lunes, 2 de noviembre de 2015

LA CRISIS DE PAREJA CUANDO LOS 

HIJOS SE VAN DEL HOGAR


Por Jessika Krohne
www.psicologiaglobal.cl

Una pareja asiste a terapia y relata su situación actual como matrimonio. Ambos coinciden de que les falta tema de conversación. "Cuando salimos a comer, no sé qué hablar con él", dice ella. "El está irritable y me da la impresión de que está pensando en otra cosa cuando yo le hablo de algo." continúa. El también manifiesta quejas. "Vive criticando todo. Le importan más sus amigas que nuestro matrimonio y siempre tiene algo mejor que hacer que estar conmigo."
.
Cuando se les pregunta de su situación familiar actual para identificar la etapa vital, dicen que se acaba mudar su último hijo (en total tienen 3) de la casa para irse a vivir con su polola.
.
Claramente me doy cuenta que esta pareja está transitando la etapa del "nido vacío". A eso se suma que están en una edad donde se cuestionan muchas cosas, donde el trabajo está llegando a su fin y la angustia crece, ya que no se imaginan una vida juntos, los dos en la casa y jubilados.
.
Esta etapa que normalmente transita entre los 52 y los 65 años de edad es de muchos cambios en el ámbito familiar y conlleva diversos duelos. Primero que nada hay que despedirse de la familia con hijos, ya que en esta edad los hijos empiezan a hacer sus vidas independiente. Si bien, los hijos no van a desaparecer de las vidas de estas parejas, claramente la relación va a ser diferente. Eso significa que uno se despide de una vida, donde los niños han cumplido un rol totalmente protagónico en la familia y en la vida de la pareja, donde la mayor cantidad de tiempo la vida ha girado en torno de estos hijos quedando la pareja en segundo plano. 
.
Es por eso que muchas veces ocurre que los niños se van, la pareja se mira y se desconoce, ya que a lo largo de los años le dieron importancia a muchísimos temas menos a la vida en pareja. Por eso es tan esencial cultivar la relación y dejarse espacios en pareja. Es importante mantener una rutina con la pareja y dedicar por lo menos dos días al mes a ellos, ya sea dentro o fuera del hogar para hacer cosas en pareja. Eso es fundamental.
.
Por otro lado en esta época se producen otro tipo de cambios también, ya que se presentan los últimos años de vida laboral o incluso se está delante de una jubilación. Eso significa que hay que tomar muchas decisiones y pensar como va a estructurar la vida después de una jubilación. Hay que redescubrirse como persona y encontrar actividades de interés para el futuro. Además hay que analizar la situación económica también.
.
Por último, un tema no menor es la edad en la que uno está transitando. La crisis de la mediana edad es bastante potente, ya que uno se comienza a cuestionar muchas cosas y analizar los errores. Eso puede conllevar a un estado de ánimo disminuido o incluso se puede padecer una depresión que tiene que ser tratada.
.
En ese escenario aparece la pareja y uno muchas veces no sabe en qué situación se está en la relación. Ahí es donde hay que reencontrarse con esta persona que por años ha estado cerca, pero tal vez emocionalmente lejos. Es aquí donde muchas veces una terapia psicológica puede ayudar a descubrir las fortalezas de la relación, descubrirse nuevamente como personas y adquirir herramientas para mejorar la comunicación, la vida afectiva e intima y los espacios recreativos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario