lunes, 2 de noviembre de 2015

La columna del periodista Fernández
RECORDANDO EL SILABARIO MATTE
Por Enrique Fernández

El Ministerio de Educación ordenó retirar de los colegios los ejemplares de esa Caperucita erótica que se “comió” al lobo. En cambio podría restablecer el uso del Silabario Matte, a la luz de los últimos escándalos.

Porque si los líderes de la sociedad actual hubieran estudiado las lecciones de ese silabario editado por primera vez en 1884, tal vez no habríamos tenido el escándalo del Grupo Penta, con sus economistas formados en la Escuela de Chicago que financiaban a la derecha opositora. Tampoco habría estallado el escándalo de SQM que financiaba a políticos de la Concertación -y también al M.E.O-. Ni el “Caso Caval”, con el hijo de la Presidenta involucrado en un tráfico de influencias para obtener un millonario crédito. Con los valores morales que inculcaba el Silabario Matte –como la honradez, el respeto y la solidaridad- no habríamos conocido el fraude de “La Polar”, que cambiaba los contratos de sus clientes sin avisarles, ni la colusión de las farmacias, la colusión de los pollos y la colusión del papel… ese mismo papel en que usted está pensando…
.

Claudio Matte Pérez, un visionario educador cuando la docencia era una vocación y no una “pega”, es el autor del silabario que lleva su nombre.  Tenía 23 años cuando viajó a Europa en 1881  para estudiar los sistemas de alfabetización que aplicaban las escuelas de Francia, Inglaterra, Suecia y Alemania. Fue así como tres años después editó en Leipzig, Alemania, los 6.000 primeros ejemplares de su libro, que se hizo conocido en Chile y toda América Latina como el “Silabario del Ojo”.


Una de sus lecciones más memorables se titula “El Ratón Agudo”. Las nuevas generaciones no la conocen pero deberían tenerla presente: Es una historia que relata lo siguiente:

Un ratón salió un día de su cueva y al ver una trampa dijo: ”Los hombres son muy agudos: con tres palitos y un ladrillo arman una trampa, en uno de los palitos ponen un pedazo de queso y dicen después: “Esa es una trampa para los ratones”. ¡Como si los ratones no fuéramos más agudos! Nosotros sabemos muy bien que si tocamos el queso cae el ladrillo y nos aplasta, y por eso no lo mordemos”.
.

Un rato se quedó el ratón mirando la trampa hasta que al fin dijo: “Buen olor tiene el queso, y de olerlo sólo no ha de caer la trampa; vamos, pues, a oler el quesito con cuidado”.
.
Poco a poco se fue acercando a la trampa hasta que llegó al queso. Pero tanto se acercó que de repente cayó el ladrillo y lo aplastó.


Si se hubieran educado con el “Silabario Matte”, ¿habrían caído en la tentación de robar los ejecutivos de la Compañía Manufacturera de Papales y Cartones (CMPC), que preside Eliodoro Matte Larraín, descendiente directo del distinguido educador? Así como el ratón agudo se creyó más inteligente que el hombre, Matte Larraín y sus subordinados no visualizaron el riesgo de entrar en una colusión con la empresa sueca SCA, para crear un cartel que fijó de común acuerdo los precios del papel higiénico, al margen de las leyes del libre mercado.


En cambio, como Presidente del Centro de Estudios Públicos (CEP) Eliodoro Matte sí defendió con energía los principios del mercado libre y la libertad empresarial. Cuando el pasado 8 de octubre esa institución celebró sus 35 años de existencia, habló ante los invitados, entre los cuales se hallaba la Presidenta Michelle Bachelet. Entonces dijo:


 “Creemos que la democracia  —como el mercado— requiere de información fidedigna que permita decisiones racionales”.

Durante los 10 años que duró la colusión entre la CMPC y SECA, ni el mercado ni el país tuvieron esa información fidedigna. Por eso en su discurso el representante de la gran empresa papelera admitió que “en la sociedad chilena se ha gestado un espíritu de desconfianza, hacia diversas instituciones públicas y privadas”

“Me asiste la convicción que ello es el resultado de la incapacidad de estas instituciones de adaptarse a un ciudadano exigente, crítico y con mayor control de sus decisiones”, agregó el empresario.

En una entrevista difundida este fin de semana, Matte Larraín pidió perdón a los consumidores y dijo que el escándalo que lo envuelve es “el dolor más grande” que ha sufrido en su vida empresarial. Este jueves 5 de noviembre cumplirá 70 años, pero éste será un cumpleaños diferente, marcado por el conflicto que mancha la imagen de la familia Matte.

Cando el educador Claudio Matte Pérez regresó de Europa en 1888, donó los derechos de autor de su libro a la Sociedad de Instrucción Primaria, de la que más tarde fue nombrado Presidente. En 1926 fue designado rector de la Universidad de Chile pero renunció al año siguiente porque no estuvo de acuerdo con la intervención de esa casa de estudios, en tiempos de la dictadura del general Carlos Ibáñez.

1 comentario: