jueves, 8 de junio de 2017

Testificación en el Senado

HUBO INTERFERENCIA RUSA EN LAS ELECCIONES DE EE UU

TRUMP PIDIÓ LEALTAD A COMEY ROMPIENDO LA INDEPENDENCIA POLITICA DEL FBI


























.
El ex director del FBI, James Comey, dijo este jueves ante la Comisión de Inteligencia del Senado estadounidense que "no tiene dudas de la interferencia de Rusia en las últimas elecciones presidenciales de EE UU".

Ante la pregunta "¿Tiene dudas de que Rusia interfirió con las elecciones?", Comey respondió: "No". Y el ex jefe del FBI, además, afirmó tener confianza de que ningún voto fue alterado en el balotaje, a pesar de afirmar que "los rusos interfirieron con sofisticación y altos métodos tecnológicos" y que "el FBI notó intrusiones cibernéticas de Rusia a fines del verano (invierno, en Chile) de 2015".

Según Comey, el número de instituciones en las cuales los rusos interfirieron "podría ser de más de mil, pero fueron por lo menos cientas".

A su vez, el exdirector del FBI James Comey confirmó en una declaración difundida este miércoles en la web del Senado de EE.UU. que el presidente Donald Trump le pidió que dejara pasar la investigación sobre el ex asesor de seguridad nacional Michael Flynn y le dijo: “Necesito lealtad, espero lealtad”.

Comey, quien testificó en persona ante el Comité de Inteligencia del Senado este jueves sobre las supuestas presiones del presidente por la pesquisa rusa se refirió a lo ocurrido durante una cena que tuvo con Trump el 27 de enero, una semana después de que el presidente asumiera el cargo, según una copia de su declaración publicada por la web del Senado.
El exdirector del FBI  confirmó en dicho documento que el presidente Trump le pidió que dejara pasar la investigación sobre el ex asesor de seguridad nacional Michael Flynn y le dijo: “Necesito lealtad, espero lealtad”
“Eso me preocupó mucho, dada la posición tradicionalmente independiente del FBI del Poder Ejecutivo”, declaró Comey.
.
Flynn, el teniente general retirado fue uno de los principales asesores de Trump durante la campaña. Tras ganar las elecciones, el republicano le nombró su consejero de Seguridad Nacional en la Casa Blanca. Pero el ex alto oficial estuvo en el cargo 24 días al verse forzado a dimitir, el 13 de febrero, tras destaparse que mintió al vicepresidente Mike Pence sobre el contenido de unas conversaciones que mantuvo en diciembre con el embajador ruso en Washington, Sergei Kislyak.

Los servicios de inteligencia estadounidenses grabaron las llamadas de Flynn con Kislyak, algo que es habitual al tratarse de un diplomático de un país rival. En esas grabaciones, se descubrió que Flynn  “estaba engañando a la opinión pública” y era susceptible “de ser chantajeado” por el Kremlin.

En un principio, en la cena de Trump con Comey parecía que iba a haber más asistentes, sin embargo, acabó siendo un encuentro de ambos en el que el magnate le preguntó por sus intención de seguir al frente del Buró Federal de Investigación (FBI). 
Comey declara que "el presidente empezó preguntándome si quería seguir siendo el director del FBI, cosa que me pareció extraña porque ya me había dicho dos veces en conversaciones anteriores que esperaba que me quedara, y le había asegurado que tenía la intención de hacerlo. Dijo que a mucha gente le gustaba mi trabajo y, dada la presión que había tenido durante el año anterior, él entendería si yo quería irme”, escribe Comey en la declaración.
“Mis instintos me dijeron que el encuentro cara a cara, y la pretensión de que nuestra primera discusión fuera sobre mi puesto significaba que la cena era, al menos en parte, un esfuerzo para que yo le rogara por mi trabajo y crear algún tipo de relación de clientelismo.
Comey, según sus anotaciones, reiteró a Trump su deseo de continuar en el cargo cumpliendo el mandato de diez años como director del Buró, cargo al que accedió en 2013, bajo el mandato de Barack Obama. Seguidamente, el entonces director del FBI le aseguró que “siempre podría contar” con su “honestidad” y para decirle la verdad.
“Unos momentos más tarde, el presidente dijo: ‘Necesito lealtad, espero lealtad’. No me moví, hablé ni cambié mi expresión facial de ninguna manera durante el incómodo silencio que siguió. Nos miramos simplemente en silencio. La conversación siguió adelante, pero volvió al tema cerca del final de nuestra cena”, asegura.
El presidente le dijo en esa conversación: “Espero que te des cuenta que debes olvidar esto”, en relación a la investigación contra Michael Flynn, el dimitido asesor de seguridad
nacional, que, según la prensa estadounidense, habría hablado de levantamiento de sanciones con el embajador ruso en Washington y habría recibido dinero de Rusia para asistir a una cena pública en Moscú con el presidente ruso Vladímir Putin en 2015. Una petición que Comey encontró “muy preocupante”.
Según explica Comey, Trump le llamó (el 30 de marzo) para pedirle “la nube”, en referencia a la investigación sobre Rusia que, le estaba perjudicando su capacidad de actuación como presidente. “Dijo que no había estado involucrado con prostitutas en Rusia, en relación a la filtración de un informe de un exespía británico-”. “Preguntó qué podíamos hacer para levantar la nube” y “enfatizó los problemas que esto le estaba causando”.

El contenido de estas conversaciones, reflejadas en los memorandos, fue parcialmente adelantado por varias filtraciones al diario The New York Times y al Washington Post, pero Comey no había confirmado públicamente estos hechos hasta ahora.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario