Además del crecimiento, el país tiene capacidad de endeudamiento, de efectuar mejoras en la recaudación, y espacio para una mayor eficiencia. Hoy tenemos un presupuesto público cercano a US$ 65.000 millones. Un 1% de mayor eficiencia del Estado nos permitiría contar con US$ 650 millones de dólares para gasto social. Yo he trabajado en el Estado y les digo que se puede hacer.

No considero que sea necesaria una reforma tributaria para llevar adelante nuestro programa de gobierno. Se acaba de hacer una y hay que ver cómo funciona y cuál es su efecto. El tema tributario no es un tabú, pero hay que mirarlo con especial atención por los impactos que genera sobre la actividad económica. No podemos pensar que el crecimiento del país está garantizado.

Este gobierno recibió un déficit del 3% y lo llevó al 1%. Nuestra posición va a ser mantener ese nivel de déficit.

El presidente Piñera ha anunciado el término de la extrema pobreza. Nosotros tendremos que apuntar a reducir la pobreza a una meta ambiciosa, pero realista. Queremos mejorar la educación pre- básica, básica y media, y la salud primaria entre otras muchas cosas. Todo eso va a demandar recursos significativos. Entonces, yo voy a entregarle al país un programa de gobierno que le permita soñar, pero que mantenga los pies en la tierra. No es posible reducir la pobreza a 0% en los próximos 4 años, si queremos hacer las otras cosas simultáneamente. Nuestra meta tiene que ser coherente con un presupuesto y los ingresos fiscales del período.

Sector laboral


Nuestro país ha hecho una tremenda labor en generación de empleos, ahora el desafío será generar mejores empleos. Falta profundizar mayores y mejores condiciones laborales para jóvenes, mujeres jefas de hogar y personas de tercera edad que quieren trabajar. El foco se centrará en ellos a través de capacitación para el trabajo y manejo de condiciones que compatibilicen sus necesidades con la de los empleadores. Hay que promover también que los trabajadores se organicen en buenos sindicatos, grandes y con capacidad de negociación más amplias que las que ahora faculta la ley. Todo esto requiere consensos en el mundo político, laboral y empresarial, y los impulsaremos con fuerza dado que existe comunidad de intereses en esta dirección. Es el tiempo de avanzar en acuerdos concretos.

La energía


Para resolver el problema energético se deben usar varias vías. Una es la eficiencia energética. La pequeña industria, que tiene un motor eléctrico que consume mucho, porque es de los 70 u 80, podría usar tecnología moderna e invertir para obtener uno que gaste la mitad o un cuarto. Hoy no tenemos mecanismos que ayuden e incentivar el recambio. Lo segundo es desarrollar proyectos de envergadura. Debemos llegar a un consenso amplio que nos permita avanzar en una matriz energética de largo plazo.


Hay que avanzar fuertemente en tener una base de desarrollo termoeléctrico (gas y carbón), como en el resto de los países. En el mundo, las plantas de carbón son viables, incluso en medio de ciudades, con las condiciones de control medioambiental adecuadas. Esto involucra inversiones, como precipitadores y filtros. Además, hay que aprovechar las capacidades hidroeléctricas al máximo a través de grandes y pequeños proyectos. Una tercera fuente son las energías renovables no convencionales. Debemos elaborar políticas para que tengan elementos de competitividad adecuados.

Debemos hacer un trabajo de educación. No hay una tecnología que sea mala o buena per sé. Todas tienen impacto en el medioambiente. Lo que debemos definir es qué tipos de impactos son los que la sociedad está dispuesta a aceptar y en base a esos criterios definir qué obras se realizarán.

¿Hidroaysén?

Estoy dispuesto a impulsar el uso de los recursos naturales de Chile en beneficio de todos los chilenos siempre. Los recursos hidroeléctricos son una bendición que tiene nuestro país. Es energía limpia y barata. Ahora, los proyectos específicos, le corresponde a cada uno de los gestores promoverlos, gestionarlos y sacarlos adelante.

Pero si HidroAysén cumple todos los requisitos, ¿está dispuesto a pagar el costo político de ir adelante con él, pese a que sea impopular?

La clave es respetar la institucionalidad. Si el país estima que debe sacrificar su desarrollo hidroeléctrico en pos de otros objetivos, debemos especificarlo en nuestras normas e institucionalidad. Mientras nuestras leyes permitan que estos proyectos se hagan, como autoridad lo que corresponde es respetar esa institucionalidad.

¿Eso significa que no deberíamos ver en su eventual gobierno un caso como Barrancones?

Los canales para resolver los problemas deben estar definidos de manera institucional y esas son las herramientas que el gobierno debe usar. Si no nos gustan esas herramientas se deben cambiar.

¿El Presidente Piñera no actuó bien?

No me voy a referir a casos específicos. He sido bastante claro en lo que pienso en la materia.

¿Retomarán los estudios de la energía nuclear?

Los estudios en esa materia deben mantenerse vigentes. Si bien Chile está muy lejos para llegar a condiciones que permitan la energía nuclear y es difícil que exista una planta antes de 25 años, no puede renunciar a estudiar el tema. Pero faltan muchos años para llegar a tomar una decisión.
  Sistema privado de salud

En materia de salud, Golborne anticipa que su prioridad será el funcionamiento del sistema público. “La salud privada llega a menos de 20% de la población, el 80% restante vive con otra realidad muy distinta”, explica. En ese ámbito, indica que el foco estará puesto en la salud primaria: “Ahí hay una tarea importante en reforzar la calidad de la atención a lo largo de todo el país. Cuando no tenemos una atención primaria de buen nivel, eso redunda en mayores problemas y atochamientos en la atención secundaria y terciaria, donde los costos son dos o tres veces más altos”.

En cuanto a la Ley de Isapres, que está en el Congreso, dice compartir el objetivo del gobierno “de avanzar a través de un plan garantizado que no discrimine por edad ni por sexo, que propicie un mayor nivel de control en materia de alzas de planes, con indicadores adecuados que permitan, en línea con lo que estableció la Corte Suprema, definir los mecanismos de reajustabilidad de los planes. Probablemente, esa materia va a quedar pendiente para el próximo período y yo la impulsaría.

Economista Marcel Claude es el nuevo integrante de la carrera presidencial


En el marco del Encuentro Ciudadano Programático, realizado en el Centro Arte Alameda con el objetivo de iniciar la construcción de un programa con miras a la elección presidencial de noviembre, se lanzó la precandidatura a La Moneda del economista Marcel Claude.

En la oportunidad, Claude expresó que actualmente “Chile es un paradigma de la explotación de los trabajadores y la concentración de la riqueza”, informó Radio Bío Bío.

Al mismo tiempo, destacó que urge una educación pública, laica y gratuita financiada por el Estado, “a través de una reforma tributaria real y los recursos que pueda entregar el cobre y el resto de los recursos naturales nacionalizados”.

E hizo ver que “sin una nueva institucionalidad será imposible derrotar la desigualdad”.

“Asumo este mandato. Ésta no es tarea de un hombre, es tarea de todo el pueblo de Chile”, acotó.

Sus palabras se dieron en el contexto de una convocatoria que buscó sentar las bases y la formación de vínculos entre diferentes actores sociales. Sindicatos, estudiantes, funcionarios, artistas, y ciudadanos comunes fueron parte de este encuentro.

Al respecto, la actriz Malucha Pinto expresó que “es preciso que sigamos adelante en este nuevo camino que busca formar un país y que el siglo XXI para Chile y para el planeta sea el siglo del encuentro”.

En tanto, Raúl Soto, presidente de la Federación de Estudiante de la Universidad del Mar (Casa Central), manifestó que “es urgente la vinculación de los trabajadores, estudiantes, ciudadanos, organizaciones políticas para darle fuerza a este movimiento que está creciendo cada día más”.

Candidatura de Orrego promete cambiar definitivamente la Constitución de 1980

El presidente del Partido de la Democracia Cristiana, DC, Ignacio Walker, junto al candidato a la presidencia de la tienda, Claudio Orrego, efectuaron una extensa presentación del eventual programa de gobierno de la colectividad en el Consejo Nacional Ampliado.

En este contexto, según Radio Biobío Orrego señaló que una de las principales propuestas del programa es la transformación de la Constitución de 1980.

A su vez, añadió que la familia, la seguridad ciudadana y la alerta temprana de deserción escolar serían algunos de los focos centrales que pretenderían abordar, enfatizando en la protección de la vida y embarazo, descartando así el aborto, como también la unión marital que no sea entre hombre y mujer.

Orrego aseveró que las elecciones no se ganan sólo impulsando políticas públicas, como lo proponen otros candidatos, sino que encantando el alma de los pueblos, representando sus colores y sus sueños. De esta manera, expresó mediante un contexto nacional y mundial que nada es imposible.

Por su parte, el presidente de la DC, Ignacio Walker señaló que la tesis del malestar social es real, pese a que la centroderecha quiera desacreditar la realidad del país.

Además, añadió que se promueve un bienestar subjetivo por parte del gobierno actual y las tasas de desempleo, pero según sus palabras, existe un divorcio entre la vida privada y pública.

Walker señaló hay una menor tolerancia a la desigualdad social en el país lo que califica como positivo, agregando que se requieren cambios estructurales contra la disparidad social y el abuso.

Finalmente, el candidato Claudio Orrego, sindicó que el principal oponente a derrotar será la derecha, mencionando y criticando en reiteradas ocasiones a los precandidatos de la Alianza, Laurence Golborne y Andrés Allamand.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario